Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de wolf horokeu usui
Mar Mayo 16, 2017 1:29 am por Ruan Arjurik Minford

» ficha añskdjf(?) ajem -w-7
Miér Feb 22, 2017 12:16 am por Ruan Arjurik Minford

» No hay tiempo que perder (Gajeel Redfox)
Lun Abr 04, 2016 8:18 pm por Gajeel Redfox

» Afiliacion elite resistanceunison
Sáb Abr 02, 2016 8:18 pm por Invitado

» AngieeRenders Foro | Afiliación Normal
Vie Mar 25, 2016 10:19 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Cambio de botón - élite]
Vie Mar 25, 2016 12:08 pm por Invitado

» Love live! Next Gen -Afiliación Normal-
Vie Feb 19, 2016 2:42 pm por Invitado

» Tales of Crassis Kingdom (Afiliación Normal)
Dom Feb 14, 2016 8:04 pm por Invitado

» [Normal] Hero Association -One Punch Man Rol-
Dom Feb 14, 2016 7:04 pm por Invitado

El skin de style Blue es del creador Shoei, quién es el webmaster Keisuke Bishamon, esté skin fue diseñado única mente para este foro de Fairy Tail, si se nota algún robo o algo se denunciará (¡Se original!). Las imágenes usadas aquí, no son del staff, excepto algunos dibujos que hayan creado u algo, mientras lo demás no es de nosotros, se agradece ah: Google, ZeroChan, Deviantart y a sus dibujadores de fan art. El anime y manga donde estamos usando la temática es de Fairy Tail del creador: Hiro Mashima-sama. La historia donde estamos situada es del manga/anime, no obstante tiene algunas modificaciones y cosas agregadas. Las imágenes usadas aquí (editadas) son del foro, básica mente nos pertenece de está manera, si lo tomas es robo, puedes tomarlas de algún lado y hacer tu propias modificaciones, ¡Se autentico!, las tablillas usadas del foro también son de Shoei a excepciones las que salgan tablillas con otro crédito que no sean de él. Agradecemos también a FA (ForoActivo) sin ellos no hubiera posible esto ¡GRACIAS!.

Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Lun Oct 26, 2015 7:36 pm

Especificaciones de misión:
► Nombre de la misión: Pasión o muerte
► Descripción: La hija de uno de los hombres más millonarios de Fiore recibió hace poco una carta de amenaza, en la cual se aseguraba que moriría el fin de semana previo al casamientos con su actual pareja. Asustado, el padre de la muchacha decidió pedir ayuda al consejo mágico, el cual delego el pedido a los gremios de magos que pudieran hacerse cargo. La misión consiste en fingir ser la pareja en cuestión durante aquel fin de semana previo a su boda, mientras esta es resguardada por el consejo en un lugar secreto. La hija del magnate y su pareja son conocidos por ser bastante “Entusiastas” con su relación, teniendo más de un escándalo por exhibicionismo a sus espaldas. Finjan ser la pareja por un fin de semana, viviendo solos en su mansión, y detengan a quien intente atacarlos
► Lugar: Crocus
► Rango: C
► Objetos ganados: Ninguno
► Personas: 2
► Recompensa: 850

No sabía cuántas veces había estado ya en Crocus, ¿Esa era la séptima? Quizás la octava. En verdad, era curioso como de una forma o de otra siempre terminaba regresando a aquella ciudad, fuera por una misión o por invitación de mis compañeros del gremio. Aunque bueno, pensando en que era la capital de Fiore obviamente muchas cosas se centraban allí. Tanto cosas buenas como malas, la mayoría de ellas se centraban en aquella enorme ciudad.

- Solo un café, gracias -dije a la camarera del café donde me encontraba, sentado en una de las mesas que tenían al aire libre. Desde hacía ya unos minutos estaba allí, esperando al representante del consejo que debía de reunirse conmigo para darme los detalles de la misión como era habitual en las misiones que estaba relacionadas con ellos. Esa no era la primera vez que me tocaba hacerlo así, por lo cual ya tenía una idea hecha de su forma de trabajar en ciertos casos. La joven camarera anoto mi pedido en una pequeña agenda y volvió a entrar al local, dejándome solo con las otras dos sillas que rodeaban aquella mesa circular- Se están tardando mucho... -mirando el pequeño reloj que había sobre la mesa, note que solo faltaban unos pocos minutos para que se cumpliera la hora en que me dijeron que debía de estar allí, pero no parecía que fuera a llegar nadie y eso era raro,los del consejo nunca llegaban ni un minuto tarde. El reloj dio la hora exacta y nada, ya estaba pensando que...

- Buenas tardes -una voz ronca y gruesa me hizo despegar mi atención de aquel reloj, mirando a un lado para ver como en una de aquella sillas, la que estaba a mi izquierda, se encontraba sentado un hombre de cabello negro, canoso y con el cuerpo cubierto casi al completo por una túnica blanca con detalles en celeste, dejando ver solamente su cuello y cabeza- Lamento mi tardanza, espero que no haya tenido que esperar mucho -su mirada se mantenía centrada en la mesa, o bueno, al menos eso suponía, pues aquel hombre iba con los ojos tan entrecerrados que casi parecía que estaba durmiendo.

- No, es más acabo de pedirme un café ¿Desea que pida uno para usted? -pregunto por mera cortesía, observando luego como el hombre rechazaba mi ofrecimiento con un simple movimiento de cabeza- Bueno entonces, a lo que vinimos ¿Que debo saber acerca de la misión además de lo que decía en el cartel? -fui directo al punto, no quería alargar muchos las cosas pues sabía que los del consejo tampoco buscaban mantener una charla con nosotros, los magos, solo dar las especificaciones y luego volver a sus trabajos.

- Te lo diré en cuanto llegue la chica -la camarera ya estaba llegando con el café para ese momento, dejando la tasa frente a mí, sobre la mesa. Mi expresión se tornó por un segundo en la completa confusión, mirando a aquel anciano con una ceja arqueada, señal de mi confusión- Tú pareja, con quien deberás de colaborar para completar la misión -ante mi expresión el hombre se percató que no entendía a qué se refería, aclarándome aquel detalle al cual no había prestado atención al momento de pedir la misión.

- ¿Colaborar cómo? -me sentía cada vez más confundido, pues según lo poco que había leído del cartel de la misión se suponía que debía de proteger a una pareja amenazada de muerte por un fin de semana. ¿Acaso se necesitaba de dos personas para ellos? ¿Quién demonios buscaba matar a aquella pareja?.

- ¿Chico si quiera leíste el cartel de la misión entero antes de venir? -mi expresión hablo en lugar de mi boca, arrancándole un largo suspiro de la garganta al anciano- Bueno no importa, en cuanto llegue te lo explicare frente a ella para que no haya confusiones -y sin más el hombre y yo no dispusimos a esperar por aquella chica de la que hablaba, siendo yo quien me encontraba más impaciente por su llegada. En unos pocos segundos habían tirado a la basura mi concepto de aquella misión, solo quedaba ver que debía hacer exactamente durante el fin de semana si no era proteger a aquella pareja.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Lun Oct 26, 2015 10:16 pm

-Deberías hacer misiones, Elie -me repetía una y otra vez Julia.

-Bueno, quizás tengas razón -respondí-, pero…

-Pero nada, lo harás bien -me sonrió.

Aquel podría haber sido un día como cualquier otro, pero no, no lo era. Julia se había encabezonado en que hiciera aquella misión que estaba en el tablón de anuncios. Será fácil, me repetía una y otra vez, solo tienes que encontrar a un chico para que vaya contigo y ya está, me decía. Francamente, no entendía a qué se refería con que necesitaba un chico, pues realmente tampoco había leído mucho la misión, solo sabía que tenía que ir a Crocus a reunirme con alguien del consejo… ¡no sabía nada sobre el consejo! No sabía si lo reconocería o no, pero estaba claro que tenía que irme ya a hacer la dichosa misión si no quería que Julia me llevase personalmente hasta la ciudad.

Así pues, me preparé y, tras invocar a Auriga, me fui hacia la gran ciudad. Como venía siendo costumbre, el cochero iba farfullando algo a modo queja, si me ponía de pie se quejaba, si me sentaba se quejaba. Quizás algún día nos llevásemos bien, pero por el momento no se daría el caso. Había firmado el contrato, según había dicho, porque estaba buena, pero que le parecía tonta. Había tratado de olvidar aquella tontería, pero raro era el día en que no me lo repetía y me hacía sentir tonta de verdad por no recordar nada de mi pasado.

Y así fue como llegamos a la ciudad, entre quejas y más quejas y entre piques y más piques. Prefería no contestarle a nada de todo aquello pues sabía que si le sentaba mal se iría, pero en ocasiones me daban ganas de darle un buen tortazo.

-Gracias… -le dije.

- Bah… -respondió antes de desaparecer.

-Borde… -murmuré guardando la llave en su sitio-. Bien, ahora ¿a dónde tengo que ir?

Suspiré y miré un papel, una especie de plano, que me había dado Julia para que no me perdiera. Empecé a seguir las indicaciones, pero, como era de esperar, me perdí. Bufé molesta sin saber a dónde ir, hasta que no tuve más remedio que preguntarle a una joven el lugar donde se hallaba el café en el que debía encontrarme con el representante del consejo. Me sentí algo estúpida al darme cuenta de que había estado al lado y había ido casi al otro lado de la ciudad. Agradecí a la chica su ayuda y entré.

-¿Y ahora? -dije mirando a todos lados. Ladeé levemente la cabeza al ver a un tipo vestido de forma extraña y suspiré al ver al chico que estaba allí sentado también. Debía ser “el chico” que me había dicho Julia. Me encogí de hombros y me acerqué a la mesa con decisión.

-Hola pelirrojo… -saludé tranquilamente y miré al hombre que estaba allí sentado-. Supongo que tú serás el tipo del consejo… -al ver su mirada me mordí el labio-. Lo siento… no he sido muy correcta en mi forma de expresarme, señor… -él rodó los ojos y miró la silla vacía para que me sentase, cosa que hice sin demora-. ¿Y bien? -lo miré- ¿qué hay que hacer? -cuando terminé la pregunta, supuse que no era la mejor pregunta que podía lanzarle pues supuestamente sabía de qué iba la cosa… pero no era así.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Mar Oct 27, 2015 2:05 am

No paso mucho desde mi pequeña charla con el anciano del consejo cuando la chica de la que hablaba llego, saludándome de una forma que ciertamente se me hacía familiar. Al mirarla, no se me hizo muy difícil reconocer el rostro de aquella muchacha que conocí en el Akane Resort. No recordaba cómo se llamaba, aunque sinceramente tampoco recordaba si le había preguntado por su nombre. La mire por un segundo cuando pregunto que había que hacer, pasando mi mirada rápidamente al sujeto del consejo que, internamente, de seguro se estaba preguntando para qué gastaban tinta en hacer los carteles con la información para cada gremio.

