Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de wolf horokeu usui
Mar Mayo 16, 2017 1:29 am por Ruan Arjurik Minford

» ficha añskdjf(?) ajem -w-7
Miér Feb 22, 2017 12:16 am por Ruan Arjurik Minford

» No hay tiempo que perder (Gajeel Redfox)
Lun Abr 04, 2016 8:18 pm por Gajeel Redfox

» Afiliacion elite resistanceunison
Sáb Abr 02, 2016 8:18 pm por Invitado

» AngieeRenders Foro | Afiliación Normal
Vie Mar 25, 2016 10:19 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Cambio de botón - élite]
Vie Mar 25, 2016 12:08 pm por Invitado

» Love live! Next Gen -Afiliación Normal-
Vie Feb 19, 2016 2:42 pm por Invitado

» Tales of Crassis Kingdom (Afiliación Normal)
Dom Feb 14, 2016 8:04 pm por Invitado

» [Normal] Hero Association -One Punch Man Rol-
Dom Feb 14, 2016 7:04 pm por Invitado

El skin de style Blue es del creador Shoei, quién es el webmaster Keisuke Bishamon, esté skin fue diseñado única mente para este foro de Fairy Tail, si se nota algún robo o algo se denunciará (¡Se original!). Las imágenes usadas aquí, no son del staff, excepto algunos dibujos que hayan creado u algo, mientras lo demás no es de nosotros, se agradece ah: Google, ZeroChan, Deviantart y a sus dibujadores de fan art. El anime y manga donde estamos usando la temática es de Fairy Tail del creador: Hiro Mashima-sama. La historia donde estamos situada es del manga/anime, no obstante tiene algunas modificaciones y cosas agregadas. Las imágenes usadas aquí (editadas) son del foro, básica mente nos pertenece de está manera, si lo tomas es robo, puedes tomarlas de algún lado y hacer tu propias modificaciones, ¡Se autentico!, las tablillas usadas del foro también son de Shoei a excepciones las que salgan tablillas con otro crédito que no sean de él. Agradecemos también a FA (ForoActivo) sin ellos no hubiera posible esto ¡GRACIAS!.

— ¡Oh Damn It you Gilbert! [Privado. Gilber K.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— ¡Oh Damn It you Gilbert! [Privado. Gilber K.]

Mensaje por Cecilie Korsakôbv E. el Dom Mayo 31, 2015 7:57 am

En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente. —Khalil Gibran (1883-1931)

No era muy común que Gilbert le invitara a salir o mejor dicho, que la llevara de viaje a algún lujar lejano de casa o del trabajo, pero bueno eran pequeños momentos /detalles que llegaba a apreciar con todo su ser, como cualquier bobalicona que recibe alguna pequeñez de un valor insignificante para llegar a asombrarse y sobre todo, sentirse tan agradecida con todos y con todo. Era muy rara cuando se trataba de aquellos deallitos, pero era lo de menos en ese momento, Difícilmente pudo pensar en otras ideas aunque a medias y terminaba de conocer la personalidad tan explosiva del albino, Sería muy egoísta decir que le conocía por completo, era una total cajita de sorpresas que le regalaba innumerables infartos combinadas que terminaban siendo bastante tiernas.  ¿Quién sabe? ¿Era la forma de querer del mayor? Quizás y le resultaba bastante peculiar al mirar su hora de actuar, pero vagamente se acostumbraba a los tratos del joven. Desde horas tempranas de la mañana se había esmerado en arreglarse para ir a la desconocida excursión y mencionaba desconocida porque no sabía cuál sería el destino de la misma, bueno, pensando en quien la había invitado a salir la imaginación volaba de manera algo, extravagante no con finos detalles claros, pero si se imaginaba a ella como a una católica quemando una iglesia con su novio repelente a la religión, ¿Quién la culpaba por amar a alguien con tal falta de cordura? Claramente nadie, todo había sido arreglado después de todo ni se le había dado tiempo de elegir, cosa que vagamente habría sido lo bastante aburrido y típico, en ciertos aspectos agradecía que le hubieran emparejado con Gilbert, pero sin duda alguna tenía sus lados caóticos escritos en todo el sentido de la palabra.  Se había esmerado en arreglar un poco su físico desde cepillar su cabello para poder acomodar la típica flor que siempre adornaba su cabello el cual había dejado acomodado de lado, su indumentaria partía de un vestido veraniego color pastel de holanes y unas botas de cuero café que hacían juego con su morral tejido color café chocolate, Estaba lista claro que lo cercioró tres veces en el espejo de cuerpo completo antes de salir. Destello la miraba raro, ella optó por dedicarle una sonrisa cariñosa.

No tardaré, volveré en un rato lo prometo, pero por ahora tendrás que ser un buen niño —  Habló con la criatura como si fuera un niño de carne y hueso, bueno, era inevitable ya que la misma actuaba como tal, no podía evitarlo.

 ¿Vas a ir con caras locas? —  Preguntó dudoso mientras volaba al costado de la castaña —  Oh vamos, no hace caras tan malas ¿Oh si? — Acaricio la mejilla del pequeño apretando un poco la misma —  Se bueno y obedece a nana, no tardo en volver —  Por respuesta obtuvo un “ Oki!” seguido de aquello cerró la puerta para salir.

