Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de wolf horokeu usui
Mar Mayo 16, 2017 1:29 am por Ruan Arjurik Minford

» ficha añskdjf(?) ajem -w-7
Miér Feb 22, 2017 12:16 am por Ruan Arjurik Minford

» No hay tiempo que perder (Gajeel Redfox)
Lun Abr 04, 2016 8:18 pm por Gajeel Redfox

» Afiliacion elite resistanceunison
Sáb Abr 02, 2016 8:18 pm por Invitado

» AngieeRenders Foro | Afiliación Normal
Vie Mar 25, 2016 10:19 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Cambio de botón - élite]
Vie Mar 25, 2016 12:08 pm por Invitado

» Love live! Next Gen -Afiliación Normal-
Vie Feb 19, 2016 2:42 pm por Invitado

» Tales of Crassis Kingdom (Afiliación Normal)
Dom Feb 14, 2016 8:04 pm por Invitado

» [Normal] Hero Association -One Punch Man Rol-
Dom Feb 14, 2016 7:04 pm por Invitado

El skin de style Blue es del creador Shoei, quién es el webmaster Keisuke Bishamon, esté skin fue diseñado única mente para este foro de Fairy Tail, si se nota algún robo o algo se denunciará (¡Se original!). Las imágenes usadas aquí, no son del staff, excepto algunos dibujos que hayan creado u algo, mientras lo demás no es de nosotros, se agradece ah: Google, ZeroChan, Deviantart y a sus dibujadores de fan art. El anime y manga donde estamos usando la temática es de Fairy Tail del creador: Hiro Mashima-sama. La historia donde estamos situada es del manga/anime, no obstante tiene algunas modificaciones y cosas agregadas. Las imágenes usadas aquí (editadas) son del foro, básica mente nos pertenece de está manera, si lo tomas es robo, puedes tomarlas de algún lado y hacer tu propias modificaciones, ¡Se autentico!, las tablillas usadas del foro también son de Shoei a excepciones las que salgan tablillas con otro crédito que no sean de él. Agradecemos también a FA (ForoActivo) sin ellos no hubiera posible esto ¡GRACIAS!.

Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:21 pm

Especificaciones de misión:
► Nombre de la misión: Torneos clandestinos [Parte 1]
► Descripción: Se corre el rumor de que una noche al mes, en las afueras de una ciudad al azar, se organiza un torneo en el cual distintos magos, artistas marciales y criminales cercanos a la zona compiten en peleas en busca de saber quién es el más fuerte de ellos. ¿El premio? Cambia en cada ocasión, pero los investigadores del consejo creen que el de este mes será una mujer que lleva desaparecida ya varias semanas. Por primera vez han logrado localizar el punto exacto donde se llevara a cabo el torneo y ahora buscan meter a un infiltrado entre sus participante. Infíltrate, gana el torneo, rescata a la mujer y llévala a un lugar seguro en lo que las fuerzas del consejo apresan a los organizadores y participantes del torneo
► Lugar: Hosenka
► Rango: C
► Objetos ganados: Ninguno
► Personas: 1
► Recompensa: 850 jewells

Las especificaciones de la misión que había tomado eran claras, debía de estar en una dirección exacta a una hora exacta para contactar con quien sería mi “informante” y me diría todo lo que necesitaba saber para poder cumplir con el encargo. Ya era la hora exacta y estaba en el lugar exacto, sentado en una de las mesas exteriores de un pequeño café en Hosenka. El líquido que había en mi tasa ya había desaparecido hacía unos minutos pero la persona a la cual esperaba no hacía acto de presencia. Suspire y me recline hacía atrás, apoyándome en el respaldar de la silla e inclinándola un poco, dejándola parada sobre las patas traseras únicamente. Era mi primer trabajo de esa importancia y quien se suponía me daría toda la información para poder cumplir con la misión rápidamente no se quería aparecer, una hermosa forma de comenzar las cosas.

- Oye niño, disimula un poco mejor –una voz a mi lado me hizo sobresaltar, obligándome a tirarme abruptamente hacía adelante para no terminar cayendo de espaldas con silla y todo- Venga, llama más la atención si puedes –escuche de nuevo la voz, pero con un tono de reproche que me hizo bufar levemente. No podían culparme de reaccionar así si sentía una voz en mi oreja tan de repente. Espera ¿Una voz en mi oreja?

- ¿Pero qué? –mi ojo visible se abrió como plato al ver, parada sobre mi hombro izquierdo, a una mini-mujer con un traje de cuero color crema que le llegaba a las rodillas, típico de los detectives en las películas. Estuve unos segundos sin poder salir del shock ¿Una mini-mujer? ¿Qué clase de magia hacía que una mujer se pudiera encoger a ese tamaño?

- Cállate y escucha –y pese a ser pequeña, esa mujer tenía la misma aura intimidante que la mucama del castillo real en Crocus- El torneo será esta noche a partir de las 1:30am, exactamente a dos kilómetros al sur de este lugar. Deberás de interceptar a uno de los luchadores que ya elegimos, noquearlo, ponerte el atuendo que te daremos e ingresar al torneo bajo su nombre. El luchador que elegimos se anotó bajo el nombre de “Cadena de hierro”, aquí tienes todo lo que necesitas –dejo una pequeña bolsa en mi hombro- Se agrandara dentro de un par de horas. En fin, es toda la información que necesitas. Infíltrate, gana el torneo y rescata a la mujer, del resto nos ocuparemos nosotros –me dijo y sin darme siquiera oportunidad de decir algo se fue, saltando desde mi hombro a la mesa y de allí al resto, alejándose a un paso bastante veloz a pesar del tamaño que llevaba.