- Como parece que ninguno de los dos se tomó el tiempo para leer el cartel de la misión, se los explicare -dijo con voz cansada, soltando un pequeño suspiro antes de hacer una pausa, la cual pensé que utilizo para rememorar los detalles que debía de explicarnos- La hija de uno de los hombres más ricos de Fiore recibió una carta de amenaza hace poco, afirmando que este fin de semana sería asesinada ¿Aunque sea saben eso? -pregunto, a lo cual yo asentí con levedad- Bueno, nosotros protegeremos a la chica y su pareja durante este fin de semana en un lugar secreto, pero como debemos capturar a quienes enviaron esa carta, decidimos que lo mejor sería hacer pasar a dos magos por ellos durante el fin de semana -el hombre hizo una pausa, esperando a que alguno de nosotros hiciera algún comentario. Yo fui el primero en abrir la boca.

- Y nosotros somos esos dos magos ¿No? -tome la tasa de café que estaba sobre la mesa y la acerque a mis labios, dejando que el sabor de aquel liquido caliente me despejara un poco la cabeza para poder pensar- Entonces tendremos que hacernos pasar por esa pareja... ¿Algo que nos pueda decir de ellos? -pregunto de forma sería, no era el primer trabajo en el cual me tenía que hacer pasar por alguien más y ya tenía cierta facilidad para cambiar de papeles con otra persona, pero claro, tenía que tener al menos una pequeña descripción.

- }Bueno, la pareja es un poco... Ejem -el anciano tosió de forma demasiado sospechosa, como si hubiera algo que nos estaba ocultando acerca del encargo- Bueno ellos... se aman mucho y les gusta... demostrarlo a toda hora, y en todo lugar, y de formas un poco... no recomendables -dijo de forma rápida, para luego tomar aire y comenzar a hablar de forma mucho más veloz- Esta es la dirección de la casa y en el maletín tienen todo lo necesario -dejo una nota y un pequeño maletín sobre la mesa, además de una pequeña lacryma con un video encriptado con magia de Archivo- Fue un placer hablar con ustedes, nos vemos y... pasen un buen fin de semana -se despidió y desapareció en un destello blanco, sin más.

- Se ve que estaba apurado... -comente mientras tomaba la lacryma, notando como se podía ver en ella a la pareja besándose de forma bastante animada a mitad de un pequeño parque. Acerque la lacryma a la mesa para que la chica pudiera ver también. En el video se mostraba una escena tras otra de la pareja "demostrando su amor" en lugares públicos, llevándose más de una mirada desaprobatoria de quienes pasaban por allí. Preste especial atención en las acciones y actitudes del hombre, observando como en cada ocasión era él quien comenzaba con las provocaciones. Una mano que subía por la pierna de su pareja, una mordida al lóbulo de la oreja, algún beso al cuello, entre muchas otras cosas. En resumen, él empezaba todo, y yo debía de actuar igual mientras estuviéramos en aquella mansión...

Terminado el video, me guarde la lacryma en el bolsillo y me levante de la silla, tomando el maletín y la nota antes de dejar el dinero por el café sobre la mesa- Será mejor que vayamos a la dirección indicada, ¿Me sigues? -le pregunte a la chica, esperando que me respondiese para poder salir de allí y dirigirnos a la dirección que especificaba la nota.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Mar Oct 27, 2015 9:56 pm

Juraría que aquella pregunta no era muy conveniente, pero la culpa era de Julia, que me había mandado a la misión sin siquiera dejarme leer de qué trataba la cosa. Como pude comprobar, el tipo del consejo se molestó por eso mismo. Me sentí algo avergonzada por no haber leído la misión, pero tenía justificación para ello.

Escuché atentamente el motivo de la misión. Al parecer había que proteger a una pareja pues ella había sido amenazada de muerte. Si no había perdido detalles de la misión, el pelirrojo y yo teníamos que hacer de dicha pareja. Él fue quien lo confirmó con su pregunta.

-Fingir ser otra… -era irónico que tuviera que pasar por aquello cuando yo no sabía ni quien era realmente-. Eso… -secundé al chico pues no quería perderme detalle alguno de lo que ocurría allí.

Miré al viejo y lo escuché frunciendo levemente el ceño y levanté una ceja cuando explicaba cómo eran los jóvenes. Empecé a recapitular todo lo que decía el anciano. Éste no tardó nada en desaparecer, pero no sin antes dejarnos la dirección y uno de esos cacharros que se utilizaban para comunicarse o lo que fuera. Me encogí de hombros escuchando al pelirrojo y lo imité mirando las escenas. Miraba la escena y al chico mientras tamborileaba en la mesa con los dedos.

-Entiendo… -carraspeé ligeramente-, parece que son muy… efusivos… -hice una breve pausa y suspiré-. Espero que intenten matarnos pronto…

Cuando terminó el vídeo, él se levantó y dejó el pago para lo que había tomado. Lo imité y asentí en silencio. Salimos juntos del café y comenzamos a caminar hacia la dirección que nos había indicado el tipo del consejo. Había pensado en invocar nuevamente a Auriga, pero recordé que el pelirrojo se mareaba o algo así había dicho en el parque de atracciones y, por otro lado, mi buen amigo el cochero no dudaría en meterse conmigo por invocarlo nuevamente. Así que decidí que lo mejor era ir hasta nuestro destino a pie.

El camino fue en silencio mientras pensaba en lo que había que hacer. Iba tan metida en mis pensamientos que no iba pensando en lo que nos rodeaba, ni en las gentes de la ciudad. Solo caminaba esperando alcanzar nuestro destino. Y así fue como unos minutos después habíamos llegado. No pude reprimir un silbido de sorpresa al ver la mansión.

-¡Pedazo de casa! -exclamé sorprendida de verdad-. No nos hemos equivocado ¿verdad?

-Los estábamos esperando -nos dijo una chica de aspecto jovial, pero bastante preocupada-. La señorita y su prometido se han ido ya y nos habían dicho que les esperásemos aquí.

-Oh, pues… hola… -no sabía qué decir realmente.

-Si son tan amables de acompañarnos… -dijo un señor bastante elegante de aspecto cansado-. Les diremos un par de cosas que deben tener en cuenta.

Los seguimos hasta la enorme mansión mientras yo me dedicaba a admirar el jardín con gran curiosidad.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Miér Oct 28, 2015 3:55 pm

No preste especial atención a las palabras de la chica mientras se reproducía el video, estaba demasiado concentrado tratando de captar la actitud del novio para poder imitarla luego. Cuando el video termino, me dispuse a tomar las cosas, pagar el café y salir de allí. Había que ir a la dirección que especificaba aquella nota, tampoco estaba tan lejos y lo mejor era ir acostumbrándonos a la casa donde pasaríamos el fin de semana. Además debía de recorrerla un poco, memorizar la localización de toda entrada/salida y ver cuantas ventanas tenía por habitación o pasillo. Era un poco exagerado, pero en casos como ese en el que no era solo mi vida la que estaba en riesgo me gustaba tomar todas las precauciones posibles.

El camino hasta la casa fue bastante silencioso, al parecer mi compañera no tenía muchas ganas de charlar, algo que ciertamente agradecía pues pude aprovechar ese tiempo de silencio para pensar un poco. Si era la hija de uno de los hombres más millonarios de Fiore definitivamente debía de tener una casa grande, así que el área que debía de tener controlada sería bastante extensa, o al menos eso imaginaba. Lo mejor era no pensar en ello, ya vería como me las arreglaba al llegar allí.

Secunde a la chica con el silbido al ver el tamaño de aquella mansión, comprobando en la dirección si efectivamente era allí donde deberíamos de pasar el fin de semana. Y si, era allí.

Al llegar al portón de la enorme mansión fuimos recibidos por una criada y un hombre mayor, vestido con el clásico traje de mayordomo- Los seguimos -me limite a responder, mirando por un segundo a la chica a mi lado antes de seguir al hombre y a la muchacha hacía los interiores de la mansión, atravesando el portón principal y un muy buen cuidado jardín delantero- Menuda casa... será difícil memorizar todas las ventanas... -llegamos a la puerta principal, una enorme puerta doble hecha de madera finamente pulida. Esa puerta debía valer más que mi casa entera.

- El señor y la señorita se levantan a desayunar a las ocho en punto, a las doce es el almuerzo, la merienda se sirve a las cinco de la tarde y la cena a las diez de la noche -explico el mayordomo mientras avanzábamos por primer sala de la mansión, una pequeña zona de recibimiento con algunos sillones y pequeñas mesas frente a estos. No digirió rápidamente hacía las escaleras que subían al segundo piso, subiendo por estas a paso lento, siguiendo el ritmo al hombre mayor- Ahora yo llevare al joven hasta el armario del señor, la criada aquí presente llevara a la jovencita hasta el de la señorita para que puedan vestirse de forma apropiada si van a hacerse pasar por ellos -dicho aquello, seguí al mayordomo hacía la última habitación de un lado del pasillo, mientras la criada llevaba a mi compañera a la misma habitación del lado contrario del mismo. Al entrar, me encontré con que toda la habitación estaba dedicada a ser el armario de aquel sujeto. Todas las paredes tenían puerta corredizas, eran armarios, además de una estantería llena de distintos calzados claramente costosos- Elija lo que le sea más cómodo, yo esperare fuera - y sin media mayor palabra el mayordomo se fue de allí, dejándome solo con toneladas de ropa.

- Ya estoy -avise mientras salía de aquella habitación/armario, ya vestido con las ropas que elegí de aquel sujeto. Debía admitirlo, el tipo tenía buen gusto, la ropa que encontré allí me gusto bastante- ¿Me parezco a él? -pregunte al mayordomo que esperaba afuera, quien me miro a arriba a abajo de manera muy descarada pero elegante a la vez. El conjunto que escogí fue uno bastante simple, integrado por unos jenss negros, zapatos del mismo color y una camisa blanca, la cual que llevaba desprendida hasta el segundo botón, mostrando una pequeña parte de mi pecho, además de tener las mangas arremangadas hasta poco antes del final del antebrazo.

