Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de wolf horokeu usui
Mar Mayo 16, 2017 1:29 am por Ruan Arjurik Minford

» ficha añskdjf(?) ajem -w-7
Miér Feb 22, 2017 12:16 am por Ruan Arjurik Minford

» No hay tiempo que perder (Gajeel Redfox)
Lun Abr 04, 2016 8:18 pm por Gajeel Redfox

» Afiliacion elite resistanceunison
Sáb Abr 02, 2016 8:18 pm por Invitado

» AngieeRenders Foro | Afiliación Normal
Vie Mar 25, 2016 10:19 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Cambio de botón - élite]
Vie Mar 25, 2016 12:08 pm por Invitado

» Love live! Next Gen -Afiliación Normal-
Vie Feb 19, 2016 2:42 pm por Invitado

» Tales of Crassis Kingdom (Afiliación Normal)
Dom Feb 14, 2016 8:04 pm por Invitado

» [Normal] Hero Association -One Punch Man Rol-
Dom Feb 14, 2016 7:04 pm por Invitado

El skin de style Blue es del creador Shoei, quién es el webmaster Keisuke Bishamon, esté skin fue diseñado única mente para este foro de Fairy Tail, si se nota algún robo o algo se denunciará (¡Se original!). Las imágenes usadas aquí, no son del staff, excepto algunos dibujos que hayan creado u algo, mientras lo demás no es de nosotros, se agradece ah: Google, ZeroChan, Deviantart y a sus dibujadores de fan art. El anime y manga donde estamos usando la temática es de Fairy Tail del creador: Hiro Mashima-sama. La historia donde estamos situada es del manga/anime, no obstante tiene algunas modificaciones y cosas agregadas. Las imágenes usadas aquí (editadas) son del foro, básica mente nos pertenece de está manera, si lo tomas es robo, puedes tomarlas de algún lado y hacer tu propias modificaciones, ¡Se autentico!, las tablillas usadas del foro también son de Shoei a excepciones las que salgan tablillas con otro crédito que no sean de él. Agradecemos también a FA (ForoActivo) sin ellos no hubiera posible esto ¡GRACIAS!.

Zoológico tranquilo [Misión R.-E - Ilegal]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Zoológico tranquilo [Misión R.-E - Ilegal]

Mensaje por Ravéh el Sáb Ago 08, 2015 2:24 am

Datos anteriores:
Descripción:
Tu misión será destruir las jaulas que se encuentra en el zoológico y hacer salir a los animales que sean bastante peligrosos, pero cuidado, tendras que ser sigiloso y no ser descubierto, los guardias del lugar donde cuidan el sitio se encuentran armados y tienen a un mago aliado con ellos.

Lugar: Crocus
Numero de Personajes: 1
Recompensa: 200

Hace un par de días se le había encomendado una misión, y para ello tenía que visitar ni más ni menos que la gran ciudad de Crocus, aquella en la que habita el renombrado rey y la mismísima capital de Fiore. Había estado un par de veces, pero la verdad no era un sitio que le agradase demasiado. El haber tomado esta misión de alguna forma le agradó, sin embargo la presencia de un agrio sabor en la boca no se podía discutir. Su deber consistía básicamente en crear caos dentro del zoológico. Obviamente la mejor forma de lograr el objetivo, era ni más ni menos que abriendo las jaulas de los animales. Pero, no le iba a ser muy fácil, pues se le había comunicado que el zoológico estaba lleno de guardias y que incluso estaban acompañados de un mago, pero cuidado, no por esto se puso inquieto, más bien lo único que le causó fue un cierto desánimo ya que iba a tener que esforzarse más de lo necesario.

Para empezar ya tenía una desventaja, no estaba familiarizado con el lugar. Antes de lanzarse a cumplir lo suyo debía investigar un poco la zona para ver posibles escapatorias y puntos de referencia para futuros imprevistos. Más que lanzarse a una misión y hacer lo primero que se le venga a la cabeza, prefería tener un plan de respaldo, estaba muy consciente de sus debilidades, pues desde un principio el no había sido creado para lanzarse al campo de batalla de todos los días.

Un día antes de su ejecución, llevó a cabo lo anterior. Disfrazado de un simple turista, con ropas atípicas a él comenzó a recorrer cada centímetro que conllevaba todo el recinto, tratando de visualizar y memorizar lo mejor posible las distintas jaulas y puestos de vigilancia. Desde la entrada principal hasta mitad de lo que parecía ser la avenida del zoológico, se encontraba una fila interminable de primates entre otros seres minúsculos y de menor relevancia. Lo único que podría rescatar de por allí era la jaula de orangutanes, famosos por su agresividad en los momentos de tensión. Girando a la derecha y siguiendo un camino alterno, pasando a través de las jaulas de las aves, le siguieron los  animales de campo. Nuevamente no encontró mucho que digamos, más que los toros y sus potentes embestidas; junto a un establo con un par de caballos y por que no, las llamas. Volviendo por otro sendero de este gran bosque de barrotes, a diferencia de lo que anteriormente había visto, habíamos dejado los palos de madera y de hierro para pasar a las cajas de cristal. En las leyendas de estas cajas, figuraba el nombre y una breve descripción de lo que venía la especie presentada. Algunas de ellas por su tamaño tenían que ser presentadas de aquella forma, pero un número bastante respetable estaban allí por el nivel de toxicidad. Serpientes y arañas, entre una que otra especie de anfibios como sapos, ranas y salamandras.