Tarde unos pocos segundo más en reaccionar, levantándome del asiento para salir corriendo rumbo al hotel en el cual había rentado habitación para esa noche, asegurándome de tomar la pequeña bolsa de mi hombro para no perderla. Según lo que me había dicho tenía exactamente tres horas para interceptar al sujeto y tomar su lugar, y como lo normal era que terminara haciendo las cosas sobre la hora prefería comenzar con los preparativos para todo lo más pronto posible. Por el momento llegar al hotel y cambiarme era lo que se me ocurría, luego dirigirme al lugar del torneo y hacer lo que me tocaba. Debía ganar el torneo, algo que no podía ser nada fácil.


Última edición por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:23 pm, editado 1 vez


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:23 pm

El camino hasta el hotel se me hizo especialmente largo, quizás porque iba apurado, no lo sé, pero en verdad me exaspero el tardar tanto cuando de camino al café sentí que prácticamente llegue al momento. El llegar frente al edificio de varios piso me apure a ingresar por la puerta principal, saludando con un rápido ademan a la encargada de la recepción y subiendo a las apuradas por las escaleras, no quería tener que esperar el ascensor. Al llegar a mi piso, el cuarto, me apresure a llegar a mi habitación y abrir la puerta, cerrándola tras de mi de una patada. Me desvestí lo más rápido que pude, tirando mi ropa por allí y esperando en bóxers a que la bolsa que me habían dado creciera. Cuando lo hizo, pasado unos pocos minutos, metí la mano dentro y comencé a sacar las prendas que debía ponerme, pero había algo raro- ¿Y la remera? –no importa cuando buscara, entre esas cosas no había ninguna remera. Al parecer al tipo le gustaba mostrar musculo, o presumir básicamente- Perfecto, me toco el exhibicionista de turno –dije al aire mientras me ponía los pantalones, unos jeans negros algo sueltos con un cinturón con la hebilla de calavera, unas botas negras algo altas y varias pulseras de hierro con adornos de calaveras o cosas por el estilo. Como ultimas cosa que quedaba en la bolsa había dos pequeñas lacrimas, una de las cuales apenas toque se deshizo en mi mano, transformándose en tinta que recorrió mi brazo derecho entero, dejando una imitación perfecta de un tatuaje en este además de otro en el pecho, todos con abundante calaveras y fuego. La otra se activó dejándome ciego con una luz por un segundo, segundo en el cual bastante información referente al torneo, al lugar donde debía de interceptar a al tal “Cadena de hierro” y muchas cosas más se mi grabaron en la mente, como un hechizo de esa peculiar magia… ¿”Archive” era

Cuando ya estuve vestido me dedique a esperar a que fuera una buena hora para salir, me prepare un té con las cosas que encontré en las alacenas y me quede sentado en la cama, bebiendo tranquilamente mientras miraba por la ventana la ciudad iluminada por las luces de las casas. Los minutos pasaron más rápido, y cuando menos quise darme cuentas ya era la 1:00am, lo que significaba que debía de ir saliendo del hotel. Para no hacer una revuelta al verme el resto de inquilinos con esas pintas decidí salir por la ventana, bajando de un salto hasta caer en un arbusto de la calle. Salí de este rápidamente, mirando alrededor para comprobar que nadie me viera antes de dar un salto y comenzar con mis desplazamientos de tejado en tejado rumbo al punto por donde me dijeron que pasaría el sujeto al que debía interceptar. Era noche de luna nueva así que una vez me alejara de las luces de la ciudad la oscuridad me serviría de camuflaje.

No tarde más de unos quince minutos en llegar al camino en el que debía de esperar a mi “objetivo”, y como aún quedaban unos minutos antes de la hora estimada en la que pasaría me quede escondido sobre las ramas de un árbol que cruzaban justo por encima del camino. Desde allí podía verlo llegar y tomarlo por sorpresa, de forma que sería mucho más fácil noquearlo y amordazarlo para que las autoridades de la ciudad se lo pudieran llevar y yo pudiera irme tranquilamente al lugar del torneo.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:26 pm

No paso mucho tiempo desde que me subí a las ramas de aquel árbol que se comenzó a escuchar el sonido de alguien chiflando. El mismo se iba haciendo más fuerte con cada segundo que pasaba, hasta que finalmente fue visible para mí la silueta de un hombre alto, más o menos de mi misma estatura, con una barba de candado bastante poblada y el cabello largo y rizado, además de una bandana cubriendo toda su cabeza a excepción del rostro, dejando solo ver los mechones más largos de su cabello que se escapaban por los bordes. Su vestimenta era la misma que la mía, o bueno, en realidad la mía era la misma que la de él, después de todo o habían investigado para saber hasta con que ropa se presentaría al torneo. Eso debía de reconocerles a las autoridades de Fiore, en verdad se habían esmerado mucho en la investigación para que nada quedara sorteado al azar.

Espere pacientemente en mi lugar a que se acercara, pudiendo escucharlo hablar cuando ya le quedaba poco para estar en la posición que esperaba- Oh si, pateare traseros hoy y me llevare una preciosura como premio, definitivamente será una buena noche –apreté con fuerza la rama que tenía más cercana a mi mano, marcando en ella la forma de mis dedos por la fuerza que estaba empleado. En verdad sujetos como ese me daban asco, matarlos era un bien para todo el mundo, pero claro, el consejo lo necesitaba vivo.