El mayordomo me observo por unos segundos, juzgando con su ojo profesional. Luego de poco tiempo termino por meterse él al armario aquel, saliendo con un pequeño sombrero como los que usaban los bailarines de tango y colocándolo sobre mi cabeza- Perfecto, ahora sígame, que debemos presentarlo a la jovencita antes de dejarlos ir por cuenta propia por la casa -ordeno antes de darme la espalda y comenzar a caminar hacia donde se suponía que estaría la criada con mi compañera de misión. La presentación debía de ser algo no muy complicado, como mucho tardaría unos minutos y luego ya nos dejarían ir por cuenta propia, momento el cual aprovecharía para ir a recorrer la casa un poco.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Vie Oct 30, 2015 10:37 pm

Sinceramente, estaba un poco perdida en lo que debíamos hacer, pero no negaría que me interesaba bastante ver aquella mansión y descubrir cómo vivían los ricos. Por otro lado, no sabía si yo era una chica rica o pobre, pero debía ser pobre porque si hubiera sido rica mi familia me hubiera encontrado ya tiempo atrás. Iba pensando en aquello mientras seguíamos a los empleados que nos estaban esperando en la entrada de la casa.

-Hala… -murmuré al ver la mansión por dentro.

Me había quedado parada en el centro de aquella enorme sala mirando todo con sumo interés. Entonces oí que el hombre estaba hablando y los seguí para no perderme nada de nada pues se suponía que yo tenía que ser la señorita de la casa, no una simple maga. Finalmente, tras todas aquellas explicaciones, comenzamos a subir al segundo piso y, una vez arriba, nos separamos: él se fue con el mayordomo y yo con la criada. Entramos en una enorme habitación muy bien iluminada y llena de espejos. La chica empezó a retirarlos y pude ver que se trataban de las puertas de los armarios. Mi mirada se iluminó al ver tanta ropa diferente, de tantos estilos y colores diferentes, además de todos aquellos accesorios y zapatos diferentes.

-Buscaré algo con lo que se sienta cómoda -dijo mirándome de arriba abajo mientras yo miraba por ahí todo lo que había-. Creo que le pondremos uno de estos vestidos -dijo mirando el ropero- y quizás unos zapatos…

-Prefiero las botas… -dije sin mirarla.

-Creo que la señorita tenía unas botas por aquí… -dijo mirándome nuevamente-, sé que estará acostumbrada a las suyas, pero…

-Ya, ya -dije algo cansinamente-, no son del mismo nivel que las de la señorita…

-No quería decir eso… -se avergonzó-, solo que ella suele llevarlas con algo de tacón.

-Está bien… -le sonreí.

Tras aquella pequeña conversación empezamos a probarme ropa, la verdad era que me quedaba como un guante toda la ropa de aquella chica. Finalmente me decanté por un vestido ni muy largo ni muy corto y unas botas blancas preciosas. Al parecer la chica era muy sobria a la hora de vestir por casa pues no llevaba ni una joya ni nada por el estilo, pero no perdía su buen gusto ni para ir a pasear.

-Déme un momento y ahora vengo -me dijo la chica y se fue.

Me quedé allí mirando las cosas que había en aquel enorme cambiador. Entonces fue cuando me percaté de que había una puerta que no había visto antes. Ni corta ni perezosa, entré y me encontré con una enorme habitación con una gran cama con dosel y rodeado de seda por todos lados. A los lados había dos enormes ventanales con cortinas claras que le daban mucha más luz a la habitación.

-Pedazo cama… -dije mirando nuevamente al cambiador para ver si venía la chica y, al ver que no venía, me acerqué corriendo a la cama y empecé a saltar en ella como si fuera una cría-. Jamás había visto una cama así…

-Ejem… -dijo la criada al oírme saltando, al parecer hacía demasiado ruido como para disimular-. No seré yo quien le diga que no puede hacer eso, pero debe guardar las formas… -dijo acercándose a mí mientras me bajaba de la cama-. Cuando estén solos pueden hacer lo que quieran -sonrió-. Ahora debe encontrarse con su “pareja” -hizo el gesto de las comillas.

Dicho aquello, salimos de la habitación y me encaminé hacia la subida de las escaleras al segundo piso. Iba siguiendo a la criada, pero me paré a mirar el jardín desde un gran ventanal. Allí había un chico bastante mono que tenía todas las pintas de ser el jardinero. Al verme, me saludó amablemente. Le respondí sonriente y saludándole con la mano. Me resultaba extraño… si trabajaba en la mansión, que parecía ser así, ¿cómo podía haberme confundido con su señorita?


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Dom Nov 15, 2015 11:41 am

Terminado al fin todo aquel asunto del cambio de ropa, solo quedaba hacer esa pequeña "Presentación" entre mi compañera de misión y yo. Una simple formalidad, algo que al parecer el mayordomo no podía dejar de lado. El pasillo hasta la escaleras se me hizo mucho más largo, principalmente por el detalle de tener que caminar detrás del hombre mayor. Él mismo me había dicho que no debía de mirar a mi compañera hasta no estar en el lugar indicado, más formalidades.

- Hemos llegado -me informo, frenándose en seco en el mismo lugar donde nos habíamos separado de la criada y la chica- He aquí al joven, ya vestido apropiadamente para andar por la casa -dijo y sin más dio un paso al costado, apartándose para dejarme a la vista de mi compañera y la criada que la había acompañado a cambiarse. Apenas la tuve a la vista no pude evitar mirar de arriba a abajo a mi compañera, debía admitir que aquel vestido lo quedaba muy bien, la hacía ver muy hermosa. Bueno, más de lo que por sí ya era.

- Te ves bien -le dije, sonriendo con levedad mientras me llevaba una mano a la nuca en gesto nervioso. No era algo muy normal en mi los elogios, así que era obvio que me costara decirlos sin sentir algo de pena por ello, pero vamos, no podía quedarme sin decir nada- Bueno, emm... ¿Ahora qué? -gira levemente para buscar al mayordomo con la mirada, pero antes de que pudiera encontrarlo sentí como algo me empujaba contra mi compañera. Por lo repentino del golpe no pude reacción a tiempo y termine por abrazarla por los hombros con mi brazo derecho para poder afirmarme y evitar caer directamente sobre ella, un flash me segó por un segundo y al volver a abrir mi ojo visible, la criada se encontraba sacando fotos por cada ángulo posible. Era increíble la velocidad con la que pulsaba ese botón.

- Ejem -el hombre hizo un pequeño gesto con la mano y la criada se guardó la cámara, bajando la cabeza y caminando hasta situarse parada a un lado de su superior- Con esto termina la presentación, ya pueden ir libres por la casa pero debo advertirles, solo nosotros estamos enterados del cambio entre ustedes y nuestros señores, así que si alguien más los ve deben actuar como si fueran el señor y la señorita. Sin más que agregar, los veré en la cena -ambos dieron una pequeña reverencia y se retiraron caminando tranquilamente hasta las escaleras, al parecer tenían cosas por hacer en el primer piso.

- Eso fue... raro -susurre mientras apartaba lentamente mi brazo del hombro de mi compañera, bajándolo para resguardar mi mano dentro del bolsillo del pantalón- Bueno, creo que iré a recorrer un poco la mansión. Si necesitas algo solo grita, te escuchare -le avise a la chica antes de dar media vuelta y dirigirme a la red de pasillos que recorrían toda la mansión. Debía de conocer la mansión de pies a cabeza para saber cómo actuar en caso de un ataque, aunque me llevara toda la tarde en ello.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Jue Nov 19, 2015 9:36 pm

Estaba mirando por la ventana y preguntándome el porqué de que aquel chico, el jardinero, no me hubiera confundido con su señorita, pero la voz del mayordomo me hizo mirar hacia donde él estaba y pude ver al pelirrojo totalmente diferente, estaba claro que aquel no era su estilo de vestir, pero no estaba mal, para qué iba a mentir.

-Gracias -dije algo sonrojada-, tú también estás muy bien -le miré sonriente.

Lo escuché preguntar y me encogí de hombros. De pronto el chico se abalanzó sobre mí, más bien diría que lo habían empujado. No me dio tiempo de reaccionar de otra forma que no fuera cubriéndome por si me caía encima, pero él fue rápido y me había abrazado por los hombros con el fin de evitar que me cayera. Me quedé parada sin saber qué hacer, iba a decir algo cuando una luz cegadora me hizo parpadear rápidamente. Cuando pude abrir los ojos, pude ver que la criada nos estaba sacando fotos, muchas fotos.

Iba a quejarme cuando el mayordomo empezó a hablar dándonos libertad para ir por la casa a nuestras anchas. Bueno, quedaba claro teníamos que fingir ser aquella pareja tan peculiar. Ambos se fueron y nos quedamos solos allí mirándonos, muy juntos.

-Bastante… -respondí en el mismo tono de voz que él sintiendo como me soltaba lentamente-. Está bien, yo iré a investigar también -sonreí con sus palabras-. Lo mismo digo -dicho aquello, me separé de él y tomé el camino contrario.

Estaba claro que aquella mansión era muy lujosa, no había que ver más que los enormes ventanales que decoraban la mayor parte de las paredes. Caminé tranquilamente por la zona en dirección a la puerta de entrada mientras los sirvientes y demás personal me saludaban amablemente.

-¿En serio me confunden con su señorita? -murmuré al ver que todos me trataban como si realmente fuera la dueña de la casa-. Bueno, por lo menos podré moverme tranquilamente como si nada.

Iba a llegar a la puerta principal cuando vi que había otra puerta a mi derecha bastante grande también. Una sirvienta salió de allí y pude entrever una gran biblioteca. Sonreí de forma traviesa y me acerqué a dicha puerta, la empujé y entré. Frente a mí había una gran estancia con grandes estanterías llenas de libros por todos lados y algunas mesas para sentarse a relajarse y leer.

-Quizá pueda encontrar algún libro sobre magia celestial… -dije acercándome a un estante-. Podría ser que encontrando algo descubriera quién soy…

Me puse a mirar los libros en general para leer los lomos de todos ellos buscando algo que me ayudase, pero nada, había demasiados libros, más de los que había visto en mi vida y revisarlos todos me costaría, por lo menos, una semana entera, parando solo para comer e ir a dormir, poco más. Tras, más o menos, media hora allí, decidí que era mejor dejarlo y cuando terminase la misión, hablar con los dueños y que me dejasen ver los libros. Así que, como había sido mi idea principal, decidí salir al jardín. Volví al gran hall y salí al exterior. Nada más hacerlo, el sol y una ligera brisa, muy agradable, por cierto, me golpearon la cara.