<< Vaya, ya hay varias cosas que hacer por aquí, pero antes debería terminar de recorrer el lugar.>>pensó al ver que aún le faltaba una mitad del sitio por reconocer. El día estaba soleado, de seguro era el buen tiempo lo que había ayudado a llenar este despreciable lugar de niños revoltosos y familias alborotadas. Que horrible sonido el que retumbaba en sus oídos, era un grupete de niños que no hacían más que correr, estrellarse con personas y estorbar. Incluso hacía un rato le habían atropellado y si su vista no le falló, hasta le había hecho una burla con la lengua. Pero el infierno no había terminado, este mismo niño volvió a hacerse con las suyas, pero no iba a salir ileso de esta, con una acción aún más infantil, le metió la traba y el chico cayó redondo al suelo, de esta manera continuó su camino. Allí se encontró con las bestias más fieras que se había encontrado hasta ahora, los felinos más feroces del recinto entre los reptiles más grandes y temidos de la tierra. La mayoría del espacio parecía estar ocupado por estos animales lo que le generaba un mal sabor en la boca, aparte del que ya tenía desde su entrada.


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Zoológico tranquilo [Misión R.-E - Ilegal]

Mensaje por Ravéh el Lun Ago 17, 2015 3:04 am

Una vez terminado el reconocimiento, hizo un mapa mental de todo lo que había visto que le iba a ser útil a la hora de ejecutar de una vez por todas su plan, o por lo menos ponerse a la acción. En total había divisado cinco puntos de vigilancias, uno ubicado en el centro junto a la información general del zoológico y el resto en los extremos del recinto. Además de estos centros de vigilancias, de vez en cuando se había topado con uno que otro guardia dando vueltas por los callejones entre las jaulas. Dentro de todo esos eran los mayores peligros que se le presentaban, sin embargo no podía bajar la guardia en ningún momento ya que otros peligros podrían arruinarlo y exponerlo como el culpable de todo el desastre.

Nuevamente, se consiguió un traje diferente al que había estado llevando el día anterior, esta vez más apto para movilizarse entre las distintas superficies del zoológico y de paso también le sumaba un poco más de defensa ante el ataque inminente de alguna clase de animal de menor calibre. Gracias a dios el traje le abrigaba un poco, pues el día se encontraba un poco frío en comparación al anterior. En el horizonte se visualizaban un par de nubes que no parecían ser de lluvia sino más bien frío, aunque vaya a saber mucha veces este presentimiento le falló. Entre el clima y la temperatura, pareciera que no le pudieron hacer frente a los deseos de los niños y la gente terminaron saliendo de todas formas a visitar a sus amigos los animales.

Repleto de gente, el alboroto se hacía cada vez más denso, a tal punto de que Ravéh no veía la hora de irse de aquel horrendo sitio; si había algo que realmente le molestaba, era las muchedumbres parlanchinas de las grandes ciudades, y más ahora, que la mayoría de las personas que componían esa muchedumbre eran niños. Para su suerte, ya estaba muy cerca comenzar a movilizarse. Su primer objetivo, iba a ser los animales de campo; ¿Por qué? era la zona más despejada de todas y la menos vigilada como para camuflarse sobre las ramas ¿Por qué suponía esto? El vigilante de aquella zona se encontraba, literalmente, durmiendo en su puesto. Ningún vigía más se encontraba en el lugar, lo comprobó cuando observó en varias direcciones mientras trataba de encontrar el momento justo para meterse dentro de la cabina. Sigiloso, atravesó el corto trayecto hacia el mismo y comprobó que la puerta se encontraba abierta, justo como pensaba. De seguro que era un mal necesario, por si tenían que salir con prisas hacia algún lado. Aprovechando de esta oportunidad y lo más sigiloso posible, se sacó uno de sus cinturones y lo extendió. Dio un par de pasos hasta quedar justo por detrás del hombre y en cuanto pudo, con fuerza y precisión envolvió el cuello ajeno y trabó la prenda para que no escapara. En la confusión el hombre despertó y forcejeo, pero cuando se percató de la falta de aire terminó por dejarse dominar, aunque de vez en cuando pretendió dar uno que otro codazo pero que poco le valió pues recibió más de un apretón de cuello. Con ayuda de la correa, le arrastró hasta el pequeño baño que ofrecía la cabina y como pudo cerró la puerta. Allí mismo apretó lo suficientemente fuerte como para dejar inconsciente al oficial y tras comprobado esto prosiguió a arrebatarle completamente sus ropas. << Nada mejor que camuflarse entre los oficiales >> pensó. Nadie creería que fue un oficial el que desató el caos en el zoológico, se supone que habrán tenido una mínima prueba psicológica antes para entrar al puesto en que estaban (o por lo menos eso le hubiese gustado creer). Por lo menos eso le bastaba también para guiar a las personas hacia los lugares más afectados en caso de que estos recurrieran a él en busca de ayuda.