La paciencia no me sobraba en ese momento, pero aguante hasta que el sujeto iba cruzando justo por debajo del árbol en el cual me encontraba escondido- Oye, idiota –lo llame desde arriba, déjenme caer justo en el momento en que volteo en mi dirección. No le di tiempo siquiera a terminar de mirar hacia arriba cuando impacte mi puño derecho en su rostro, haciéndolo chocar bruscamente contra el suelo antes de subirme encima de él y comenzar a golpearlo una y otra vez en la cara. Cuando termine con él de seguro ni su mamá lo reconocería- Suerte que en ningún momento me dijeron en qué estado debía dejarlo –susurre a la nada mientras arrastraba su cuerpo inconsciente hasta un lado del camino y lo escondía en los arbustos, donde acordamos que lo vendrían a buscar los del consejo antes de que se efectuara la intervención en el torneo- Bueno, ahora solo queda llegar al lugar del torneo y acabar con cuanto idiota se me ponga en frente… algo simple –pensé en voz alta mientras de un salto me elevaba varios metros en el aire, aterrizando sobre la rama de un árbol desde la cual comencé a saltar de una en otra en dirección a donde se suponía que se llevaría a cabo la competencia clandestina.

Eran las 1:25am y yo aún no llegaba al lugar que me habían marcado como entrada al torneo, si no la encontraba pronto terminarían descalificándome por llegar tarde al primer combate que debía ganar para avanzar a la siguiente ronda- Venga, dijeron que se ingresaba por una roca con… -justo mientras decía eso pude ver, no muy lejos, una enorme roca con un símbolo extraño marcado en el centro de la misma. E se encontraba a mitad de un pequeño claro, rodeada de una barrera de árboles bastante gruesos que apenas dejaban ver que estaba allí - Bingo


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:28 pm

Me fui acercando a paso lento a la que supuestamente era la entrada al torneo, pasando por el poco espacio que había entre los árboles que la rodeaban para acercarme a la enorme piedra que se encontraba en el centro de ese claro a mitad del bosque. La roca en cuestión tenía un símbolo marcado en negro en el centro, el cual me dijeron que debía de encontrar para localizar la entrada. Bueno, ya la había localizado ¿Entonces cómo debía entrar? Lo averigüe apenas apoye una mano sobre el símbolo, el cual comenzó a brillar al tiempo en que una parte del suelo a mi derecha se removía y dejaba ver una escalera de caracol- Vaya, sí que se lo curran –dije a la nada mientras apartaba la mano de la roca y comenzaba a bajar por las escaleras, colocándome la bandana para tapar mi cabello y una chalina para que cubriera mi rostro, siendo solo visible mi ojos izquierdo. Era más que nada para asegurarme de que ningún conocido del sujeto al que iba a suplantar se diera cuenta de que no soy él.

La escalera era bastante larga, al parecer los que organizaban esos torneos si se trabajaban las cosas para hacerlas lo más espectacular posible, pues mientras iba bajando veía distintas conexiones de cables, tubos de agua, entre otras cosas. En verdad parecía que se estaban montando una ciudad allí abajo, y podrían hacerlo tranquilamente con la cantidad de conexiones que veía que tenían- Y pensar que todo esto es para el torneo de una noche… -susurre mientras seguía bajando, llegando luego de unos segundos al final de esas escaleras. Allí me esperaba una reja cerrada con un sujeto robusto del otro lado, al parecer de seguridad, el cual me miro con una ceja levantada mientras tomaba una lista y la sostenía frente a él.

- Nombre u apodo, por favor. Debo comprobar que este en la lista –me pregunto en tono seco y tranquilo, casi aburrido. Al parecer el tipo estaba hace bastante allí recibiendo a los participantes y al público, se notaba en su mirada que ya estaba cansado de hacer la tarea de seguridad.

- Cadena de hierro –le respondí, sin intención alguna de repetir ese apodo. En verdad ¿Quién se llamaba a sí mismo “Cadena de hierro”? ¿Qué significado podía tener eso? Tampoco usaba una cadena para pelar según me habían informado ¿Entonces para que ponerse un apodo como ese? Era simplemente una tontería y hasta el seguridad se dio cuenta de ellos, pues no pasó desapercibida la pequeña risa que no pudo contener al decirle el apodo.

- Oh si, aquí estas  cadena de hierro, las eliminatorias empiezan en unos minutos así que ve a la jaula 3 para luchar –me dijo al tiempo en que sacaba una llave y abría la reja, dejándome ingresar al pasillo por el cual se llegaba a la zona de combates- Sigue derecho, lo encontraras –asentí mientras él volvía a cerrar la reja, encaminándome a paso rápido hacía donde se me indicaba. El pasillo era largo, pero no tanto como para que tardara más de lo que tarde en bajar las escaleras en llegar a su final, una puerta de madera oscura. Tome el picaporte y la abrí, sorprendiendo un poco al ver al otro lado de esta como se habían montado un subterráneo de gran tamaño, además de varías jaulas que lo rodeaban, donde seguro se llevarían a cabo las eliminatorias antes de pasar a la parte principal del torneo. Sonreí ladino, sería muy interesante luchar allí.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:31 pm

Los combates de eliminatorias para el torneo comenzaron y con ello me tocó enfrentarme con un sujeto tras otro, ganando relativamente fácil en todos los casos ya que bueno, allí se podía anotar quien quisiera y por ello había muchos sujetos de mucho musculo, pero nada de habilidad de pelea. La cosa era tan fácil como golpear sus rodillas y que cayeran, su propio peso muscular les impedía levantarse y así me daban el tiempo suficiente para rematarlos de un puñetazo a la mandíbula. Los dejaba K.O e inmediatamente me enviaban a otro, era un no parar de contrincantes llegando y llegando, uno tras otro como si tuvieran una fábrica de ellos. Con el pasar de los minutos, las horas, el suelo de la jaula en la que estaba luchando ya se encontraba repleto de sujetos inconscientes a la espera de ser llevado a un lugar donde ser atendidos, aunque suponía que así no era como se manejaban las cosas allí si perdías.