-Está en la casa -decía alguien escondido entre los arbustos lejanos-, la chica está en la casa.

-Pues hagámoslo… -decía un segundo.

-Paciencia, todavía hay mucho tiempo y faltan cosas por preparar.


Respiré hondo y comencé a caminar por la zona. Sin darme cuenta acabé llegando a la zona que había visto antes desde el ventanal y el jardinero me miró y me sonrió.

-Si la señorita quería flores -me dijo con cierto tonito seductor algo sospechoso-, podía haberme llamado y yo se las hubiera llevado gustosamente.

-No es necesario -dije agarrando una rosa preciosa mientras miraba la mansión, como buscando algo que se me pudiera escapar-. Necesitaba dar un paseo.

-Pues puede pasear conmigo, si así lo quiere.

-No gracias -dije notando que algo no iba muy bien-. Iré a buscar a mi prometido -dije con toda la naturalidad del mundo-, no sabes cuánto lo echo de menos.

Y dicho aquello volví a la mansión a paso ligero. Bien, algo me decía que había encontrado a alguien que podía ser un candidato perfecto para querer matar a la dueña de la casa. Estaba claro que la misión no sería fácil, pues aquel chico no parecía ser un tipo cualquiera.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Nov 21, 2015 12:54 am

Luego de aquella pequeña, y muy extraña, escena de presentación que montaron para mí y mi compañera, por fin ambos teníamos vía libre para recorrer la mansión como se nos apeteciera, claro que siempre manteniendo las apariencias, después de todo, y aunque la cosa no se había puesto sería todavía, esa era una misión en cubierto con riesgo de muerte, había que tomarse las cosas con seriedad y no dejarse estar a pesar de que no pareciera así.

Una vez hecha la corta despedida con mi compañera, aclarándole que si necesitaba algo solo debía de llamarme, sin importar donde estuviera, decidí ir a recorrer la mansión de una vez, como tenía planeado desde un principio hacer. Los pasillos de la misma parecían infinitos, sin importar cuanto caminara, siempre había más y más puertas que llevaban a más pasillos que debía de recorrer. Llegado a un punto comenzaba a preguntarme qué demonios metían en tantas habitaciones, con todos los que había contado ya alcanzaba para hospedar medio gremio allí, y eso que aún me quedaba bastante por revisar. Entre tantas idas y venidas termine por llegar a lo que parecía ser el cambiador de las sirvientas, algo obvio al ver los casilleros y algún que otro traje colgado en ganchos que había en la pared contraria a la puerta. Estaba dispuesto a salir, pues nada tenía que hacer allí, pero al acercarme la puerta escuche como una voces se acercaban por el otro lado. Alarmado, busque un lugar donde poder esconderme, pues ser visto allí dentro no podía ser bueno, encontrándolo en un casillero que se encontraba entreabierto en el cual cabía, bastante apretado, pero cabía.

- ¿Es en serio? -un segundo después de que lograra esconderme la puerta del vestidor se abrió y dos criadas entraron charlando animadamente. Pude verlas a través de la rejilla que tenía el casillero, ambas parecían estar chismeándose cosas mientras se preparaban para irse y aunque no quisiera, estando tan cerca escuchaba perfectamente de lo que hablaban.

- Como te lo digo, ese jardinero es un salido -levante una ceja y trate de afinar el oído ante aquella declaración, aunque no me gustara realmente ser así, no pude evitar interesarme por lo que hablaban- Lo vi hace un rato tratando de coquetear con la señorita, pero ella le corto el rostro rápidamente, aunque dudo que ese tipo acepte que lo rechacen -la chica chasqueo la lengua mientras habría su casillero, procediendo luego a quitarse el uniforme para colocarse su ropa normal. Como es obvio yo cerré los ojos para no mirar algo indebido- Puede estar buenorro, pero de eso a creerse que puede coquetear con una mujer comprometida y que esta le seguirá el juego. ¿Pero que se piensa? ¿Que la señorita es una fácil? Y a todo esto ¿Por qué el joven amo no hace algo? ¿Acaso no se da cuenta de que están pretendiendo arrebatarle a su prometida? -el tono de enojo de la chica era fácil de notar, aunque esta tratara de reprimirlo.

La conversación duro unos minutos más, siempre girando sobre el asunto del jardinero y su deseo de quedarse con la prometida del hombre a quien estaba encarnando para la misión. Una vez ambas estuvieron ya cambiadas se apresuraron a salir de la habitación, dejándome pase libre para salir de mi escondite.

- Así que... el jardinero... -sonreí de medio lado, tomando mi puño derecho con la palma de mi izquierda y haciendo tronar mis dedos con esto- Le haré un favor más a esta pareja -dije a la nada mientras soltaba una pequeña risa entre dientes, soltando mis manos para salir rápidamente de aquella habitación, no quería que llegaran más criadas a retenerme allí dentro.

Tenía un plan, uno que estaba pensando mientras las chicas hablaban de sus cosas. Iba a dejarle bien claro a aquel jardinero que la señorita estaba comprometida, que no volviera a intentar ligar con ella a menos que quisiera terminar muy mal. Quizás era pasarse un poco, después de todo no era parte de mi trabajo solucionar ese tipo de asuntos, pero no podía escuchar aquello y no hacer nada al respecto. Además, aquel tipo estaba tratando a la que supuestamente era la señora de esa casa como si fuera una mujer vulgar que le puede ser infiel a su prometido al tratar de ligar con ella de aquella manera, y eso sí que no lo perdonaba.

- Señor ¿Pasa algo? -una de las criadas del nuevo turno me freno en mi furibunda caminata, percatándose de la rudeza con la que golpeaba el piso en cada pisada- ¿Acaso discutió con la señorita? ¿Se pelearon? -la expresión de preocupación en la muchacha era bastante claro, lo que me hizo reaccionar, tomar el sombrero y bajarlo un poco para disimular el parche de mi ojo derecho. Por suerte mi cabello era lo suficientemente largo como para taparlo en su mayoría.

- No, tú tranquila solo... iré a arreglar un asunto con el jardinero, nada más -trate de calmarla, pero apenas termine de decir aquello la muchacha se llevó ambas manos a la boca en gesto de claro asombro y hasta temor. Al parecer era un secreto a voces que el jardinero intentaba hacer de las suyas con la señorita- Nos veremos luego .-le dije y seguí mi camino sin más, dirigiéndome a paso rápido hacía el jardín principal de la casa, donde esperaba encontrar al idiota aquel. Mientras, aquella criada se encargaría de hacer correr la voz de lo que sucedería, por lo que no me sorprendió que al momento de llegar al jardín ya se escuchaban los murmullos de todos los empleados de la casa, la mayoría mirando por las ventana que daban al jardín y unos pocos ya parados en el mismo.

- Vaya, vaya ¿A qué se debe el honor de que el señor venga tan decidido a hablarme? ¿Es acaso que me van a ascender de puesto? ¿Ahora limpiare la piscina? - estaba claro que aquel sujeto estaba confiado, de seguro sabía que un día terminaría en una situación así.

- Sabes perfectamente a qué vine -le respondí con voz gruesa, observándolo fijamente con mi ojo izquierdo. Puedo apostar lo que sea a que lo vi titubear- Mira idiota, no sé qué droga tenías metida cuando se te ocurrió la brillante idea de coquetear con mi prometida, pero te dejo esto claro: Ella es mi mujer, y nadie molesta a mi mujer y queda con la nariz intacta -me estaba metiendo demasiado en el papel, hasta comenzaba a creerme que esa chica fuera mi pareja, y eso definitivamente no ayudaba a contenerme.

La temperatura iría aumentando lentamente, pero sin llegar a ser obvio que era debido a mi magia. Para ese momento ya toda los empleados de la mansión se encontraban en al jardín, observando atentos a lo que sucedería a continuación. Apostaba lo que fuera a que la chica de Mermaid ya estaba por allí, y si no estaría por llegar. Sí, me llevaría un buen escarmiento por esa tontería que estaba haciendo, pero vamos, era imposible que me quedara de brazos cruzados.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Lun Nov 30, 2015 7:48 pm

Aquello no me había gustado un pelo, aquel jardinero estaba detrás de la chica a la que estaba representando y era más que notable y eso que no tenía mucha idea de qué era tener a alguien enamorado de ti. Sin embargo, aquel hombre había dado una muestra más que clara de que quería algo con la chica. Lo que él no sabía era que yo no era la señorita y que no me dejaba de un baboso como él.

Decidí que lo mejor que podía hacer era volver a la mansión y seguir explorándola. Entre una cosa y otra acabé en las cocinas. Allí había tres mujeres que parecía que estaban haciendo pasteles o algo por el estilo. Al verme, la más mayor de todas, se acercó a mí y me tomó del brazo.

-Sabía que no podría resistirse a bajar a las cocinas, señorita -dijo alegremente-. Vosotras dos -les dijo a las otras-, traed algo para que la señorita coma -dijo haciéndome sentarme en un taburete que estaba al lado de una gran mesa.

-Gracias… -dije tranquilamente mirando como la señora se sentaba en otro taburete a mi lado.

-Sé que no eres la señorita -dijo con naturalidad y sonrió ante mi cara de sorpresa-. A esa niña la he criado yo prácticamente y no me engañas -iba a replicar y me hizo callar mientras me guiñaba un ojo-. No te preocupes, no diré nada, si estáis aquí será por una buena razón.

--asentí levemente.

-Espero que la señorita esté bien y que no le pase nada -me tomó ambas manos-, confío en vosotros.

-No se preocupe, estará bien -le sonreí.

Tras esa pequeña conversación, las otras dos chicas vinieron con un par de bandejas de pasteles y chocolate. Me mordí el labio inferior al ver todo aquello tan rico y no pude evitar agarrar un pastelito y comérmelo. Estaba delicioso, para qué iba a mentir. Empezaba a sentir cierta envidia por aquella chica que vivía en aquella pedazo mansión y yo sin saber quién era realmente. Estábamos allí tranquilamente cuando, de pronto, entró una chica, que parecía una doncella, a todo correr en las cocinas.

-Señorita, sabía que estaría aquí -dijo sofocada y siguió hablando al ver que tenía la boca llena-, el señor está a punto de hacer una locura con el jardinero.