Tardó unos minutos en cambiarse y tras hacerlo se aseguró de que el hombre no saliera y emitiera ningún sonido de ese baño hasta dentro de bastante tiempo, incluso puso un cartel de clausurado, para despistar un poco a quien sea que entre allí. Se aseguró en un espejo, que su apariencia estuviese todo en orden y con una pícara sonrisa salió hacia fuera en busca de su primer objetivo.


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Zoológico tranquilo [Misión R.-E - Ilegal]

Mensaje por Ravéh el Miér Ago 19, 2015 3:55 am

Acomodando un poco su nueva corbata, cerró la puerta y se dispuso a observar nuevamente el contexto en que se encontraba. Todo se encontraba muy tranquilo, como debía ser, incluso él que con total serenidad comenzó a caminar en dirección hacia las cajas de cristal, donde yacían los arácnidos y serpientes entre otros seres de menor tamaño. Lo más sensato iba a ser llegar hacia el lugar caminando con normalidad, y luego de eso vería mejor que era lo que haría para liberarlas. Mientras caminaba, pensaba seriamente lo que haría en su lugar: si rompía los cristales de seguro iba a llamar mucho la atención, pero si se disponía a abrir una por una se iban a percatar de su presencia y su disfraz iba a ser en vano.

Ya en el sitio, como siempre visualizó su alrededor para evaluar su situación. Ciertamente, la tenía bastante facil, pues las personas estaban concentradas todas en la periferia de las cajas, todas pisándose los talones tratando de aunque sea ver por un segundo a los seres vivos en cautiverio. << Y ahora... ¿Cómo liberaré a estos amiguitos? >> Pensó y se percató de que un frondoso árbol se encontraba bastante cerca. Consigo, en su equipaje, había traído de todo un poco, desde flechas hasta un cuchillo, un par de sogas entre otras cosas más. Había preferido dejar de lado armas grandes de filo, para no asustar tanto a las personas que caminaban en sus mundos por el zoológico, como ya se ha dicho, si llegaban a percatarse de su existencia, de seguro iba a ser un fracaso por completo.

Así decidió, con total precaución, subirse aquel frondoso árbol para esconderse entre sus ramas. Juró que nadie le había divisado, después de todo las personas como ya se ha dicho se encontraban rodeando los cristales prestando atención a sus asuntos. Sobre aquel gran árbol en el que se encontraba, abrió su equipaje y sacó la capa con capucha que había traído desde el principio y se la colocó para despistar un poco. Observó con atención, una sonrisa se visualizaba en su rostro, de esa forma se lanzó sobre el techo del edificio aledaño y prosiguió a moverse con sigilo a través del mismo. Allí, en una alejada esquina se encontraban los restos de la edificación. A simple vista no se veían, sin embargo, desde la altura en que se encontraba anteriormente el desorden fue lo primero que le había llamado la atención. Sinceramente, una pena le daba, semejante estructuras y presentación, tanto adulaban y ni si quieran eran capaces estos, los dueños de esta cárcel de sacar su propia basura. Su humor, sinceramente era regular tirando hacia malo. -Ustedes, humanos, son más bestias de que los mismísimos animales de este zoológico con el que colaboran. ¿Por qué no se encierran entre ustedes y se ríen de sus propias actitudes? - No pudo evitar comentar en voz alta, en cualquier momento le iba a dar con un cascote al pelado que se encontraba derecho a él. Acercándose medio agachado hacia los desechos, comenzó a lanzar tales contra los vidrios. Estaba posicionado de tal manera que la única forma de darse cuenta que estaba allí era viéndolo desde una un punto de visión más elevado del que él se encontraba. Acercándose solo un poco, lo suficiente para visualizar las cajas, con piedra en mano la lazó contra una jaula de serpiente, y así hizo con otra, y otra, con todas, aunque algunas veces falló y le dio a más de un individuo. Algunas personas, se encontraban en shock por el estruendo de los cristales romperse, otras, lastimada por que tales saltaron hacia ellas y otras pocas se dieron cuenta de que los animales habían desaparecido de repente. Fueron estas últimas, las personas que hicieron el verdadero escándalo. Gritando, salieron disparadas sin más, vaya a saber donde.