Tome del brazo a otro de mis contrincante y lo avente contra la pared de barrotes la jaula, dejándolo fuera de combate como a muchos otros. Inmediatamente después volví mi atención a la puerta por la suponía que entraría el siguiente, pero esto no paso, de la puerta no salió nadie. Me quede parado en el centro de la jaula, rodeado de los cuerpos inconscientes de mis anteriores contrincantes, extrañado porque nadie más apareciera. Luego de unos segundos de incertidumbre una voz en los altavoces aclaro las cosas.- Muy bien luchadores, las eliminatorias han terminado. Todos los que estén en pie clasifican directamente a los octavos de final tendrán un descanso de unos minutos antes de su siguiente combate. Por favor, esperad en sus lugares –chasquee la lengua ante esto, al fin se habían terminado las clasificatorias, entonces solo quedaba continuar con los octavos. Me fui caminando hasta el pequeño vestidos que tenía la jaula bajo la atenta mirada de los espectadores de mis combates. Hombre adinerados y mujeres que no paraban de mirarme de arriba abajo, quizás se les hacía raro que peleara tan cubierto de la cabeza pero llevando el torso al descubierto, sinceramente no lo sabía.

Me metí en los vestuarios y espere sentado en una vieja banca de madera que había allí, tomando un poco de agua que me habían dejado allí como único “premio” por haber pasado a la siguiente ronda. A los pocos minutos los altavoces volvieron a sonar, anunciando a quienes habían pasado a octavos de final y contra quien se enfrentarían. Según escuche, a mí, “Cadena de hierro”, me tocaba contra el “Tambor de plata”. Curioso que ambos apodos tuvieran el nombre de un metal en ellos, pero tampoco le di mucha importancia a ello, solo era el siguiente que debía de caer para que pudiera avanzar en las rondas. Luego de eso las jaula comenzaron a ser llenadas con distintas mesas con armas, lo que indicaba que la cosa ya no era simplemente a noquear. A partir de esa ronda, se permitía matar a tu contrincante.

Volví a ingresar a la jaula cuando anunciaron que vendría mi pelea, o la de “Cadena de hierro”, acercándome rápidamente a las mesas con armas para ver que tanto habían puesto en ellas. Había de todo, desde espadas hasta mazos gigantes, todo tipo de armas que fácilmente podrían matar a alguien de un solo golpe o corte. Al parecer era favorito en la pelea, pues el que me dejaran entrar unos segundos antes que mi contrincante era una ventaja demasiado clara a la hora de elegir un arma y atacar apenas el otro aparezca. Sin embargo no lo hice, no tome ningún arma.

A los pocos segundos entro mi contrincante, un sujeto enorme, pero enorme. Fácilmente me triplicaba en tamaño pero se veía que no era muy rápido, era el típico sujeto gordo y fuerte que se valía de sus manos pesadas para ganar las peleas sin tener que apenas moverse. Apenas me vio el sujeto sonrió de una manera muy desafiante, pero a la vez de confianza- Hey cadena, cuanto tiempo sin vernos ¿Cuándo perdiste el ojo? –una alarma resonó en mi cabeza, la alarma que me indicaba que ese sujeto conocía al tipo que estaba suplantando y que podía arruinarme todo si le permitía hablar un poco más- Espera ¿Y la cicatriz de tú…¡Gahg! –decidí dar punto final lo más rápido posible, me acerque a toda velocidad e impacte mi rodilla de lleno en el estómago del tal “Tambor”, hundiéndola en este mientras veía como largaba todo el aire que tenía en los pulmones. Cuando vi que no le quedaba más, retira mi rodilla y me quede parado junto a él, observando como caía de rodillas agarrándose el estómago antes de perder la consciencia.

- Fue un placer verte, amigo –dije mientras volvía hasta el vestidor y escuchaba por los altavoces como se anunciaba mi victoria en tiempo record. Solo quedaba esperar por el siguiente combate, en cuartos de final.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:34 pm

Volví al pequeño cuarto que funcionaba de vestidores luego de mi rápido combate, sentándome en la misma banca a la espera de que fuera mi siguiente turno de pelear. Mientras esperaba, pude ver por el rabillo de mi ojo como un papel se deslizaba por debajo de la puerta hacía dentro, acercándome a este para tomarlo con mi mano derecha y desdoblarlo frente a mi rostro, leyendo lo que en este decía- Tsk –chasquee le lengua y arrugue el papel, tirándolo al piso antes de volver a sentarme en la banca. Al parecer a los organizadores no les había gustado nada que mi combate fuera tan rápido, así que me exigían que los alargara e hiciera más emocionantes o me descalificarían. Eran unos idiotas a los que solo les importaba el dinero que pagaban los espectadores de las peleas, pero lamentablemente debía obedecer a lo que me pedían porque si me descalificaban, la misión se iba a tomar vientos.

