Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de wolf horokeu usui
Mar Mayo 16, 2017 1:29 am por Ruan Arjurik Minford

» ficha añskdjf(?) ajem -w-7
Miér Feb 22, 2017 12:16 am por Ruan Arjurik Minford

» No hay tiempo que perder (Gajeel Redfox)
Lun Abr 04, 2016 8:18 pm por Gajeel Redfox

» Afiliacion elite resistanceunison
Sáb Abr 02, 2016 8:18 pm por Invitado

» AngieeRenders Foro | Afiliación Normal
Vie Mar 25, 2016 10:19 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Cambio de botón - élite]
Vie Mar 25, 2016 12:08 pm por Invitado

» Love live! Next Gen -Afiliación Normal-
Vie Feb 19, 2016 2:42 pm por Invitado

» Tales of Crassis Kingdom (Afiliación Normal)
Dom Feb 14, 2016 8:04 pm por Invitado

» [Normal] Hero Association -One Punch Man Rol-
Dom Feb 14, 2016 7:04 pm por Invitado

El skin de style Blue es del creador Shoei, quién es el webmaster Keisuke Bishamon, esté skin fue diseñado única mente para este foro de Fairy Tail, si se nota algún robo o algo se denunciará (¡Se original!). Las imágenes usadas aquí, no son del staff, excepto algunos dibujos que hayan creado u algo, mientras lo demás no es de nosotros, se agradece ah: Google, ZeroChan, Deviantart y a sus dibujadores de fan art. El anime y manga donde estamos usando la temática es de Fairy Tail del creador: Hiro Mashima-sama. La historia donde estamos situada es del manga/anime, no obstante tiene algunas modificaciones y cosas agregadas. Las imágenes usadas aquí (editadas) son del foro, básica mente nos pertenece de está manera, si lo tomas es robo, puedes tomarlas de algún lado y hacer tu propias modificaciones, ¡Se autentico!, las tablillas usadas del foro también son de Shoei a excepciones las que salgan tablillas con otro crédito que no sean de él. Agradecemos también a FA (ForoActivo) sin ellos no hubiera posible esto ¡GRACIAS!.

Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Ir abajo

Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Ravéh el Vie Ago 07, 2015 2:15 am

En una noche desolada, donde el silencio hacía acto de su presencia, se encontraba merodeando sin sentido alguno por las calles de Shirotsume. Ni un alma podía encontrarse por estas, seguramente por el miedo a las altas horas de la madrugada y si llegaba a encontrarse con la presencia de alguna persona, seguramente eran de borrachos y de prostitutas. Todo el día viajando, y aún así seguía caminando ya que no era momento de detenerse ya que su destino no era este, sino que estaba aún más alejado. No había preparado un plan para el momento en que debiera descansar, porque en su mente existía la posibilidad de tomar una habitación de alguna que otra posada que encontrase por ahí, sin embargo, ya a estas horas le era imposible dar con una, parecía que la oscuridad se encontraba envuelta en un halo de oscuridad y la pesadez de una inminente lluvia también amenazaba los cielos de este día.

Había pensado un plan de último minuto pero este lo exponía al latente peligro de las calles del pueblo. Uno dice que por ser pequeño, no existen esta clase de delitos, más bien lo que prefería era prevenir a lamentar, estar despierto un rato más a que le roben todas sus pertenencias. Fue mientras se lamentaba esta condición, que con el rabillo del ojo divisó la luz de una llama adornando la puerta de un viejo edificio estilo medieval. Con una cierta esperanza se acercó a la misma y allí mismo, sobre el umbral de la puerta alcanzó a divisar el corroído nombre de lo que parecía ser una posada para su suerte. Entró al edificio y allí un joven hombre de cabellos rojizos le atendió con una completa disposición.

Buenas noches—saludó respetuosamente.—Me gustaría saber si tenían alguna habitación libre para pasar la noche—preguntó para luego dejar unos segundos su bolso sobre el suelo para descansar un poco sus cansados hombros.

El posadero, atento respondió afirmativamente con una sonrisa y exclamó. —¡Veo que haz tenido un viaje bastante agotador! Viendo las ojeras por debajo de tus ojos, diría que no duermes desde hace bastante rato. Por favor, déjame cargar su equipaje hasta su habitación, y dentro de un rato iré a pedir su nombre para agendarlo en nuestra lista de visitas.—dicho esto tomó sin ninguna consideración el bolso del suelo y comenzó a caminar, haciendo una seña para que le siguiera.