-¿Qué? -dije levantándome.

-Lo que escucha -dijo nerviosa-, tiene que impedirlo, señorita -un par de lágrimas se escapaban de sus ojos.

-Pero, ¿quién es ese jardinero? -dije casi delatándome y al ver su angustia le pregunté-. ¿Te ha hecho algo?

-Lo intentó -asintió con tristeza- y siempre alegaba que si no podía tenerla a usted por lo menos aliviaría sus ansias con nosotras -empezó a llorar y mi mirada se ensombreció.

-Tranquila, quédate aquí y yo me encargo.

Y dicho aquello salí de allí corriendo. Si el pelirrojo se enteraba de todo aquello no se controlaría. Estaba segura de que en aquel momento estaría muy enfadado pues yo también lo estaba, pero aquellos chicos eran normales, no eran magos ni nada por el estilo y si se le ocurría utilizar magia nos dejaría vendidos a los dos. No tardé mucho en llegar al jardín y verlos allí parados a los dos. Llegué justo a tiempo para escucharlo hablando y diciendo que yo era su mujer. Tragué saliva y me acerqué a él.

-Amor -dije poniéndome delante de él para que se relajase si era posible, pues empezaba a notar el calor que empezaba a desprender-, no merece la pena que te pongas así por un estúpido y salido jardinero.

-Vaya, la señorita va de superior… -dijo el jardinero y lo miré con mala cara-. Si no fuera porque eres más estirada que lo que se puede ser, nos lo hubiéramos pasado muy bien.

-Eres un cerdo… -lo miré con odio mientras me agarraba las llaves disimuladamente-. No, no merece la pena… -me dije a mí misma y sonreí con cierto sarcasmo ante su mirada de suficiencia-. Estás despedido -solté sin más ante su mirada atónita y la del resto de los allí presentes-. Sal de mi propiedad y si vuelvo a verte por aquí será mejor que me mates antes de que lo haga yo -aquellas palabras salieron de mi boca sin siquiera pensarlo-. Y ahora, ¡¡fuera!!

Dicho aquello tomé de la mano al pelirrojo y me dirigí a la mansión tirando de él y dándome cuenta de que si el jardinero era uno de lo que querían matar a la chica, me acababa de sentenciar a mí misma.


Última edición por Elie Valentine el Mar Dic 08, 2015 9:02 pm, editado 1 vez


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Jue Dic 03, 2015 2:22 pm

La mirada tan confiada de aquel idiota del jardinero me estaba sacando de mis cabales, al parecer no ser creía que fuera capaz de golpearlo como insinuaba. No conocía al sujeto por el cual me estaba haciendo pasar, pero por lo poco que había visto en aquellos vídeos quería al menos pensar que si se enteraba de algo así no se quedaría de brazos cruzados. Si en realidad el sujeto era un cobarde, pues me estaba metiendo en serios problemas.- Solo deja que te ponga una mano encima y... -calle al notar como alguien se interponía entre el jardinero y yo, reconociendo rápidamente la cabellera castaña de mi compañera de misión. Con sus palabras me hizo caer en cuenta de que me estaba pasando, hasta el ambiente comenzaba a alterarse por el calor que estaba desprendiendo. Haciendo caso a sus palabras, respire hondo y exhale lentamente, tranquilizándome.- Tienes razón linda, no me manchare las manos con un idiota como él -siguiéndole el juego, tome la mano de mi compañera y entrelace sus dedos con los míos, observando con marcada superioridad al idiota frente a nosotros.

Tuve que hacer un esfuerzo sobrehumano para no reír frene a la cara de estupefacción que se le había quedado al muy imbécil tras las palabras de mi compañera, dejándole bien claro que ya nada tenía que hacer en esa casa. Seguido de esto, intento arrastrarme con ella dentro de la casa pero, antes de hacerlo, le dedique una última mirada de odio a aquel sujeto, cachando justo el momento en el que observaba de forma no muy santa la zona baja de la espalda de mi "Prometida". Eso fue todo, estaba listo para ir a partirle la nariz contra el suelo, pero rememorando lo que mi compañera me dijo al llegar tuvo que contenerme.- No vale la pena... -claro que no, ese tipo no valía nada, pero igualmente no podía dejar las cosas así.

Era algo que mi papá solía repetirme, el hecho de que un dragón siempre marca lo suyo para que nadie más intente tomarlo. Deja claro lo que es de su propiedad, mostrándole a todos los demás que no deben acercarse a ella a menos que estuvieran dispuestos a morir en el intento. Marcar territorio, era un instinto, algo natural en nosotros, y por primera vez en mi vida sentía ese instinto aparecer y me dejaba llevar por él. Mirando de reojo al jardinero, me frene y, tomando a mi compañera por la muñeca, la atraje hacía mí, trabando mi brazo derecho alrededor de su cintura y apegándola un poco más a mi mientras mi mano izquierda subía hasta su mejilla, tomándola con suavidad. La actuación había llegado demasiado lejos, en verdad me estaba creyendo que ella era mi pareja y por ello, no me importo juntar nuestros labios de forma lenta y tranquila, mirándola fijamente a los ojos con mi ojo visible al menos, el cual ya presentaba la peculiaridad de tener la pupila rasgada verticalmente. El beso lo comencé lento, como un simple contacto de labios, pero el mismo deseo de querer dejar bien claro que ella era mía y de nadie más me empujo a aumentar la intensidad del mismo mientras acariciaba de forma bastante activa la espalda de mi "Pareja". Cuando el aire hizo falta, corte el contacto y, mirando por un momento al ex-jardinero de la casa, el cual volaba de los celos, abrace a mi compañera por la cintura y, parándome detrás de ella, nos guie hasta dentro de la casa de forma en que aquel idiota no pudiera verla al estar yo de por medio. Si, pensándolo en frío de seguro me ganaría algún golpe por parte de ella, pero en el momento en verdad no estaba pensando solo... me dejaba llevar.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Vie Dic 11, 2015 7:19 pm

Si algo no iba a soportar era que me mirasen o tratasen como un objeto y aquel jardinero lo había hecho. Había que decir que realmente no era por mí, pero en aquel momento yo era la señorita de la casa y tenía que cumplir mi papel. Lo que no sabía hasta qué punto podría llegar a llevar ese papel como si fuera yo misma y si despedirlo había sido exagerado, pero estaba segura de que no había estado fuera de lugar.

No sabía si era por el papel que estaba jugando o qué, pero no me molestó lo más mínimo el que me diera la mano, es más me hacía hasta gracia. Y así fue como empezamos a alejarnos de allí. No tenía nada más que decir, no había nada más que discutir, aquel hombre se iría de la mansión y si no lo hacía no tendría ningún problema en meterle un par de balazos de mis tonfa pistolas. Si las cosas iban bien, no había que lamentar mucho, acabaríamos saliendo de allí y cumpliendo con nuestra misión, además de haberles evitado más problemas a la pareja. Iba pensando en aquello cuando sentí que él se paraba y tiraba de mí para atraerme hacia él. Lo miré un tanto sorprendida por aquella actuación. Noté que empezaba a ponerme algo nerviosa al ver como me sujetaba. Lo miré directamente al ojo mientras sentía su mano acariciando mi mejilla. Entonces me besó suavemente ante mi expresión de sorpresa. No pasé por alto su ojo con la pupila rasgada, pero eso no importaba mucho, pues el hecho de que me estaba besando era algo más preocupante y, al mismo tiempo, más agradable. En un momento, que no supe realmente qué pasaba, el beso se intensificó y sus caricias en mi espalda comenzaron a hacerme caer ante él. Mis manos, por otro lado, habían acabado entrelazadas tras su nuca hasta el momento en que se separó y dejó de besarme.

Al parar me di cuenta de lo que acababa de pasar. Tragué saliva y dejé que me guiase hasta el interior de la mansión. Al llegar nos quedamos un instante ahí parados yo delante de él hasta que reaccioné y me separé ligeramente de su lado para mirarlo de frente y sentir como me ruborizaba.

-Esto… -murmuré nerviosa-, creo que me iré a mi dormitorio -solté antes de darme media vuelta y encaminarme hacia la habitación, tenía que pensar en aquello un instante, nunca, que yo recordase, me había pasado algo como eso, así que no sabía cómo debía reaccionar realmente.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Lun Dic 14, 2015 12:30 am

Los instintos de un dragón eran fuertes, quizás demasiado, y no supe controlarlos. Nunca me había pasado algo así, en verdad sentí como por unos minutos olvidaba que aquello era una misión, y que mi compañera no era mi pareja, sino que estábamos actuando como tal para cumplir con el trabajo. Por ese lapsus de tiempo en mi interior estaba convencido de que ella era mía, y que sin importar nada, debía dejarlo eso bien claro a aquel sujeto que se atrevía a mirarla con deseo. El beso no fue algo premeditado, al momento de sujetarla y hacer que nuestros rostros estén tan cerca no tenía pensado hacer aquello, pero un impulso me empujo a unir nuestros labios, como si de esa manera estuviera marcándola definitivamente como mía. No sé bien de donde salió aquel cambio de intensidad en el mismo, después de todo era como mucho el segundo que daba en mi vida, pero algo me empujaba a hacer cada movimiento con mi boca y manos, como si me estuvieran controlando.

Una vez el beso termino y volvimos al interior de la mansión, finalmente caí en lo que acababa de hacer. Yo, que repudiaba cualquier tipo de abuso hacia la mujer, acababa de usurpar los labios de mi compañera de misión sin su permiso. Me sentí una basura por unos segundos, tras los cuales recordé como ella coloco sus manos tras mi nuca mientras la besaba. Quizás era solo parte de la actuación, o en verdad a ella no le había importado aquello. Fuera como fuese, esperaba que al estar ya dentro y ocultos de las miradas de todo el mundo ella me diría algo, pero no, lo único que hizo fue avisar que se iría al dormitorio y luego desaparecer como alma que llevaba el diablo, dejándome con la duda.

El resto de la tarde me la pase dando vueltas por la mansión, luego de aquello todo pareció calmarse bastante rápido así que pude dedicarme a inspeccionar el lugar en profundidad. Justo estaba cruzando por la cocina cuando dieron la diez, hora en la cual se cenaba, así que una de las chicas fue enviada a avisarnos. Logre interceptarla, y con palabras amables adornadas con el típico tono de los nobles la persuadí para que volviera a la cocina, yo iría a avisar a mi compañera sobre la cena.