La situación me frustraba bastante, pero no había nada que pudiera hacer. Solo esperar y mantenerme sereno, pensando en una forma de hacer entretenidos los combates para que no me sacaran del torneo- Bueno… veré con qué me encuentro, si es un tipo que me cueste poco derrotar siempre puedo hacerlo sin usar los brazos, me costara más –no quería parecer un presumido, pero hasta el momento ninguno de los contrincantes que había enfrentado me habían supuesto un problema. Bien era cierto que ya estaba por los cuartos de final, la dificultad aumentaría, pero tampoco sabía hasta qué punto así que tener un plan de emergencia no estaba para nada de más.

Como antes, no tardaron más de unos minutos en anunciar mi siguiente combate, el cual sería en cuartos de final contra un sujeto que se hacía llamar “Codo de hueso”, curioso apodo, al menos no era “Codo de hierro”, eso sí sería una coincidencia bastante desagradable. Cuando me llamaron para entrar a la jaula el sujeto ya estaba dentro, al parecer por lo sucedido antes yo ya no era el favorito, pero curiosamente mi contrincante, un tipo robusto pero que se veía a simple vista que se entrenaba, no había tomado ningún arma. Era de piel oscura y pelado, con brazos bien formados y a simple vista conocedor de artes marciales por los cinturones que llevaba atados en la cintura y los brazos. Debía de tener mayor cuidado con él, se veía mucho más fuerte que aquellos a los que me había enfrentado hasta el momento. Al entrar a la jaula él me miro directamente, dejándome claro con su mirada solamente que la tendría muy difícil para hacerlo caer. Bueno, al menos sería interesante.

En la peleas no había campana ni nada parecido que señalara el comienzo del combate, la cosa comenzaba apenas ambos contendientes tocaban el suelo de la jaula, pero en un común acuerdo ambos esperamos a estar en una posición igualada para comenzar, uno en cada punta de la jaula. El sonido de un chasquido de dedos por su parte dio comienzo a la pelea, a la cual saltamos cada uno por su lado a un choque en el centro de la jaula. Al llegar frente a él me incline hacia la derecha, tratando por pasar a su lado y en un rápido giro impactar un gancho ascendente sobre sus costillas, pero tuvo los reflejos necesarios para girar sobre sí mismo y anteponer sus antebrazos juntos para que chocaran con mi puño, rechazando el golpe. Rápidamente me afirme, colocando una pierna adelanta y otra atrás mientras iba acercándome paso a paso, paso que yo daba paso que él retrocedía, ambos con la guardia arriba y a la espera de un fallo del otro. En un balanceo mal hecho vi un hueco y lance otro gancho derecho a sus costillas, pero ese si impacto de lleno. Me sentí ganador por un segundo, pero el codazo que recibí luego en el lado derecho de mi cara se encargó de devolverme a la realidad, haciéndome retroceder unos pasos en lo que subía mi guardia y esperaba a mi contrincante, que no dudo un segundo en lanzarse contra mí al haber logrado darme un codazo como el que me dio. Fui rechazando sus golpes anteponiendo mis antebrazos, ya rojos de recibir tantos impactos uno tras otro, a la espera de un error suyo para dar vuelta la cosa. Fui retrocediendo hasta llegar a tocar la reja del límite de la jaula, momento en el cual reacción y levante una pierna dando una patada hacía atrás, de forma en que me impulse con uno de los barrotes de la jaula y con ambos brazos juntos frente a mi taclee a mi contrincante para cortar con su ataque y preparar el mío. Por la fuerza con lo que empuje este se vio obligado a retroceder unos pasos, encontrándose con el borde de una de las mesas que lo distrajo lo suficiente para que yo pudiera hacer algo. De un salto me eleve unos pocos centímetros en el aire, girando para impactar mi puño izquierdo en su rostro, haciéndolo girar por la fuerza del golpe, pero no me detuve allí. Aprovechando que lo había dejado algo tonto por el golpe comencé a darle uno tras otro, él trataba de defenderse pero la pelea ya estaba zanjada. Derecha, izquierda, derecha, izquierda, mis puños iban impactando una y otra vez en su rostro hasta que note que ya no podría aguantar más consciente y lo derribe dándole un gancho ascendente en el mentón, elevándolo unos centímetros en el aire antes de caer pesadamente al suelo, inconsciente.

La gente aplaudió y varios silbidos se escucharon, muchos pedían que lo mate pero yo solo los ignore, di media vuelta y me metí en el vestidor. A los pocos segundos anunciaron mi victoria y pase a semifinales después de un combate bastante interesante que me había dejado los antebrazos y la mejilla hinchados y rojos de recuerdo.


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:36 pm

Los llamados a la semi-final tardaron más de lo que esperaba, al parecer el resto de combate estaban tardando mucho, o por otro lado algo más se había complicado y por ello el torneo no podía seguir. Igualmente no era problema mío mientras el torneo continuara y yo pudiera llegar a la final, así que solo me limite a esperar sentado en el vestidor a que me llamaran de nuevo a la jaula. Luego de unos pocos minutos más finalmente se hizo el anuncio de mi siguiente combate, luego de las correspondientes disculpas al público por la demora. En la ocasión de la semi-final se me informo por el altavoz que mi contrincante sería una tal “Araña de invierno”, al parecer finalmente me tocaba contra una mujer. Según las reglas del torneo en eliminatorias se dividían los combates por género, así que hasta el momento no había enfrentado a ninguna mujer. No me entusiasmaba la idea, pro si debía de ganarle lo haría. Encontraría la forma de noquearla sin necesidad de golpearla, pues los principios que seguía me impedían agredir a una mujer de aquella forma.