Asintió con una fugaz sonrisa en respuesta a la cortesía de la casa y se dispuso a seguirlo a través de los finos pasillos iluminados de la posada. Observó con atención los detalles a medida de que caminaba, realmente la calidez de sus decoraciones acompañaban a la simpatía de su amo. No había tardado mucho en llegar y apenas tuvo la oportunidad de entrar en su lecho agradeció al dueño de todo esto y cerró por un rato la habitación mientras se acomodaba y terminaba los registros de servicio. Antes de que se diera cuenta, su estómago rugió, dándose cuenta de que no había comido nada de nada desde hacía varias horas. Recordó que en la entrada estaba a disposición una suerte de servicio de comidas y con todas las energías que le restaban, partió para ese lugar.

<<Vaya, este hombre debe de pensar que me gusta perseguirlo>>pensó al ver la cara de sorpresa que le había puesto el colorado.—Perdone que lo moleste otra vez pero, ¿Está abierta la cocina?—preguntó algo apesadumbrado.

El otro, con una eterna sonrisa respondió que no había ningún drama y pasando el menú, terminó encargando un café junto a un par de bocados para engañar un poco el estómago. El mismo le indicó, que había dos salas donde era posible degustar el encargo, una de ellas era la habitación de la entrada, donde se encontraban y la segunda era la biblioteca, que disponía de un par de mesas más para aquellos que les gustaba leer un poco mientras desayunaban algo. Eligió esta última opción y siguiendo las instrucciones del hombre logró llegar a la dichosa biblioteca, que en comparación al resto del edificio, parecía ser una de las habitaciones más lujosas y encantadoras de todas gracias al equipamiento con la que había sido conformada. Cuando le hablaron sobre esta, no pensó que iba a tener semejantes aptitudes, ojeando con gusto uno de los sillones que acompañaba una pequeña mesa, se sentó cómodamente en uno de ellos, esperando su encargo que le iba a llegar dentro de un rato, mientras a duras penas evitaba no dormirse en su sitio.    


Última edición por Ravéh el Dom Oct 25, 2015 1:30 am, editado 1 vez


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Ryu Sakuraba el Sáb Ago 08, 2015 9:38 pm

Estaba paseando por las calles de Shirotsume, buscando alguna biblioteca o algún lugar que pudiera satisfacer mi curiosidad. No creía encontrar ninguna pista sobre Zeref realmente en ese lugar, así que solo lo usaría para documentarme de cosas que no sabía. Me gustaba esa sensación de tranquilidad al pasear de noche, no había mucho ruido y el escenario era perfecto si querías matar a alguien, pero no estaba allí para matar a nadie, al menos, por el momento. Solo necesitaba localizar alguna biblioteca o fuente de información, cualquiera de las dos cosas me iban bien. Aunque antes de eso, iba a explorar un poco mas las calles de ese lugar, quizás encontraba algo interesante con lo que poder pasar el rato.

Iba vestido con mi típica ropa de siempre, una camiseta blanca, una sudadera azul, unos pantalones azules con unas líneas blancas en los costados, unas botas azules y unos guantes del mismo color. Las calles apestaban un poco a alcohol a esas horas de la noche, no era una olor demasiado agradable. Además, solo había luz por parte de algunas farolas, y apenas había gente fuera. Las únicas personas que estaban por la calle, no eran gente a la que uno le gustaría acercarse demasiado, aunque yo pasaba de ello. Si me molestaban, solo los tenía que ignorar, y si me intentaban atacar, solo debía matarlos. La mayoría de las luces de los edificios estaban apagadas, solo habían algunas encendidas, de bares o de hoteles.