Subí al segundo piso, donde se encontraban las habitaciones, y me dirigí a paso rápido hasta la que compartía la pareja, frenándome frente a la puerta que se encontraba entre abierta.- Amor, la cena está servida -dije mientras abría la puerta e ingresaba a la habitación sigilosamente, notando al instante la presencia de la chica, sentada en el borde de la cama mientras miraba un punto fijo en el suelo. Curioso por el tono carmín que adornaba sus mejillas, me acerque, acuclillándome frente a ella, apoye mi mano derecha sobre su mejilla.- Vaya, te queda lindo el rojo, te hace ver más bonita aun -dije y sonreí, mostrando mis filosos dientes. Siendo sincero en verdad se veía muy mona con ese rubor en sus mejillas. Ella era muy bonita, eso no se podía negar.

Off-rol:
Aclarar que esto está hablado, no estoy controlando las acciones del pj de mi compañera


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Lun Dic 14, 2015 8:01 pm

No sabía qué debía sentir en aquel momento, no sabía si debía sentirme halagada por el beso o avergonzada porque lo hubiera hecho. Francamente, no sabía si todo aquello, sentirme así de rara era normal, ni si había sentido aquello alguna vez, pues mi memoria era más bien limitada. Lo único que tenía claro era que si tenía que sentirme avergonzada me sentía así mismo y fue por eso por lo que decidí que lo mejor que podía hacer era subir al dormitorio y quedarme allí sola un rato.

Había dejado a mi compañero sin siquiera esperar a que se explicase o dijera algo que hiciera que me tranquilizase, solo quería quedarme sola y pensar en lo que podía significar ese beso. Así pues, cuando llegué a la habitación, me senté en la cama y me quedé mirando al suelo para pensar en lo que tenía que pensar. Y así pasaron las horas. En mi mente estaban aquel beso y aquellas caricias. En un momento pensaba que me había besado para disimular pues si no recordaba mal aquella pareja era muy efusiva, pero en otro momento me venía a la mente la idea de que me había besado porque él quería hacerlo. Por otro lado, me quedaba pensando en qué diría Julia si lo descubría, quizás me dijera que tenía mucha suerte o que él solo quería aprovecharse de la situación.

-Ella sabría cómo actuar… -murmuré. Desde que me había sentado, las mejillas me ardían, eso significaba que el rubor no se había ido en ningún momento-. Julia… necesito tu ayuda… -suspiré.

La tarde pasaba lentamente o quizás demasiado rápido, no sabría decir cuál era mi percepción del tiempo en ese momento. Solo sabía que durante todo aquel rato había entrado y salido demasiada gente de la habitación, o quizás solo había sido una persona, pero había entrado y salido demasiadas veces. De pronto, escuché una voz y parpadeé para volver a la realidad. Suspiré y esperé en silencio hasta que llegó a mi lado para acuclillarse frente a mí y acariciarme la mejilla.

-Gr-gracias… -murmuré en respuesta sintiendo que se me subían todavía más los colores-. Oye, siento haberme ido así -le dije algo nerviosa-, pero necesitaba pensar un poco a solas -le expliqué-, espero que no te haya importado estar solo toda la tarde -mi tono de voz era suave y sonaba algo cohibido-. Creo que deberíamos bajar a cenar… -dije tratando de volver a la realidad-, tengo bastante hambre -me levanté y le sujeté la mano para que no se cayera y se pusiera de pie, quedando nuevamente muy juntos, cosa que me ruborizó nuevamente-. Esto… bajemos a cenar… -murmuré entrecortadamente, carraspeé un poco antes de seguir hablando- y me cuentas si has visto algo raro en la mansión… -y dicho aquello, me separé de él para salir de la habitación, pero no sin antes hacer un amago de agarrarle la mano para invitarle a que me siguiera.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Mar Dic 15, 2015 8:48 pm

No pude evitar sonreír de forma más notoria al escuchar el tono cohibido que utilizaba mi compañera, hasta me parecía difícil imaginármela como la vi el día en que nos conocimos, descargando sus armas sobre el pecho de un malnacido.- Tranquila, aproveche el tiempo para recorrer la casa, en verdad me sirvió de bastante -la quite de culpas, después de todo su repentina huida en verdad no me había hecho sentir abandonado ni mucho menos.- Si, vamos, que la comida nos espera -coincidiendo con lo dicho por ella, tome su mano cuando me la ofreció, levantándonos en simultaneo. La repentina cercanía entre ambos generada por aquel movimiento me tomo por sorpresa, pero no reaccione inmediatamente a ella. Recién cuando note como el rubor volvía más fuerte a las mejillas de mi compañera fue cuando atine a decir algo, sonriendo mientras la miraba fijamente a los ojos.- Mi amor, creo... -me acerque y deposite un pequeño beso en su frente, separándome luego para ya dejar cierto espacio entre nosotros.- ...que deberías relajarte, después de todo nos casaremos pronto ¿No? -volví a asumir el papel de novio, pensando en que alguien podría pasar por allí y, al haber dejado la puerta abierta, notar alguna actitud extraña entre los dos.

Luego de aquello tome su mano y, caminando a su lado, nos dirigí al comedor. No había nadie caminando por los pasillos, pero no me quise arriesgar y entrelace nuestros dedos para darle un toque más... realista a nuestra actuación.- Es una casa enorme, tiene montones de lugares por donde podrían ingresar, así que habrá que andar siempre atentos... -le decía en un susurro, girando en una esquina para encaminarnos por otro pasillo, llegar a la puerta que se encontraba al final de este y, al abrirla, entrar en lo que era el comedor: Una habitación enorme con una mesa bastante pequeña en comparación adornando el centro. Solté la mano de mi "prometida" y deje que fuera a su lugar, aunque en verdad, por el tamaño de la mesa, no estábamos muy alejados el uno del otro.

Al sentarme yo, mi ojos brillo al ver la cantidad de comidas que había frente a mí, toda servida en costosos platos de porcelana importada, con utensilios de plata para consumirlas. No conocía los modales del hombre a quien estaba interpretando, así que tuve que retener mi impulso de lanzarme sobre la comida y llevarme cuanto pudiera a la boca, tomando un tenedor y un cuchillo y con ello sirviéndome una porción de carne asada en el plato. Corte el primer trozo y, cuando ya lo tenía pinchado con el tenedor y a centímetros de probarlo, una explosión proveniente de la puerta principal se escuchó por toda la casa.- ¡Les llegó la hora, feliz pareja! -y justo cuando estábamos por comer, justo entonces ¿Se le ocurría atacar?

- Los voy a matar... -susurre mientras miraba con lastima el trozo de carne que esperaba ser devorado pero, lamentablente, tuve que darle la espalda, tenía un asunto "más importante" que atender.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Mar Dic 15, 2015 11:32 pm

No entendía el motivo de mi nerviosismo, el pelirrojo estaba actuando como tenía que hacerlo cuando me había besado por lo que, realmente, no habíamos hecho nada fuera del plan inicial. Sin embargo, tenía la impresión de que todo lo hablado con el tipo del consejo había pasado hacía una eternidad y aquello que estábamos viviendo era tan real como nuestra propia existencia. Por eso estaba tan descolocada, porque no entendía realmente qué estaba pasando.

Me disculpé por haberlo dejado solo, pero él le restó importancia a aquello, es más, me dijo que había podido recorrer toda la mansión y así había aprovechado el tiempo. Sonreí cuando habló de la comida, pero me volví a poner nerviosa cuando nos quedamos tan juntos. No entendía qué me pasaba con él, pero cada momento así me hacía bloquearme, quizás fuera la falta de costumbre de estar con alguien no muy conocido realmente, pero tenía que relajarme. Sin embargo, sus palabras y sus actos no ayudaban mucho, pues me besó en la frente y me recordó que nos casaríamos pronto… sonreí ampliamente al recordar que se trataba de la misión.

-Sí, es cierto -sonreí algo más tranquila-, no sabes cuánto lo ansío.

Dicho aquello, salimos de la habitación de la mano, con la mayor naturalidad del mundo, como si aquello fuera lo más normal entre nosotros. Escuché sus palabras que eran poco menos que un susurro, cualquiera que nos viera podría pensar que hablábamos de nuestras confidencias. Asentí en silencio y entramos en el comedor. Me quedé totalmente parada al ver semejante habitación, pues no la había visto antes. Me dirigí a mi asiento, la chica de antes me mostró cuál era, y me acomodé para empezar a cenar con mi “prometido”.

Me quedé mirando la mesa con una preocupación tremenda: allí había demasiada comida y no podríamos terminárnosla… la verdad era que desde que me había quedado durante todo ese tiempo en la calle y sin comida, había sufrido mucho y ver tanta comida me hacía sentirme mal y pensar en la gente que vivía sin poder comer nada. Suspiré algo entristecida, tratando de disimular, y me serví un poco de carne, algo de ensalada y un poco de puré, seguramente no comiera mucho más aparte de aquello, pero bueno, había que comer algo por si pasaba algo. Y así fue, justo cuando iba a empezar a comer se escuchó una fuerte explosión y un grito de amenaza.

-¿Ya es la hora? -pregunté mirando a la puerta y luego miré a mi compañero que estaba que echaba humo porque no había podido comer.

-¡Toc toc! -gritó una voz conocida- ¡ya estoy en casa!

-No puede ser… -dije mirando a mi compañero.

Sin esperar reacción alguna por su parte, me levanté y salí corriendo hacia la puerta principal con la idea de echar a los atacantes de la mansión. Francamente, no estaba pensando en que estaba haciendo de una persona que no sabía de magia ni de utilizar armas. Al llegar a la entrada pude ver a tres tipos: uno de ellos alto y fuerte con aspecto de ser muy peligroso, otro un poco más menudo pero parecía ser mago por sus pintas y el otro…

-¡Tú! -grité- ¡creo que te he dejado bien claro que no quería volver a verte por MI mansión! -dije molesta.

-No sabes qué estás haciendo, querida -me dijo el jardinero salido- tu prometido es un paleto estúpido que no sabe ni sabrá nunca apreciar lo que tiene a su lado -soltó en tono chulesco-. Yo puedo hacerte feliz de verdad -mi cara de asco tuvo que ser notoria de verdad pues su sonrisa de picardía cambió por otra más malévola-. Está bien, preciosa, tú has decidido que prefieres morir a salvarte.