Al llegar a la jaula me percaté de que nuevamente no era el favorito, pues la mujer, de cabello blanco y tés pálida, con un traje azul muy ajustado al cuerpo y unos guantes blanco sin dedos en las manos, ya se encontraba esperándome con algunas agujas senbon en su mano. No llegue a dar un paso dentro de la jaula que estas me fueron disparadas, así que tuve que reaccionar rápido y hacerme a un lado para que las agujas pasaran de largo. A las apuradas me acerque a una de las mesas y toma un bastón Bo de madera, el cual gire frente a mí para bloquear el resto de agujas. Las mismas se fueron clavando en mi suerte de “Escudo” hasta que no le quedaron más, momento en el cual tire el arma a un lado y me quede esperando el ataque de mi contrincante.

- ¿Qué pasa muchachito? ¿No atacas tú? –me pregunto con un tono que se me antojaba demasiado dulce, tanto que casi me empalagaba de solo escucharla. Al parecer esa mujer se regodeaba en el hecho de que no la golpearía, parecía saber jugar perfectamente con los principios de un hombre y sacarles todo el provecho posible. Al notar que yo no le respondería ella siguió hablando- Pues que lastima, ¡Tendré que hacerte pedazos! –grito mientras tomaba un collar que llevaba colgando del cuello y sostenía lo que parecía ser una lacrima con su mano- ¡Muere! –lo bonito de su rostro se vio opacado por las horrible muecas que hacía mientras usaba la magia de la lacrima para generar una estaca de hielo que se dirigió hacía mi a gran velocidad.

- Mierda… -el que usara magia me dejo algo descolocado, pues era la primera con la que me tocaba luchar que lo hacía. Como pude di un salto a un lado, esquivando la estaca de hielo que se hizo pedazos contra los barrotes de la jaula. Cuando quise volver a mirarla solo pude ver otra estaca de hielo dirigiéndose a mí, así que poco pude hacer más que seguir saltando de un lado a otro en la jaula, esquivando los constantes ataques de aquella mujer.

- ¡Corre basura de hombre, corre! ¡Jajajaja! –gritaba la mujer de forma muy maquiavélica , sin para un segundo de usar la lacrima para lanzarme esas estacas y no darme ni un segundo de respiro. Para su desgracia, no era tan idiota como para no poder apreciar el patrón en el cual eran lanzadas las estacas. Al parecer, entre creación de una y otra había un periodo de tiempo de un segundo y medio, tiempo en el cual yo esquivaba una y por lo cual al mirar adelante ya tenía otra en mis narices. Con esa información ya en mis manos, la cosa se volvió mucho más simple de resolver- ¡Corre! ¡Corre! ¡Jajajajaja! –cerro los ojos mientras reía y le dejaba a la lacrima todo el trabajo, muy convencida de que iba a ganar.

- No –sus ojos se abrieron de golpe al escucharme tan cerca, observando con horror como me encontraba parado frente a ello con restos de pequeños cristales de hielo sobre la bandana- No correré más –le dije y de un rápido golpe en la nuca dejarla noqueada. ¿Qué había hecho? Pues en el momento en que ella cerro los ojos, me quede quieto y deje que la estaca me alcanzara, destrozándola de el puñetazo cubierto de fuego de una de mis técnicas. Al hacer eso tuve el tiempo justo para avanzar hacia ella sin estacas que me frenaran, parándome delante suya un segundos antes de hablar.

El altavoz anuncio nuevamente mi victoria y como me clasificaba en las finales del torneo. Las finales, donde pasaría todo. Debía de estar centrado, pues allí se jugaba toda la misión


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Alex Zeik el Sáb Sep 26, 2015 11:43 pm

Estaba sentado por última vez en aquella banca de madera, en los vestidores, esperando a que se anunciara el comienzo de la final mientras iba repasando lo que debía hacer. Primero que nada ganar la final, de forma en que me fuera entregada la mujer como premio, luego armar una distracción y salir de allí con la mujer en brazos, escapar de la zona y dejar a la mujer en un lugar seguro y donde pudieran atenderla, esperar junto a ella a que llegaran las autoridades… y eso era todo, sonaba fácil pero definitivamente no lo sería. Luego de ganar también debía de buscar la forma de escapar, que según había visto la única era las escaleras de caracol por las que ingrese. No podía haber margen de error, si me equivocaba en tan solo una cosa la situación podía irse al carajo y terminar muy mal, tanto para mí como para la mujer que tenían secuestrada y usaban de premio.

- ¡Muy bien, la final se celebrara en el estadio principal con el combate entre “Cadena de hierro” y “infierno caminante”! ¡Los esperamos allí damas y caballeros! –se escuchó el anuncio en los altavoces para que un segundo después la puerta del vestidor fuera abierta, dejando ver a un hombre con un traje muy elegante para ser un simple empleado. El tipo me miro de arriba abajo, yo aún sentado en la banca mantuve l mirada sería sobre él, asintió levemente y me hizo un ademan de que le siguiera. Yo no pude hacer más que apoyar la manos en mis rodillas ya levantarme de la banca, saliendo del vestidor para seguir al misterioso sujeto.