No lograba encontrar ni una sola biblioteca, aunque no dejaba de pasearme por las calles mas que nada explorándolas, la biblioteca y la información de momento eran algo secundario. Mientras merodeaba por allí, un chico de un hotel me vio y vino a hablarme a mi. Dijo que no era normal que un niño de mi edad paseará por las calles a esas horas y me invitó gratis al hotel, mientras intentaba ponerse en contacto con mi familia. Aunque para eso debía preguntarme su dirección y todo eso. Solté un suspiro, y le dije al chico que mis padres habían muerto en un accidente, y que acabe perdiéndome por el lugar después de haber pasado unos días en casa de mis tíos. A parte, como recién había empezado a vivir con ellos, no me acordaba de su dirección y eso, le di un nombre falso esperando a que él empezará a buscar.

Dijo que por el momento me quedara en la noche, que podía dormir en la biblioteca si quería y ya me despertaría mañana para empezar a buscar mis familiares. Eso si que no me lo esperaba, que hubiera una dentro de un hotel, era inesperado, pero afortunado para mí ya que podría leer unos cuantos libros y informarme de todo lo que pudiese. El chico me guió hasta la biblioteca donde me señaló un pequeño sofá, las demás habitaciones estaban ocupadas y era lo mejor que podía darme. Me tumbé en él, y el joven me tapo con una manta y me dio las buenas noches. Esperé a que se fuera y entonces me levanté del sofá, ya había dormido suficiente antes en la tarde para poder investigar el lugar sin caerme dormido fácilmente. Realmente era una biblioteca lujosa, las estanterías y los libros estaban muy bien cuidados. Las paredes eran de un color grisáceo, mientras que el techo era blanco y el suelo era verde, el cual era tapado un poco por una alfombra roja. Las estanterías eran de un color marrón y habían dos mesas al fondo de la biblioteca.

Observé los libros que habían, con distintas tapas y títulos, algunos muy llamativos, otros... no tanto. Pase mi dedo índice sobre ellos, buscando alguno que me interesara, básicamente, alguno que hablase de magia o algo así. Mientras seguía buscando, vi que en una estantería ponía, solo adultos. Eso despertó demasiado mi curiosidad, y cogí un libro de esa estantería, para leerlo luego. Seguí buscando algún otro para luego, hasta que encontré otro en otra estantería, llamado fundamentos básicos de la magia. No era lo que buscaba exactamente, pero cualquier cosa que hablará de la magia, podía servirme para algo. Me senté en una mesa y abrí el libro que había cogido de esa estantería que ponía solo para adultos. El título del libro, era el pájaro engaviado, era un título que a cualquiera le hubiera llamado la atención, así que empecé a leerlo.

Todo iba bien, no había nada malo, hasta que leí una página. Un sonrojo decoró mi cara, haciendo que estuviera a punto de cerrar el libro. Pero aun así, la curiosidad hizo que no lo cerrase y siguiera leyendo ese libro. No me extrañaba que hablase de una relación entre dos chicos, lo que me daba curiosidad era lo que le hacía uno al otro, y por eso no podía dejar de leer. Esos dos se amaban, aunque uno, necesitaba beber fluidos de su ser querido para poder vivir y no convertirse en un esqueleto andante. El otro, al saber eso, seguía estando con ese chico y le daba tanta saliva como veía que era necesario. Llegar a tal extremo aun después de que el chico le hubiera ocultado la verdad al otro, era increíble, no lo entendía. Simplemente, no entendía eso y necesitaba encontrar la respuesta.

Mientras seguía pensando en una respuesta a ese misterio, vi a un chico con melena entrar al lugar. Parecía mayor, y esa estantería decía solo para adultos, quizás él podría decirme porque era así. Solo tenía una relación entre dos chicos, y desmembramientos, intestinos, cerebros, cuerpos desfigurados y irreconocibles, pero no creía que eso fuera suficiente para que fuera solo para adultos. Me acerqué al chico con el libro en mano y se lo enseñé. -Oye, no entiendo el porque de esto, ¿puedes explicármelo, y también decirme porque es solo para adultos?- Pregunté al chico mientras le señalaba con el dedo la línea que había despertado mi interés.
avatar
Ryu Sakuraba
Rango Maestro de Gremio
Rango Maestro de Gremio

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 31/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Ravéh el Dom Ago 09, 2015 11:58 pm

Sostenía su barbilla con el puño mientras se afirmaba contra el apoyabrazos de su sillón. La somnolencia poco a poco avanzaba sobre su persona, mientras observaba el oscuro paisaje de la noche a través de la ventana. Dentro de la habitación silenciosa lograba distinguir la presencia de una persona desconocida que ignoró de forma completa. No era el posadero, de eso estaba seguro ya que él supuestamente se encontraba trabajando lejos en la cocina. Conforme el tiempo avanzaba, la presencia seguía acompañándolo y cuando el sueño ya lo estaba en sus últimas fases de dominación esta misma se hizo tan fuerte que no pudo evitar pegarse un susto cuando su voz resonó en sus oídos.

