Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de wolf horokeu usui
Mar Mayo 16, 2017 1:29 am por Ruan Arjurik Minford

» ficha añskdjf(?) ajem -w-7
Miér Feb 22, 2017 12:16 am por Ruan Arjurik Minford

» No hay tiempo que perder (Gajeel Redfox)
Lun Abr 04, 2016 8:18 pm por Gajeel Redfox

» Afiliacion elite resistanceunison
Sáb Abr 02, 2016 8:18 pm por Invitado

» AngieeRenders Foro | Afiliación Normal
Vie Mar 25, 2016 10:19 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Cambio de botón - élite]
Vie Mar 25, 2016 12:08 pm por Invitado

» Love live! Next Gen -Afiliación Normal-
Vie Feb 19, 2016 2:42 pm por Invitado

» Tales of Crassis Kingdom (Afiliación Normal)
Dom Feb 14, 2016 8:04 pm por Invitado

» [Normal] Hero Association -One Punch Man Rol-
Dom Feb 14, 2016 7:04 pm por Invitado

El skin de style Blue es del creador Shoei, quién es el webmaster Keisuke Bishamon, esté skin fue diseñado única mente para este foro de Fairy Tail, si se nota algún robo o algo se denunciará (¡Se original!). Las imágenes usadas aquí, no son del staff, excepto algunos dibujos que hayan creado u algo, mientras lo demás no es de nosotros, se agradece ah: Google, ZeroChan, Deviantart y a sus dibujadores de fan art. El anime y manga donde estamos usando la temática es de Fairy Tail del creador: Hiro Mashima-sama. La historia donde estamos situada es del manga/anime, no obstante tiene algunas modificaciones y cosas agregadas. Las imágenes usadas aquí (editadas) son del foro, básica mente nos pertenece de está manera, si lo tomas es robo, puedes tomarlas de algún lado y hacer tu propias modificaciones, ¡Se autentico!, las tablillas usadas del foro también son de Shoei a excepciones las que salgan tablillas con otro crédito que no sean de él. Agradecemos también a FA (ForoActivo) sin ellos no hubiera posible esto ¡GRACIAS!.

El miedo a lo desconocido [Priv. Aki]

Ir abajo

El miedo a lo desconocido [Priv. Aki]

Mensaje por Naelin el Sáb Ago 15, 2015 12:46 am

Las calles de Oak  se iban vaciando poco a poco de gente a medida que el sol se iba volviendo más y más rojo, aproximándose a la línea del horizonte y precediendo a la noche. Aquel era un pueblo, o ciudad, como consideraban algunos, con mucha historia; grandes torreones y murallas, un gran castillo, todo el paisaje natural en sí... pocas personas, sin embargo, eran capaces de ver qué clase de historia contaban las piedras de aquel lugar.
Mientras caminaba por las calles empedradas, sumido en el silencio de sus propios pensamientos, una de aquellas personas capaces de leer las historias de las rocas era evitada cuidadosamente por los pocos ciudadanos que ya quedaban fuera de sus hogares.
Tétrico, siniestro, misterioso... el extraño no dejaba que ni una micra de piel pudiese verse de debajo de aquella extraña armadura, la máscara de facciones esqueléticas cubriendo su rostro, el picudo sombrero de ala ancha sus cabellos; a simple vista, cualquiera diría que bajo aquel atuendo no había nada... nada además del fuego rojizo que parecía brillar en las cuatro rendijas en la máscara que hacían de "ojos".
Todos lo evitaban, pero el pequeño y casi imperceptible símbolo del Consejo Mágico, dibujado en un sucio color gris en la parte de tela del pecho de su armadura, hacía que no se molestasen en hacer nada al respecto de aquel sujeto... que, si bien de aspecto totalmente desconfiable, según parecía pertenecía al cuerpo mágico de seguridad de Fiore.
El sujeto, por su parte, meditaba sin prestar atención alguna a las miradas constantes y furtivas que recibía.

Mientras su mirada perfectamente agudizada reseguía las muescas en los muros de las casas de piedra, su mente divagaba con la molestia de los asuntos inesperados. Su unión al Consejo había sido aceptada con entusiasmo; desde su antigua destrucción, los de arriba estaban deseosos de conseguir nuevos adeptos para poder mantener el orden y la justicia en el reino... sin embargo, la lentitud humana había hecho una ligera mella incluso en la paciencia inmortal de Naelin que, desde que había cruzado la frontera entre su mundo y el que habitaba ahora, se sentía más impaciente de lo habitual.
Básicamente, los burócratas del Consejo debían llevar a cabo unos cuantos trámites antes de asignarle misiones, y aquello le impediría entrar en acción un tiempo... confiaba que no demasiado; un mal menor que debía tolerar y que, como había pensado, quizás se haría menos tedioso de sobrellevarlo en lugares conocidos, lejos de Era.
Acercándose cada vez más a las paredes y los muros, su mirada alternando entre estos y el castillo hacia el que se dirigía, pronto recorrió la piedra con sus "manos", los fríos guanteletes de metal rozando la roca con suavidad, resiguiendo las grietas, las tenues marcas de quemaduras que aún perduraban a pesar de los siglos pasados... recordaba perfectamente aquella ciudad, cuando era incluso más pequeña y parca de lo que era en la actualidad: un fuerte, único hogar de guerreros y magos.