Por su parte, él, terminado su trabajo y antes que seguridad acudiera, se lanzó por el otro sendero, diferente al que se encontraba haciendo daño hace unos momentos. Con tranquilidad siguió caminando y por detrás de él sintió los pasos apurados de los tipos de seguridad. Una vez que estos pasaron de él, se sacó su capa y la guardó en su equipaje y de esa forma siguió su camino hacia otro lugar.


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Zoológico tranquilo [Misión R.-E - Ilegal]

Mensaje por Ravéh el Dom Oct 04, 2015 7:24 am

Tranquilidad, eso era lo que inundaba su ser mientras observaba lo calmado que se encontraba el camino que estaba tomando. El único bullicio que se sentía era el grupo de personas que despavoridas corrían de un lado a otro en el sendero que había abandonado. Las pocas personas que lo rodeaban observaban en dirección al bullicio tratando de comprender lo que estaba sucediendo. Varias reacciones surgieron al respecto, algunos se tomaban el asunto con total tranquilidad mientras seguían en lo suyo, una madre tironeaba del brazo de su pequeño hijo como si de una loba cuidando de su cría se tratase y otras, curiosas, corrieron rápidamente a observar al otro lado que era lo que estaba sucediendo mientras decoraban sus rostros con una sonrisa bravucona.

-¡Oigan! ¡Chicos! ¿Escucharon todos esos gritos? ¡Los adultos estas cagados en las patas! ¡Jajajajaja!- una voz repugnante se escuchó a sus espaldas acompañada de la afonía de unos pasos pocos sincronizados, pertenecientes de seguros a un gran grupo de pequeños individuos.

Nuevamente, un golpe muy fuerte sintió por detrás lo cual hizo que se girara para divisar la persona que se había estrellado contra él. Frunció levemente el ceño y le dirigió una mirada fulminante, era el niño revoltoso al que le había metido la traba el día anterior. -Oe, niño ¡Mira por donde caminas la próxima vez!- le llamó la atención malhumorado, sin pensar en las consecuencias que traería ese acto.

-¡Hey!¡Este es el tío de ayer! ¿Qué te pasa?¿Acaso estás loco?-gritó a más no poder llamando la atención de un par de personas que se encontraban en el sitio. Ravéh no se inmutó, porque sabía muy bien que lo próximo que haría si se movía era darle un sopapo en la cabeza a ese niño que tantos dolores de cabeza le estaba trayendo. Picarón, el menor le echó una mirada a sus compañeros, parecía que de algo se había acordado. -¡Oh! ¡Es ese tipo, el que se escapa cagado en las patas por los techos!¡Jajaja!-inmediatamente dicho esto todos los niños le dieron la razón y se echaron a reír.

<< ¡Mierda!¡Me han visto! >> Era demasiado obvio, pues desde un punto tan elevado seguramente alguien se iba a percatar de su presencia, pero estos niños... Lanzó un pesado suspiro y pretendió ignorar por completo las mofadas de estos chicos. -No se de que están hablando, niños ¿Dónde están sus padres?-dijo esto con un tono bastante amable que ni si quiera él podía imaginarse de dónde lo sacó, y luego simple y llano lanzó un suspiro. Este grupete de mocosos, si no actuaba rápido iban a significar un gran problema que podría traerle serios inconvenientes con los guardias de seguridad incluso con ese mago del cual le había sido informado.

¿Qué te importa? Viejo...-Contestó cortante y despectivo, mirando de mala cara a Ravéh el cual le devolvió una mirada semejante. Sus compañeros parecían hacer exactamente lo mismo que su "líder", atacando al mayor con sus pequeños ojos, incluso cuando en su rostro se notaba una clara exageración de los hechos y la poca comprensión de la situación como sí de simples máquinas programadas se tratasen.  

Sabiendo muy bien lo que se aproximaba, sacó de su bolsillo un amuleto bastante pintoresco y se lo ofreció. -Tomen, vendedlo donde quieran que conseguirán buen dinero por él- Diciendo esto los menores parecían haber visto la gema más preciosa del mundo, y, extrañamente para su edad, con ojos llenos de codicia partieron en busca de alguna persona dispuesta a comprarlo. << Ah, lo que les espera, pobres huérfanos >> Aquel amuleto era un amuleto encantado con mala suerte, y casi al instante en que se los entregó dos de ellos colisionaron y como bolsas de papa se estrellaron contra el suelo. Ahora, más tranquilo, comenzó a caminar en dirección a las jaulas de los grandes primates, que para su suerte la zona se encontraba completamente desolada, quizás los guardias corrieron a ayudar a las personas afectadas por el incidente que anteriormente había desatado.


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Zoológico tranquilo [Misión R.-E - Ilegal]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.