Joder...— Frunció levemente el ceño, mientras se acomodaba un poco en su asiento y se frotaba leve la cara dormida con su mano para despertarse un poco. Abrió lentamente un ojo, o más bien aclaró su vista para encontrarse con una persona bastante joven a su lado. Era un completo desconocido, ni si quiera le había visto ni una sola vez pero parece que este pretendía hacerse el "nos conocemos desde ya hace mucho tiempo" preguntando con tanta naturalidad aquello. En sus manos, esta persona contenía un libro el cual tomó para verificar de que se trataba, aún un poco atónito por la interrupción.

Eh... Bueno, está bien...—respondió algo perdido a la pregunta que el chico le había generado. En un rodeo de ojos le volvió a echar una mirada para divisar mejor a la persona que ahora mismo yacía junto a su lado expectante. Definitivamente no le ubicaba por ningún sitio y con una extraña sensación recorriendo su cuerpo decidió observar el libro que se encontraba en sus manos. Examinó la tapa y contratapa, resultándole un libro bastante curioso.

¿Qué hace un niño con semejante libro?— Desconocía de lo que el mismo trataba, pero si este se encontraba en dicha categoría de seguro era por una buena razón.—Es para mayores porque tiene contenido no apto para niños como tú—. Mientras decía estas palabras iba hojeando un par de ojos, descubriendo poco a poco algunas actitudes... bastantes sanguinarias por parte de los personajes. Viendo las descripciones que el libro ofrecía de los sucesos concluyó que de seguro era por aquella razón que el libro se encontraba en tal apartado. Fue al chequear una hoja aleatoria del libro, que se encontró con una escena bastante peculiar entre dos individuos, alzó una ceja y siguió leyendo comprobando lo fuerte que resultó ser aquella narración.

Cerró el libro y se lo volvió entregar al niño acompañado de su rostro apático.—Ojeando un poco el libro no encontré nada de malo con él, así que si quieres leerlo, hazlo pero se consciente que lo que encontrarás allí puede resultar un poco chocante.—Si bien era consciente que ese material no era muy apto para él otro, mucho no le importaba si lo terminaba leyendo o no. Tampoco era de aconsejar a las personas y por eso terminó desligándose de él de aquella forma.—¿Qué haces revisando el material para adultos? ¿Nadie te dijo que los menores de edad no deberían de leer esta categoría?—en su voz, más que un reproche lo que resonaron fueron palabras cargadas con cierta gracia. Estaba cansado, y supuso que hablando se le iba a pasar un poco el cansancio mientras esperaba su comida << ¿No se está tardando demasiado este tipo? >>pensó y se giró hacia la puerta que le había quedado detrás para ver si por esas casualidades ya estaba cerca, pero no sucedió lo que esperaba.—¿Qué está haciendo este hombre? Tengo hambre...—Lanzó un pesado suspiro y se echó hacia delante, como un niño malhumorado. Sin mucho que hacer, volvió su mirada al niño y le preguntó: —¿En donde encontraste ese libro? Es bastante extraño que haya cosas así dando vueltas por aquí.—. En realidad hacía bastante tiempo que no se encontraba con libros de esa índole y para matar el rato podía empezar y leer algo, incluso cuando lo más probable era que no sea capaz de terminarlo, mucho tampoco no le importaba porque solían ser en general bastante malos.


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Ryu Sakuraba el Jue Ago 20, 2015 3:45 pm

No sabía si me estaba juzgando por mi apariencia o no, pero cuando escuché lo que dijo de como un niño como yo tenía semejante libro, me entraron unas cuantas ideas para marear al chico un poco. -¿Sabes? Hay magias que pueden cambiar el aspecto de una persona, así que quizás no sea tan niño como crees, o quizás si, quien sabe.- Dije con una sonrisa mientras me sentaba en una de las mesas para ver a la altura al otro. No dije nada a lo siguiente que dijo, quería ver como reaccionaba el otro, iba a ser divertido viendo como intentaba descubrir algo con ni una pista si quiera.