Allí había luchado él, pensaba mientras su mirada recaía sobre una amplia grieta en la pared de un edificio... creía recordar que en el pasado había sido una armería; él había sido el causante de aquel "desperfecto"... además de derribar unas cuantas casas que habían sido levantadas otra vez con el paso del tiempo.
Separándose de la roca, el espíritu celestial avanzó, penetrando en una pequeña plaza cubierta de aquellos rastros de vida vegetal que tan bella hacían a aquella ciudad. En el centro, una fuente de agua; se sentó en una esquina, alzando una de sus botas metálicas para colocarla también sobre la piedra y así apoyarse sobre su pierna doblada, observando tranquilamente la puesta de sol entre los edificios, vaciando su mente de pensamientos y simplemente disfrutando de aquel ambiente que, quizás, no encontraría de nuevo en cierto tiempo una vez los del Consejo terminasen con sus papeleos.

Naelin
Rango E
Rango E

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El miedo a lo desconocido [Priv. Aki]

Mensaje por Aki Inuzuka el Dom Ago 16, 2015 11:05 am

Realmente no quería hacer eso, pero Kuro, uno de los espíritus celestiales con los que tenía un contrato, había querido ir a Oak cuando fuera de noche. El espíritu tenía unas alas negras, el pelo negro y los ojos azules y me superaba por 10 cm en altura, era de complexión delgada además. Sabía que era un cobarde y aun así me obligaba a ir con él, de noche encima. El cuervo iba vestido con una especie de kimono rojo, yo solo iba con pantalones negros cortos y una camiseta blanca de manga corta. -Oye, deja de ser tan cobarde, fuiste tu quien dijo que haría lo que yo quisiera, ahora no te eches para atrás.- Dijo el cuervo parándose un momento y pegándome con un dedo en la frente. Nos habíamos detenido a mitad del camino solo para que el cuervo me golpeará, a veces no le entendía.

-P-pero... da miedo...- Dije tartamudeando un poco, haciendo que Kuro perdiera su paciencia, me agarrase y me subiera a caballito. Era de noche, y esperaba que nadie nos viera, mientras me aferraba a Kuro, estar asustado solo porque era de noche. Seguro que Kuro debía estar cabreado conmigo, y quizás no me iba a volver a hablar. No quería eso, para nada quería eso. Me aferré fuerte a él, hasta que me lanzó al suelo después de andar un rato. -E-eso... ha dolido...- Intenté quejarme pero mi personalidad, me afectaba hasta cuando intentaba hacer eso, y entonces el cuervo me mostró lo que quería ver. Una plaza pequeña, llena de vegetación y una fuente en medio.

-Deja de ser tan miedica, y disfruta de la vista, anda.- Dijo Kuro tirándome de la oreja, a veces no sabía si hacía eso para hacer que despertara, o porque le gustaba molestarme. Aunque debía reconocer que ese lugar era bastante precioso y decidí sentarme con Kuro en un banco observando el lugar. Las casas que habían alrededor parecían ser algo antiguas pero aun así, a pesar de algunas grietas seguían en pie. Solo podía ver por algunas farolas que iluminaban la plaza, pero ese lugar, con esa poca luz y esa vegetación, hacían de la plaza un lugar digno de ver.

Entonces fue cuando vi, esa figura, me escondí detrás del banco tras verla. Daba miedo, no sabía quien o que era, pero daba miedo, absolutamente, daba miedo. Llevaba una armadura, y una máscara, mas un sombrero de ala ancha. No parecía de este mundo, quizás era intuición o quizás simplemente miedo. Kuro lo vio, y una pequeña sonrisa se dibujó en su rostro. Cuando vi su cara, fue como un libro abierto para mí, pero tampoco podía decirle que no. -Venga... ¿porque no vas a saludarle? Quizás te haces su amigo y todo, o quizás te ataca... pase lo que pase, si se descontrola, te protegeré, pero venga, ve...- Me agarró de nuevo y me empujó hacia esa extraña figura mientras lloraba y le pedía que no lo hiciera.