-Prueba… -dije con total seguridad antes de agarrar mis tonfas… bueno eso hubiera hecho si las hubiese llevado encima-. Mierda… -dije tragando saliva-, me las he dejado en la habitación…

Sin embargo, lo que sí que llevaba encima eran las llaves que estaban atadas en mi pierna con una correa y bajo el vestido para que no se vieran por error. Agarré una de ellas y, bajo la atenta mirada del mago, la apreté en mi puño. Tenía que esperar a que llegase mi compañero, pues yo sola no podría con los tres y menos sin armas y habiendo un mago entre ellos.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Vie Dic 18, 2015 8:20 pm

Llevábamos todo el día, todo el bendito día dando vueltas por la mansión y a los asesinos no se les había ocurrido aparecer. Ahora bueno, ni bien estuvimos sentados en la mesa, listos para comer ¡Ta da! Nos atacan. Claro que sí, porque no podía ser de otra manera.- Esos tipos no saldrán sanos de aquí... -susurre mientras observaba a mi compañera levantarse de su lugar y tomar rumbo al lugar de la explosión. Yo, por mi parte y como era obvio, fui tras de ella mientras internamente seguía maldiciendo a aquellos sujetos. La hora de la cena era sagrada ¿Cómo se atrevían a profanarla atacando justo en ese momento?

Al momento de llegar a la entrada ya tenía tres planes de tortura para aquellos idiota que me habían arruinado la cena, pero estaba tan concentrado en ello que cuando llegamos no preste atención a uno de los tres supuestos asesinos, uno que en particular ya conocía de antes.- ¿Él? -el repentino grito de mi compañera me dejo algo desconcertado, pudiendo recién entonces prestar mayor atención a mis alrededores y notar que uno de esos tres sujeto que habían irrumpido en la casa era el mismo que unas horas antes había sido echado, el salido del jardinero que mi compañera se encargó de mandar de patitas a la calle luego de la escenita que se había armado fuera.- ¡Tú! ¡Te vas a enterar cabr...¡! -un proyectil golpeando mi estómago de lleno me envió a callar, seguido de un puñetazo de impacto de lleno en mi mandíbula, mandándome varios metros hacia atrás. En mi arrebato por querer alcanzar al idiota aquel no preste atención a sus compañeros, que con dos rápidos ataques me habían enterrado en las escaleras para subir al segundo piso.

- Cállate, debilucho -dijo quién me había dado el puñetazo, aquel sujeto corpulento de enormes brazo, pero aparentemente no muy listo. Detrás de este se encontraba l responsable de aquel proyectil que me impacto, el único mago del grupo al parecer, quien parecía controlar magia relacionada con la madera pues lo que me había lanzado era un bastón de dicho material, el cual apenas me golpeo se quedó en el aire y luego volvió a sus manos. Ese tipo sería un problema, o bueno, en verdad no tanto.

- ¿A quién llamas debilucho, masa de músculos sin cerebro? -me desincrusté de la escaleras con suma facilidad, poniéndome en pie para mirar las caras de los dos sujeto que, atónitos, no se podían creer que un sujeto aparentemente sin magia haya aguantado algo así.- ¿Qué pasa? No se creerán que con algo así me van a derrotar ¿O sí? -les pregunte mientras giraba mi cuello y lo hacía tronar, para luego deshacerme de un tirón de las prendas que llevaba puestas de la cintura para arriba, no serían nada cómodas para pelear, dejando a la vista el símbolo de mi gremio sobre mi pectoral derecho.- Créanme cuando les digo... -troné mis dedos mientras mis manos eran inundadas por una intensas llamas negras.- Que esto recién empieza -sonreí ampliamente mientras los observaba, listo para dar comienzo a la pelea y dejándole el trabajo de encargarse del jardinero a mi compañera, estaba seguro de que podría contra él, después de todo no era gran cosa.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Mar Dic 22, 2015 11:34 pm

Aquel tipo empezaba a cansarme de verdad, no era normal que una persona fuera tan pesada en este mundo, pero ese jardinero era persistente. Me preguntaba cuánto tiempo llevaría en aquella mansión intentando ligar conmigo… bueno, más bien con la dueña de la mansión. Lo que estaba claro era que no se daría por vencido y, como me había dejado bien remarcado, no saldría viva de allí. Se notaba que no me conocía porque yo no era precisamente una santa ni me dejaba de nadie. El problema era que me había dejado las armas en la habitación y tenía que ver cómo iría a por ellas.

Mi compañero se alegraba tanto de ver al jardinero como yo. Empezó a amenazarle, pero antes de poder terminar el tipo de aspecto peligroso le había dado un buen puñetazo en toda la cara.

-¡No! -grité preocupada.

-Te lo he advertido, querida -me dijo el jardinero mientras se me acercaba-. Todavía te daré otra oportunidad.

-Ni en sueños…

En ese momento, mi compañero se levantó demostrando que realmente no era una persona normal, sino alguien poderoso, por mucho que los atacantes no lo supieran, quizás el mago pudiera sospecharlo, pero para los otros dos el pelirrojo era una persona “normal”. Miré sus brazos y me di cuenta de que iba a empezar a pelear de verdad.

-Iré a por mis armas -anuncié corriendo hacia las escaleras y subiendo tan rápido como podía hacia la habitación, sabía que el jardinero me seguiría, pero no importaba.

Corrí tanto como me dieron las piernas y las botas, que al no ser las mías me estaban matando los pies. Mientras corría podía escuchar los pasos del jardinero a mi espalda. Tras una no muy larga carrera, entré en la habitación, cerrando tras de mí, pero a primera vista no vi mis armas.

-Mierda… -me quejé y me percaté de que tenía la llave en la mano-. ¡Ábrete -“murmuré” pues no quería que el jardinero supiera que era maga- portal de la jauría! -decía mientras hacía el “ritual”-, ¡¡¡Canes Venatici!!! -era la primera vez que invocaba a aquel espíritu y lo que vi me dejó totalmente descolocada…- Un cachorro… -murmuré mirando al perrito de color gris con unos preciosos ojos rojos-. ¡Eres adorable! -grité abrazándolo con fuerza y olvidando que me seguía el jardinero, por lo menos hasta que entró en la habitación dando un fuerte portazo-. Oh, no…

-No me gusta correr para perseguir a una niñata de mierda -dijo acercándose a mí y antes de que pudiera reaccionar, me encontraba sobre la cama con él encima y de muy mala leche-. De todos modos, no importa -murmuró sin aflojar su tenaza de mis muñecas-, vas a morir igualmente.

-Si eso es lo que piensas, estás muy loco -gruñí tratando de soltarme-. Suéltame hijo de mala madre -lo insulté-. ¡Suélta…!

No pude terminar la palabra, pues me besó mientras me agarraba con una mano y con la otra bajaba por mi cuerpo para tocarme la pierna y meter la mano bajo la falda. Lo mataría, de eso no cabía duda, acabaría matándolo sin remordimiento. El único problema era que no parecía ir a parar y su mano empezaba a darme miedo. Pero lo que pasó en ese momento fue muy rápido, demasiado diría yo. De pronto, el jardinero me soltó y saltó hacia atrás gritando como un loco. Sonreí con cierta maldad al ver que el cachorro le estaba mordiendo en el culo.

-¡¡Haz que me suelte!! -gritaba desesperado pues el animal no se soltaba y cada vez mordía con más fuerza-. ¡¡Maldito chucho del demonio!!

Aproveché ese momento para levantarme y buscar las armas que, al parecer, la doncella había guardado en el armario, pues yo no las había dejado allí. Armada, por fin, me giré y me acerqué al jardinero que seguía peleando con el cachorro. Éste al verme, lo soltó y vino corriendo a colocarse a mi lado. El jardinero, vino hacia nosotros pero se paró en seco al ver mis armas y mi cara de pocos amigos.

-Desgraciado, aprovechado -dije muy molesta- como puedes ver yo no soy una cualquiera, ni soy la señorita de la casa -me miró estupefacto-. Soy una maga celestial armada y con mucha mala leche -y antes de que pudiera decir nada, uní ambas armas y le di un golpe tan fuerte que cayó KO al suelo-. Eso te pasa por sobrepasarte conmigo -dicho aquello y con el tipo tirado en el suelo, me senté en la cama y acaricié al cachorro que se había colocado a mi lado-. Bien hecho, amiguito, bien hecho…

Técnica utilizada:
► Nombre de la Técnica: Llave de plata, Canes Venatici
► Descripción: Esta llave guarda dentro de sí a los Canes Venatici, los perros de caza, se trata de una jauría de perros/lobos salvajes que atacan a cualquiera que dañe a su “dueño”. La jauría se compone de seis perros/lobos salvajes, de diversos colores y tamaños. El líder es un gran lobo de color gris de ojos rojos con aspecto fiero y muy fuerte. El resto son: negro de ojos verdes, marrón oscuro con feroces ojos amarillos, marrón más claro con ojos naranjas, blanca de profundos ojos azules y, la más pequeña, blanca con las orejas y el hocico marrones y ojos amarillos.
Los Canes Venatici son una manada unida y muy fuerte que lucharán con cualquiera que se ponga delante de ellos y sin miedo a que les hagan daño, individualmente hablando, pues si uno de ellos o el mago invocador sufren algún daño, el resto de la manada atacará con rabia con tal de vengar semejante afrenta.
=> Rango E: un cachorro gris.
=> Rango D: un perro/lobo y un cachorro negro.
=> Rango C: dos perros/lobos y dos cachorros marrón oscuro y blanca.
=> Rango B: cuatro perros/lobos y un cachorro marrón claro.
=> Rango A: cinco perros/lobos y una cachorro blanca.
=> Rango SS: Seis perros/lobos.

► Limitaciones: desde el rango E hasta el rango A el hecho de que algo hiera al cachorro hará que el resto se debiliten y dejen la batalla. Si se trata de uno de los adultos, seguirán luchando cada vez más débiles. En el rango SS el hecho de que hieran a cualquiera de la manada supondrá que el resto se enfadarán mucho, pero no serán tan fuertes como lo eran hasta ese momento.
Si la manada se va y deja la batalla, no podrán ser invocados en:
=> Rango E: siete turnos después de irse.
=> Rango D: seis turnos después de irse.
=> Rango C: cinco turnos después de irse.
=> Rango B: tres turnos después de irse.
=> Rango A: dos turnos después de irse.
=> Rango SS: un turno después de irse.

► Activa/Pasiva: activa


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Miér Dic 23, 2015 8:29 pm

- ¡Tú no eres a quien vinimos a buscar! -la voz de la obviedad vino de parte del corpulento y descerebrado sujeto que me había golpeado segundos antes, quien al parecer recién se estaba dando cuenta de que yo no era precisamente el sujeto al que buscaban.