Vi como el otro ojeaba el libro aunque realmente lo que esperaba no era ver lo que me decía, en ese instante solo quería marear a aquel chico un rato. No me aclaró nada, solo dijo que era para mayores porque tenía contenido no apto para menores y luego dijo que no tenía nada malo y que si lo quería leer adelante. -Realmente, ya me lo he leído, pero sigo sin entender porque es para mayores, no creo que sea por las mutilaciones y los desangramientos, ni las destripaciones, ni las torturas... total, eso algún niño podría conocerlo depende de donde haya vivido.- Dije con una sonrisa, como si fuera lo mas normal del mundo, y quizás, dándole una pequeña pista al otro de porque lo podía haber leído y eso.

Seguí mirando al otro con una sonrisa, y cuando me preguntó que que hacía revisando ese material, mi mirada cambió a una despreocupada pero mi sonrisa se esfumó. -En verdad buscaba libros, y cogí el que me dio mas curiosidad, ¿es malo saciar la curiosidad de uno con los libros?- Después de preguntar eso, mi sonrisa volvió a mi rostro y me apoyé la cabeza con la mano cerrando los ojos para dedicarle una gran sonrisa a ese señor. No le veía ningún provecho a ese hombre, solo veía que podía divertirme a su costa hasta que hubiera dejado de leer la mayoría de libros que quería leer.

Parecía tener hambre, pero eso, a mi no me importaba mientras estuviera sano para poder divertirme a su costa era suficiente. -¿Eso? Ah, simplemente, hay una estantería que pone solo para adultos, justo al lado de los libros de terror y los de intriga, en una esquina, a la izquierda superior. Y yo también debo encontrar algún otro para leer, y me ha interesado bastante cierta práctica que hacían en ese libro.- Dije mientras me levantaba de la mesa y empezaba a andar hacia la estantería, poniendo aquel libro en su sitio y buscando algún otro. -Aunque no me importaría probarlo con alguien en vez de buscar algún libro...- Murmuré para mí mismo mientras la sonrisa seguía adornando mi cara y pasaba mi dedo índice de la derecha por las tapas de libros buscando alguno que me gustase.
avatar
Ryu Sakuraba
Rango Maestro de Gremio
Rango Maestro de Gremio

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 31/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Ravéh el Sáb Ago 22, 2015 6:24 am

<< Pero que estamos molestos >> Pensó al ver al chico sentarse justo frente suyo, intuía que no iba a dejar de darle vueltas alrededor hasta que le prestara la debida atención. Sinceramente, no suele ser una persona malhumorada, pero con el cansancio que cargaba encima más el hambre, no iba a ser capaz de controlarse mucho, se volvía más quisquilloso que de costumbre. —Conozco sobre ese tipo de magias...—ciertamente, su magia podía hacer que cambie de apariencia, pero no de la forma en que el niño le exponía—...pero viendo tu comportamiento no me cabe duda de que te comportas como tal —dicho esto se cruzó de brazos y visualizó al joven. Quizás decía la verdad, pero que va, seguía siendo la misma persona, sea grande o pequeño si tenía que hacer algo con él no dudaría en absoluto.

Vamos, chico traumado, no creo que el libro en si sea un inconveniente para alguien de tu edad, pero quizás a un pequeño le pueda horrorizar. Después de todo, tu pareces un caso perdido, puedes hacer lo que quieras con ese libro—. Le habló de forma despectiva. Mientras reflexionaba un poco sobre el tema y la categoría para adultos, hizo un listado mental de las cosas que entraban en la misma: violencia y escenas eróticas. << ¿Será por esto que tanto insiste ente chico? >> Lanzó un pesado suspiro, queriendo que la tierra le trague, o mejor aún, que se trague al chico así podía continuar con su vida tranquilo, pero viendo que esto le iba a ser casi imposible y tampoco tenía muchas ganas de hacer algo al respecto de momento, le lanzó una mirada un tanto apática y vacía, mientras que en sus labios connotaba una sonrisa un tanto graciosa. —Aunque este libro la verdad es que bastante apto para tí, no creo que seas muy pequeño, pero tampoco seas la persona más madura de la tierra. A tu edad la cosa está más complicada y no eres un hombre grande para poder facilitar las cosas, que mejor que un poco de esta literatura y tu imaginación. —de una tajada lo largó y al terminar rió algo pícaro, dando a entender que posiblemente le haya pegado al punto que el otro quería llegar.