- Mira, eres finalista y en este caso, favorito a pesar de que no mataste a nadie, pero no golpear a tu ultima contrincante te sumo puntos con el público femenino, además de tu obvia falta de cobertura del torso –me decía el sujeto mientras caminábamos por los alrededores del estadio, yo detrás de él, rumbo a la entrada de los participantes- Dame un buen combate y aunque pierda te daré una hora a solar con el premio, es un buen trato –apreté el puño, poniendo mis nudillos blancos por la fuerza que estaba ejerciendo. Ese sujeto ya se había ganado un lugar entre las personas que mataría antes de irme de allí, personas como él, si es que se le puede llamas persona, me daban asco- ¿Entendiste todo? –me pregunto mientras abría una puerta y me invitaba a ingresar, al parecer era el vestidor del estadio.

- -no respondí nada, solo pase por la puerta y me quede parado a mitad de la habitación, a la espera de que me llamaran a pelear. En ese vestidor había muchas más cosas, estaba bien armado y era cómodo, pero en ese momento lo único que quería era terminar con la pelea rápido para poder matar aquel sujeto e irme de allí con la mujer. Luego de unos pocos segundos fui llamado a la arena, donde vi al otro lado salir al mismo tiempo a quien sería mi contrincante, un sujeto alto de cabello largo y un buen estado físico, visto rápidamente. No quise buscarle más detalles, solo me acerque caminando al centro de la arena donde nos encontramos frente a frente. El sujeto del altavoz hizo las correspondientes presentaciones y luego todo quedo en silencio, esperando la señal para que todo comenzara- ¡… y sin nada más que agregar, los dejo con el combate final! ¡Comiencen! –el combate dio inicio y por un segundo todo el estadio se quedó en silencio, bien no era un estadio enorme, pero para la cantidad de gente que había era bastante raro que no se escuchara ni una voz. Al parecer todos estaban muy atentos a lo que pasaría.

Mi contrincante fue el primero en moverse, moviendo la mano al frente y apuntándome con su palma. Luego de un segundo en el cual recito alguna clase de hechizo, de su mano surgió una gran cantidad de llamas de un color gris, las cuales se precipitaron contra mí a gran velocidad y por la poca distancia que no separaba no pude hacer nada para esquivarlas, así que me limite a cubrirme la cabeza con los brazos y recibir el golpe de lleno. Una explosión resonó en el silencio del estadio y poco tardaron en llegar los grito de emoción del público, que en su mayoría ya veían el combate por terminado al igual que mi contrincante- ¡Oigan! –grite, saliendo de entre las llamas sin ninguna aparente herida- ¡Esto todavía no termino, así que no te confíes! –grite al tiempo en que salía disparado con mi puño derecho encendido en llamas negras, impactándolo con fuerza en el rostro del tal “infierno”, mandándolo a estrellarse contra una de las paredes de la arena. Inmediatamente después ya estaba llegando a la zona del impacto, buscando encontrar al sujeto en medio de la pared de polvo que había levantado al chocar. Para mi mala suerte él me localizo primero, saliendo de entre la tierra para propinarme un buen puñetazo en mi mejilla derecha, mi punto ciego. Seguido de eso llego otro, y otro, todos aprovechando que el parche no me dejaba ver bien los golpes que venían de ese lado.

Luego de unos pocos segundos en los que no pare de recibir golpes logre reaccionar a uno, sosteniendo su puño con mi mano derecha antes de que llegara a tocar mi rostro- ¡Suficiente! –hice su brazo a un lado y le impacte mi puño derecho en la boca del estómago, sacándole el aire de los pulmones. Seguido de esto le propine una patada ascendente al mentón, haciéndolo volar unos metros en el aire. No obstante la cosa no acabo allí, pues el tipo logro estabilizarse y extendió su mano hacía mí, imitando el comienzo del combate, otro pequeño conjuro recitado y un nuevo haz de fuego salía disparado contra mí, con la diferencia de que el fuego era azul en ese caso- ¡Renryū no… -tome una gran bocanada de aire e hinche mi pecho mientras preparaba una respuesta a su ataque- …Hōkō! –abrí la boca y solté un enorme haz de fuego negro, el cual choco contra el ataque de mi contrincante y comenzó con una lucha de poder que tardo varios segundos en decidirse. Mi rugido fue más poderoso, aunque por poco, y se comió las llamas del sujeto antes de lanzarse contra él. Una nueva explosión resonó en el estadio y las ovaciones no se hicieron de esperar, pero yo no me confiaba, no bajaría la guardia hasta no ver al sujeto inconsciente.

Y bien hacía, pues apenas unos segundos después de que la explosión termino un nuevo haz de fuego salió de entre la pared de polvo que se había formado,  directo hacía mí. No lo evadí, sabía que no me afectaría, pero mi error fue pensar que mi contrincante se había quedado parado al lanzar su técnica. No me di cuenta de que no era así hasta no sentir su puño chocando contra mi rostro, impulsándome varios metros hacia atrás en el aire. No me había percatado de que se había metido entre las llamas para camuflar su movimiento, y pague por ello comiendo un puñetazo muy duro. Me levante del suelo con un hilo de sangre cayendo por la comisura de mis labios, pero claro eso nadie podía verlo por la chalina que llevaba cubriéndome- ¡Ya acabemos esto de una vez! –me grito el sujeto mientras se ponía en posición de ataque, mirándome y a la espera de que hiciera el primer movimiento.