- ¿En serio? No me había dado cuenta, pedazo de carne sin cerebro -a su compañero no parecía hacerle mucha gracia la falta de inteligencia del sujeto, y era normal, ser compañero de, como él decía, un pedazo de carne sin cerebro.

- Oigan, preocúpense menos por quien tiene cerebro y quien no, y más por quien saldrá menos quemado de aquí -mi comentario aparentemente evito una discusión entre compañeros, algo curioso porque supuestamente estaban allí para matarme y los estaba haciendo recordar aquello, pero bueno, la misión era encontrarlos y derrotarlos, no encontrarlos y dejar que se maten entre ellos.- Uno a uno o los dos juntos, me da igual de aquí no saldrán bien parados -fue mi último comentario antes de que se me tiraran encima.

Minutos más tarde

- Se los dije... -susurre, parado junto a los cuerpos inertes de mis dos contrincantes. No estaban muertos, solo inconscientes y con varias quemaduras a lo largo de todo su cuerpo. Yo, por mi parte, tenía varios cortes por el torso y algún que otro moretón en el rostro, nada que unos segundos de descanso no arreglaran. Y efectivamente, no paso ni un minuto cuando de las heridas comenzó a brotar un vapor mientras estas se cerraban, desapareciendo al instante.- Tengo que averiguar cómo hago esto... -susurre mientras observaba como un corte profundo que llevaba en el brazo se cerraba y desaparecía sin dejar rastro. Eso no podía ser simplemente por mi magia, pues no tenía nada que ver con el fuego.- Eso luego, ahora a ver cómo le fue a ella... -me dije a mi mismo antes de salir disparado hacia las escaleras, subiéndolas en tiempo record para correr hasta la puerta de la habitación e ingresar en esta de un portazo.

El sujeto noqueado en el suelo y mi compañera sentada en la cama, acariciando a un cachorro... si, al parecer las cosas habían salido bien.- Veo que no tuviste problemas... -sonreí mientras me acercaba y sentaba junto a ella, observando el perrito con curiosidad. Era raro, no lo había visto en todo el día ¿Sería de la pareja?.- ¿Dónde encontraste ese...¡! -iba a preguntar por él cuando un olor me llamo poderosamente la atención, uno completamente imperceptible para otros, pero para mí, era horriblemente nauseabundo. Pose mi mano rápidamente tras la nuca de mi compañera, acerque su rostro al mío y olfatee, una y otra vez, hasta que me di cuenta de qué se trataba. Pase el dedo pulgar de mi mano derecha por sus labios mientras una vena se marcaba notoriamente en mi frente y la pupila de mi ojo visible se cortaba verticalmente, una rabia poco sana me estaba consumiendo por dentro por un hecho que quizás no era tan malo... Que carajos ¡Claro que era malo! ¡Era inaceptable!.- Él te beso... ¿Verdad? -el solo decir aquello me hacía enojar más, queriendo matar a aquel sujeto de una vez. Pero no, no valía la pena... al menos no de momento.- Tranquila... te ayudare a limpiarte -y sin más, sin medir consecuencias, atraje su rostro más cerca del mío y uní nuestros labios. Una creciente rabia me consumía y eso era notorio por la brusquedad del beso.

Tome al cachorro delicadamente con mi mano libre y lo quite de encima de mi compañera, colocándolo a un lado, bajándolo de la cama, y continúe mi improvisado acercamiento. Trataría de tumbar a mi compañera sobre la cama y colocarme encima, por mera comodidad, mientras de mi espalda nacía un ala negra cubierta de escamas, la cual de un golpe sacaría al jardinero inconsciente de la habitación. Luego me encargaría de él, una vez terminara de marcar a mi compañera como parte de mis pertenencias.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Jue Dic 24, 2015 12:56 am

Todo había terminado, había conseguido quitarme al jardinero de encima y liberar a la joven pareja de tener que aguantar las amenazas del mismo. Sin embargo, no me sentía muy bien, estaba pensando en lo que podía haber pasado si el cachorro que se sentaba a mi lado no hubiera salido en mi defensa. No entendía muchas cosas, pues mis recuerdos estaban más bien difusos y no recordaba muchas cosas de hacía un año, o así. Podría decirse que todo era nuevo para mí.

De pronto, se abrió la puerta con un portazo tremendo o por lo menos eso me pareció a mí y entró el pelirrojo. Le sonreí al ver que venía a sentarse a mí lado. Negué ante sus primeras palabras y miré al cachorro cuando él me iba a preguntar por él, pero se cortó. Lo miré con el ceño fruncido y me encogí de hombros para seguir acariciando al cachorro.

-Todo ha ido... -no terminé de decir nada, pues él me atrajo contra él quedando a escasos centímetros el uno del otro-. ¿Qué pa...? -iba a preguntar justo cuando pasó su dedo por mis labios. No pasé por alto la tensión que se apoderó de él hasta que me lanzó aquella pregunta, bajé ligeramente la mirada-. S-sí... -murmuré casi en un suspiro, tan bajito que solo alguien con muy buen oído podría haberlo oído. Lo miré cuando siguió hablando-. ¿Limpiarme? -fui capaz de preguntar antes de que me acercase contra él y me besase con cierta brusquedad que podría llegar a darme miedo, pero me había dejado tan cortada que no fui capaz de rechistar.

Me quedé parada mientras apartaba con suavidad al cachorro que, como era lógico, no tardó en esfumarse, literalmente. Entonces me tumbó y se puso sobre mí para volver a besarme. Seguía sin entender nada de lo que estaba sucediendo, no entendía a que se refería con ayudarme a limpiarme, no sabía qué pretendía hacer conmigo. Sin embargo, en un momento dado, por mi mente pasó la imagen del jardinero sobre mí tratando de aprovecharse de mí y un fuerte escalofrío me recorrió de arriba abajo. Algo me estaba dando miedo y no me gustaba esa sensación, así que, sin pensarlo mucho, le di un fuerte empujón y, cuando me sentí suelta, me deslicé por la cama hasta quedar apoyada en el cabecero y sobre las suaves almohadas. Lo miraba desde allí con visible temor en la mirada.

-L-lo siento... -murmuré algo nerviosa-, pero no me gusta esto... -agarré uno de los cojines y me abracé a él-, dime, pelirrojo -lo miré a los ojos-, ¿por qué los dos habéis hecho lo mismo? -bajé levemente la cabeza-, ¿qué conlleva que un hombre se coloque sobre una mujer y quiera aprovecharse de su fuerza? -no, no lo entendía, para mí todo era nuevo, por lo menos en ese sentido. Lo único que no quería era tenerle miedo, no a él, no temía a nada ni a nadie, sin embargo, había algo en él que me infundía un profundo respeto y temor.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Dic 26, 2015 6:17 pm

¿Qué me estaba pasando? ¿Por qué reaccionaba de esa manera con ella? Eran dudas que con cada segundo que pasaba se plasmaban más y más en mi mente. ¿Qué estaba haciendo? Ni yo lo sabía, de lo único que me percataba era que se sentía bien, pero al mismo tiempo no. Un enorme remordimiento me carcomía por dentro, pero a la vez hacia contraste con una extraña sensación de... ¿Orgullo?. No lo sé, en verdad ya no sé nada.

Un repentino golpe en mi pecho, más similar a un empujón, me devolvió a la realidad. Estaba tirado sobre mi compañera, literalmente obligándola a besarme. No era cómo antes, cómo cuando estábamos en el jardín y lo hice para demostrarle al jardinero aquel que no debía meterse con la pareja que personificamos, no, era diferente, el ardor en mi ojo derecho me lo dejaba muy claro.- Yo... eh... -el temor que mostraban sus ojos me dejo helado, verla abrazada a aquel cojín, como una niña pequeño y asustada que observa al monstruo acercarse. Esa mirada, otra vez esa mirada...

- Je... -sonreí con amargura, consciente de que había echado todo a perder por no haber sabido controlar lo que fuera que me poseyó por esos pocos segundos.- Conlleva que ese hombre es una mierda que merece morir -respondí sin duda alguna presente en mi voz, levantándome de la cama para acercarme a paso lento hasta la puerta.- Los sujetos están noqueados, tardaran bastante en despertarse. Iré a buscar a los del consejo para que se los lleven, pasare por mi paga y me iré... -me frene en el umbral de la puerta, mirando hacia el pasillo donde el jardinero yacía noqueado.- Lamento todo esto... -susurre antes de salir al pasillo, apurando el paso para irme lo más pronto posible de allí. No quería hacer más daño del que ya había hecho.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Elie Valentine el Dom Dic 27, 2015 2:43 am

Me había quedado bloqueada y no sabía qué hacer. Por eso me sentía segura estando alejada de él, bien lejos de su contacto físico. No podía evitar demostrar que estaba asustada, que me daba miedo su actitud en aquel momento. Durante todo el día había sido la persona más tranquila y amable del mundo, pero en aquel momento se había convertido en una bestia, en un ser incontrolable y horrible.

No trató de acercarse a mí cuando me lo quité de encima, solo se limitó a mirarme y a contestar a mis preguntas. Aquellas palabras me hicieron darme cuenta de que había algo raro, ya que de no haber sido así, no hubiera dicho aquellas cosas. Lo observé alejarse y, tras hablar sobre los bastardos asquerosos aquellos que nos habían atacado, salió de la habitación dejándome sola allí.

-No entiendo nada... -murmuré entre preocupada, descolocada y abatida-. No entiendo nada de nada...

Sin darme cuenta comencé a quedarme dormida en aquella cómoda cama. Soñé con todo lo ocurrido y con el chico. En aquel sueño me percaté de que no sabía cómo se llamaba, pero no importaba pues seguía tratando de aprovechar alguna pequeña oportunidad. Toda la noche fue igual, hasta que desperté por la mañana siendo observada por una chica que se parecía bastante a mí. Me explicó que era la señorita de la casa y me dio las gracias por todo. Viéndola, entendí por qué Julia me pidió que fuera yo quién hiciera la misión. No importaba, ya estaba todo y todo había terminado. Así pues, volví al gremio para olvidarme de todo y pasar página tan rápidamente como había sucedido todo, ya que tenía cosas más importantes en las que pensar en aquel momento.


avatar
Elie Valentine
Rango D
Rango D

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasión o muerte [Misión Rango C] [Elie y Alex]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.