Le escucho, ahora con un poco más de atención, realmente era un chico extraño, con las hormonas alborotadas si su lógica no le fallaba. Pretendió colocar una cara más agradable, sin embargo las comisuras de sus labios marcaban el comienzo de una travesura. Se acomodó mientras escuchaba la guía del chico y al ver que este se levantaba para indicarle donde estaban los libros optó por seguirlo. —"La curiosidad mató al gato..."—dijo en honor al célebre científico Schrödinger mientras caminaba unos pasos más atrás del otro. Fue en ese momento, en que escuchó las últimas palabras ajenas. Alzó una ceja y se le escapó una fugas sonrisa, para luego cerrar sus ojos y suspirar. Ya se había dado cuenta en las intenciones del niño, era prácticamente indiscutible. Él, particularmente no tenía mucho que agregar, pues nunca estaba demás aquello, incluso en el cansancio uno siempre encuentra energía para este tipo de cosas y quizás para más, teniendo en cuenta el humor que hasta el momento había demostrado.

Vamos...—con una sonrisa en su rostro procedió a violar el espacio personal del chico, como acorralándolo contra la estantería, pero el no era su objetivo, sino más bien un libro de tapa de cuero rojo, que se encontraba casi por detrás de este. —Así es como hay que elegir, sin juzgar tapas ni nombres.—comentó mientras golpeaba un poco el lomo del libro en su propio hombro. Con su mano libre, ahora sí, tomó con brusquedad el rostro del chico, apretándole la mandíbula con sus dedos.—No lo hago porque quiera, sino más bien para que dejes de andar parloteando alrededor mío—dicho esto le estampó el ejemplar en el pecho y por poco más lo dejaba caer al suelo, esperando que el joven tuviera buenos reflejos.—Lo que diga ese libro, luego se verá ya que tan interesado andas en el tema— observó, con ojos brillantes pero cargados de una pesada energía extraña, que podría llegar a inquietar a cualquiera e incluso se dignó a acortar un poco la distancia de su rostro mientras esperaba insistente ver la reacción del chico.


Última edición por Ravéh el Vie Oct 23, 2015 11:50 pm, editado 1 vez


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Ryu Sakuraba el Vie Oct 23, 2015 9:28 pm

Al parecer, el otro conocía sobre ese tipo de magias, cosa que no me esperaba. Pensaba que iba a ser mas divertido, pero al contrario, el otro parecía querer tranquilidad. Además, me llamó caso perdido, cosa que no pude evitar echarme a reír, tanto que me dolió hasta el estómago un poco. -Mis métodos para conseguir algo y para hacer las cosas, difieren un poco de lo que los demás consideran normal, eso es todo.- Le dije con una sonrisa mientras imaginaba mil y una formas mas de marear a ese hombre. Lo que dijo después no lo entendí muy bien, así que, lo ignoré mientras mi sonrisa seguía adornando mi cara.

¿Me iban a salir arcadas? Era posible, pero no podía evitar dejar de sonreír viendo lo fácil que iba a ser marear ese hombre. Mientras me seguía hacia donde le había indicado los libros, dijo algo que me gustó bastante, y había mas de una frase para contrarrestarla. -Si a la humanidad le quitas la curiosidad, entonces, solo son criaturas que ni siquiera sabrían pensar, porque no se preguntarían el porqué de muchas cosas, o al menos, eso es lo que creo yo.- Mi sonrisa seguía ahí, podía ser pesado pero era imposible no sonreír cuando me estaba divirtiendo, ¿no?