- Por mi perfecto… -susurre, con la respiración ya algo agitada, mientras cubrías mis brazos y piernas hasta las rodillas de llamas negras, las cuales fueron tomando la forma de garras de dragón. Me lance al cruce sin pensarlo, queriendo terminar el combate con el siguiente golpe. Él espacio que había entre él y yo lo corte en un poco más de dos segundos, llegando frente  a él con mi golpe listo- ¡Renryū no… -tira  mi puño derecho hacía atrás, preparándolo para ser lanzado hacía adelante mientras mi contrincante hacía lo mismo, pero sin el fuego en sus manos- …Tsume! –lance el puñetazo, que choco abruptamente contra el del sujeto frente a mí. Peleamos por unos segundos, viendo cuál de los os podía primero con el otro, pero cuando vi que era el momento justo aplique más fuerza en mi golpe y logre hacer que se rindiera, recibiendo de lleno mi puñetazo en su cara, lo que lo mando a incrustarse en una de las paredes del pequeño estadio, ya inconsciente.

Por los altavoces anunciaron al ganador y rápidamente las puertas del estadio se abrieron, dejando pasar al mismo sujeto que me había hablado antes acompañado de una pequeña custodia de cinco hombres robustos, dos de ellos trayendo en sus manos a la mujer inconsciente- Muy bien, como campeón de esta entrega del torneo de luchas te has ganado a est… ¡! –antes de que lograra terminar de hablar lo calle, dándole un puñetazo en la garganta que literalmente le destrozo la tráquea y la columna. El tipo cayó al suelo muerto y yo me apure a noquear a sus seguridades, los cuales al parecer no eran para nada más que intimidar pues no sabían mucho de combates. Tome a la mujer en brazos y salí corriendo de allí, aprovechando que las puertas seguían abiertas.

Atravesé todo el lugar, esquivando a los de seguridad hasta llegar de nuevo al pasillo que daba a las escaleras de caracol. Pasé por él corriendo a todo lo que me daban las piernas y de una patada arranque la reja que se encontraba cerrada al final, apurándome a subir por las escaleras hasta la superficie.

Apenas di un paso fuera ya tenía una docena de lanzas en frente, al parecer la gente del consejo ya estaba allí- ¡Bajen las armas! –se escuchó un grito femenino que fue rápidamente obedecido- ¡¿Porqué demonios tardaste tanto?! ¡La misión estuvo a punto de ser abortada! –era la misma mujer que me había informado de todo esa mañana, solo que ya no en versión mino y con una armadura puesta.

- El ultimo combate se alargó más de lo esperado, se equivocaron al decirme que no había magos registrados esta vez –le reproche a la mujer mientras tres de los hombres con armaduras se llevaban a la mujer inconsciente de allí, de seguro hasta un hospital o lugar donde pudiera ser atendida- Bueno, la mujer esta a salvo, dejadme entrar con ustedes allí abajo y… -mis palabras fueron rápidamente cortadas por otro grito de la mujer.

- ¡No! –se acercó y me tomo por la chalina, pues no tenía una camiseta para tomarme por el cuello de esta- ¡Este es trabajo del consejo! ¡Ya hiciste lo tuyo, ahora vete! Luego te informaremos de donde se realizara tú paga por los servicios prestados ¡Vamos! –me hizo a un lado y soltó la chalina, ingresando con su mini-ejército en la cueva. Me preguntaba como harían para bajar todos por esas escaleras de caracol.

A final de cuentas la misión estaba cumplida, solo me quedaba hacer lo que me habían dicho: Esperar en la ciudad a que me contactaran para concordar un lugar donde recibir el pago, aunque no podía negar que me hubiera gustado entrar allí, pero bueno, al menos me había llevado la vida de aquel pedazo de escoria antes de salir

Técnicas utilizadas:
► Nombre de la Técnica: Rugido del dragón del purgatorio (Renryū no Hōkō)
► Descripción: Hechizo de mediana y larga distancia. Primero el usuario inhala, formando en sus pulmones una gran cantidad de llamas negras, y luego las libera en la dirección contraria, creando una gran bola de fuego negro, provocando una gran explosión que causa graves daños y quemaduras a sus enemigos. Se puede usar de dos formas: Una más "controlada", en la que el usuario prácticamente "sopla" el fuego, formando una línea delgada de llamas negras. De esta forma el ataque se centra en un punto más pequeño y gana intensidad; y la otra, más "Bruta", en la cual el ataque es un rugido en todo sentido, el usuario literalmente ruge y libera un haz de llamas mucho más grande y de más alcance, generando una gran explosión al impactar
► Limitaciones: Se puede utilizar por dos turnos consecutivos y requiere de uno para recargarse.
► Activa/Pasiva: Activa

► Nombre de la técnica: Garras del dragón del purgatorio (Renryū no Tsume)
► Descripción: Hechizo de combate cuerpo a cuerpo mediante el cual el usuario cubre sus brazos y piernas hasta las rodillas en llamas negras, las cuales toman la forma de garras de dragón, aumentando levemente el alcance de los golpes y tremendamente el daño de impacto de puñetazos, codazos y patadas, además de, obviamente, causar graves quemaduras en el objetivo y generar una pequeña explosión al contacto.
► Limitaciones: Puede usarse hasta dos turnos consecutivos, requiere uno de recarga.
► Activa/Pasiva: activa


avatar
Alex Zeik
Rango A
Rango A

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 02/08/2015
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Torneos clandestinos [Misión Rango C] [1ra parte]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.