Hasta que al final me encontré de frente con ese extraño. No sabía que hacer, ni que decir... tampoco sabía como hablarle y además, me daba demasiado miedo pensar en lo que había dicho Kuro. -E-esto... ¡Lo siento mucho!- Tras eso fui corriendo hacia donde Kuro, a lo que él me agarro de nuevo y me soltó en frente de esa cosa, o lo que fuera, pero algo estaba seguro me daba mucho miedo. Miré hacia todos lados, intentando evitar hacer contacto visual con el otro por demasiado tiempo y buscando algo para conseguir calmarme, o para huir, pero si huía, y me perdía en la noche, iba a estar mas asustado y Kuro se cabrearía mas conmigo.
avatar
Aki Inuzuka
Rango E
Rango E

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 05/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El miedo a lo desconocido [Priv. Aki]

Mensaje por Naelin el Dom Ago 16, 2015 3:08 pm

Una sensación que no solía experimentar hizo que bajase apenas su mirada del lugar que había ocupado el sol moribundo antes de desaparecer, dejando paso a la bella oscuridad de la noche, aún con la luz artificial de la ciudad, perlada de estrellas.
Antes incluso de que llegasen, con la experiencia de la edad y la capacidad perceptiva de alguien que llevaba mucho tiempo recorriendo el mundo y sintiendo muchos tipos de magia, Naelin supo que un Mago Celestial y un espíritu se acercaban.
No le habría resultado extraño de día, en una ciudad concurrida como aquella, a pesar de que los propios magos de este tipo tampoco abundaban demasiado... pero de noche, en un lugar apartado como aquel, sin duda pensó en todo menos una coincidencia. "Todo pasa por una razón", aunque desconociese cual podría ser la razón de aquel encuentro nocturno.

Silencioso, el misterioso espíritu no se movió ni hizo ningún intento de aproximación cuando los dos jóvenes entraron en la pequeña plaza; aún tardaron en darse cuenta de que estaba allí, y con su fino oído pudo enterarse perfectamente de todo lo que comentaban. Parecía que su espíritu había querido ver aquel lugar, o quizás enseñárselo a su compañero humano, si bien su relación era... particular, casi podía sentir lo avasallado que el joven humano se sentía por las directrices de su acompañante.
Escuchó las palabras retadoras del hombre-cuervo y suspiró para sí. De repente parecía que se había convertido en una atracción del terror para un par de niños, pero tampoco es que le importase mucho a aquellas alturas de su vida. Peores cosas había sido...
Aguardó pacientemente hasta que tuvo al muchachito de claros cabellos castaños delante y, entonces, alzó su mirada ligeramente, dejándole ver aquella aterradora máscara metálica y las inquietantes aberturas que brillaban con un color rojizo y hacían las veces de ojos.

Le vio salir corriendo tras soltarle aquello y volver a ser arrastrado frente a él por el espíritu celestial. Negó con su cabeza de forma casi imperceptible y volvió a escudarse bajo el ala ancha de su sombrero. Hubo un extenso silencio entre las tres figuras quietas en la plaza...
- ¡CRAAAAAAW! -repentinamente, el inconfundible sonido de un cuervo sonó muy cerca de los dos jóvenes, rompiendo aquel silencio y dando entrada a Corvus que, divertido y caprichoso, había decidido hacer su aparición en aquel momento para ver si podía asustar o sorprender a ambos muchachos... especialmente a Kuro, que conocía a la perfección por ser espíritus tan parecidos, si bien tan diferentes; se podría decir que el cuervo de forma animal era el "senpai" del cuervo de forma humana, aunque las apariencias pudiesen indicar lo contrario... y, en realidad, Kuro nunca lo hubiese visto a él, si bien el cuervo sí lo había observado en unas cuantas ocasiones.
Volando perezosamente, el cuervo de tres ojos pasó al lado de los chicos y bajó hasta posarse sobre la punta de la fuente, mirándolos a todos desde su mayor altura casi con prepotencia.
- ¡Craaaw! -repitió con un "tono" algo más moderado, arrancando otro suspiro ahora más claro a la figura cubierta por la armadura.
- No deberías forzar de esa forma a tu contratista, joven Kuro -murmuró Naelin con voz suave, ligeramente oscurecida por la máscara que portaba, utilizando el nombre que Corvus le había dicho del joven espíritu que, sin duda, no sabría cómo conocían su nombre aquellos extraños a los que nunca había visto-. Sin duda deberá superar el miedo a lo desconocido... pero yo estoy en un nivel bastante alto con esta apariencia -no estaba demasiado acostumbrado a hablar... en general, así que sus frases fueron cortas aunque con un deje educado bastante claro.

Hizo un leve gesto de su mano a los muchachos para que se sentasen a su lado si así lo deseaban.
- Las estrellas acaban de salir, podéis contemplarlas conmigo si gustáis... -añadió con tranquilidad, volviendo a alzar la mirada rojiza hacia la bóveda celeste, casi desentendiéndose de los chicos y, evidentemente, no despidiendo la más mínima "vibración" hostil con su carácter y movimientos relajados.
¿Quién se cuestionaría aquel encuentro? Él parecía tomárselo con una naturalidad cercana a la despreocupación, calmado y sin necesidad de apresurar las cosas, sin nombres por el momento, sin preguntas... hacía siglos que había dejado de hacer la mayoría de las preguntas, eso se lo dejaba a los más jóvenes e inquietos, si es que lograban superar la inquietud que él les generaba. Nunca había que juzgar a un libro por su portada, sin duda.

Naelin
Rango E
Rango E

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El miedo a lo desconocido [Priv. Aki]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.