Acortó su distancia y se acercó a mi para coger un libro y luego coger golpearme suavemente el hombro con este. Lo demás no me lo esperé, noté como algo golpeaba mi pecho, era el libro que había cogido el otro. Eso dolió sin duda alguna, me las iba a pagar. Mi sonrisa se agrandó mientras intenté agarrarle la entrepierna y apretarla bien fuerte. Luego con mi otra mano le apreté la nariz y la tiré hacia abajo como si quisiera arrancársela, algo imposible pero que le iba a doler. -Veo que no entiendes... no me importa si tu te diviertes, pero, por favor, hazlo sin usarme de ese modo... o puede ser que acabes víctima de alguna travesura mía.- Dije para luego agarrarle del cuello de la ropa para alzarme de puntillas y morderle el labio inferior lo suficientemente fuerte como para hacerle sangre. Luego me aparté de este y me relamí los labios, era tan rica cuando pertenecía a alguien que intentaba molestarme.
avatar
Ryu Sakuraba
Rango Maestro de Gremio
Rango Maestro de Gremio

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 31/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Ravéh el Sáb Oct 24, 2015 1:53 am

Observó con una pícara sonrisa, y se dejó llevar por las andanzas del chico, hasta que sucedió eso.-...- No lo podía creer. Su cuerpo tembló del dolor y apretó fuertemente sus labios, tan fuerte que por poco no le hizo daño. Se mantuvo en silencio, sin decir mucho al respecto. Lo de la nariz no le molestó, más bien le sorprendió. Sabía que iba a recordar muy bien el rostro de este niño incluso si llegaran a pasar décadas de este encuentro. Si hay algo que nunca le falla a Ravéh, es su memoria. Una, dos, tres, un difuso discurso cargado de soberbia perpetraban sus oídos despertando un impulso inexorable en el hombre. ¿Qué era lo que pasaba por su mente? Juraría que por un momento Impulse se apoderó de su consciencia, pero él si quiera se percató de esto. Atónito, observaba al niño y su posterior accionar. Ah, el beso de un joven, un alma podrida se retuerce en el interior del mundo de aquel hombre. Incluso el sabor de la sangre y la sensación de que se escapa le resulta en un extraño placer.

Cuando el chico se apartó, sin vacilar, tomó rápidamente el brazo de este y lo atrajo de un brusco tirón, obligandolo a apegarse a su cuerpo.-Vaya, así que el niño se me hace el duro.- Dicho esto tomó con su otra mano su mentón y alzó su rostro para observarle  fijamente e inquietante con una sonrisa muy amplia marcada en su rostro. Vaya a saber lo que le pasaba en la mente en ese momento, solo tenía ganas de ver como el contrario reaccionaba. Debía admitir que le gustaban los niños malos, su energía si se puede llamar malévola no se podía comparar si quiera a la de una persona mayor, porque en un pequeño de su edad la misma vislumbraba como aro de luz oscura en un inocente y pequeño cuerpo. Incluso con esos ojos azules símbolo de pureza, uno podría caer en un abismo muy profundo, quien iba a saber el potencial de este niño y de momento su único objetivo era descubrirlo.

—Insulso...¿Haz olvidado algo?—preguntó con un rostro repentino cargado de seriedad y mientras esperaba su respuesta comenzó a contornear con las yemas de sus dedos la barbilla ajena hasta su nuca. Acariciando suave y lento aquella cabellera pelinegra, de un momento para otro se aferró a sus mechones y tiró de ellos hacia atrás para luego atacar el cuello del chico con una feroz mordida como si de un lobo feroz se tratase. Si el niño pretendía jugar rudo, él también lo haría. No se iba a dejar ganar por un pillo como él, y no solo por ser humillado por este sino también porque hacía bastante tiempo que no se encontraba con entretenimientos de estos. No podía admitir que estaba a gusto con lo que sea que viniese a futuro, pero de algo estaba seguro, su cuerpo estaba invadido de un impulso cercano, tan conocido y a la vez tan lejano. Apretó más fuerte todavía sus dientes, pretendiendo devolver el mismo dolor que había recibido anteriormente, jalando un poco más de su cabello desprendió sus labios y soltando la mano con la que sujetaba el brazo del chico envolvió el su cuello, clavando la uña de su dedo gordo en el la marca roja húmeda que había dejado hacía solo unos segundo.  —Incluso yo sé jugar....—Alzó una ceja le sonrió amplio y bravucón.


avatar
Ravéh
Rango E
Rango E

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 04/05/2015
Localización : In your dreams, dear.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y un Mille Feuille [Priv. Ryu][+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.