Como bien sabía que le esperaba afuera, le recibió de buena manera con una sonrisa en el rostro y tomando la mano del albino, no iba a negar que cada que estaba al lado de él se sentía como una adolescente enamorada, como había una frase que recordaba tanto de cierto lugar que lo empleaba en sus raros sentimientos hacía el “Qué tomas mi corazón al mismo tiempo que me llevas de la mano”.  No dijo más en su casa más que un “Vuelvo en un rato” ¿Qué tanto tiempo para ser exactos? No tenía idea y se fue de la mano con su prometido.

—  Gilbert, ¿Esto será una sorpresa bonita? O ¿Algo que tenga que ver con actos ilícitos y profanos de nuevo? —  Bueno, nunca estaba de más preguntar, y más cuando era su seguridad (integridad) aun antes del matrimonio, podría considerar que incluso su vida peligraba a su lado pero no lo creía de tal forma, de todos modos, la biblia la acompañaba, Buena broma. Caminaba de la mano con el mayor en silencio y yendo sin rumbo por un buen rato, de vez en cuando se colgaba del brazo ajeno pegando su cabeza en el hombro ajeno como aquella típica postura que recreaba la escena romántica americana de las películas de antaño.

 ¿Cómo están tus padres? —  No solía hablar mucho de la familia del ajeno, y no estaba segura si preguntar con respecto a ello, pero la mayoría del tiempo las visitas del novio eran en su casa, cual debía ser según esto. Pero no paraba de darle curiosidad en varios aspectos, poco a poco fue perdiendo pensamientos para centrarse en el que olvidaba por dónde la estaba llevando, era distraída pero solo cuando estaba con él lo cual no le beneficiaba mucho.  Se le había ido la mente pensando en la boda, no había ido a ver vestido, ni mucho menos a elegir iglesia, podría charlarlo o discutirlo después, pero plenamente se adentraba más y más en su mundo con la cabeza acurrucada en el hombro ajeno.  —  Por cierto, ¿Dónde estamos?. — Poco después había notado que era la nada.  


I'm Radiant!:


avatar
Cecilie Korsakôbv E.
Rango D
Rango D

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 02/04/2015
Edad : 19
Localización : Si no es en la cocina, es en la sala de baile, pero si no estoy en la sala de baile, lo más seguro es que ande por ahí ~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — ¡Oh Damn It you Gilbert! [Privado. Gilber K.]

Mensaje por Gilbert Köhler V. D. el Vie Jul 31, 2015 4:40 am

Hoy había una cita muy importante que se debía cumplir hoy ya que había quedado en claro la nota que le había dejado a su prometida siendo de una manera muy común en la sociedad de hoy en día, mientras este pensaba en su mente como iba a jugar con su prometida en este hermoso día que se mostraba, aunque había un problema mayor de todo es que aún era muy temprano, había que hacer muchas cosas antes, aunque no sé había comenzado nada, de nada. Ah pesar  de que este dormía como un ángel teniendo una cara del demonio cuando despertaba, podía pensar muchas cosas que debía hacer hoy mismo, por eso debía dormir un poco más, ya que un futuro momento le esperaba con la chica de pelo castaño y ojos verdes no andaba inquieto, no andaba nervioso ya que dormía con mucha tranquilidad está mañana sin armar mucho problema por quedar durmiendo incluso demás, aunque había un silencio total, la ventana abierta, un pequeño viento se inducía a la enorme habitación, mientras seguía en su mundo de en sueños, las cortinas se movían por el soplido del viento y eso hacía muy tranquilo, el viento movía un poco también los cabellos albinos de Gilbert mientras que se podía escuchar algunos ruidos de aves que pasaban volando y cantando en el cielo azul.

De repente la puerta se abría de una forma muy lenta… Haciendo un ruido bastante molesto, pero, no había forma de molestar el momento, una mujer con una vestimenta de una criada había ingresado a la habitación, mientras Gilbert seguía durmiendo en su cama tan hermosa con su pijama de pollito puesto. La mujer parecía que le iba a dar algo, su rostro se ponía todo rojo como un tomate parecía que iba a sacar un arma y hacer algo equivocado siendo así mismo peligroso – ¡¡Señorito, Gilbert, miré la hora que es!! Debe levantarse, ¡Hoy es un día especial! – a todo pulmón, tenía una voz bastante problemática, pero funcionaba para despertar a cualquiera. Aunque el albino le ignoraba por completo haciendo que eso sincera mente no valiera mucho la pena, pero eso hacía que todo empeorará más las cosas – ¡Usted hace lo que quiere, cuando quiere, ¿Por qué no es igual a sus hermanos?! ¡Debería aprender de ellos, maldición con usted, señorito! – que dijera eso la criada le molesto, pero no iba a moverse ni abrir sus ojos.

Cuando de repente esta caminaba hacía una mesa que había con un teléfono mágico ahí mismo con una cara de enojada, marcando el número del padre de Gilbert. En ese momento él se había levantado con una velocidad imponente, siendo así más rápido que cualquier otra cosa existente que pueda denominarse rápido – ¡Hey, vieja que intentas hacer! – dijo mientras que parecía que una vena iba a explotar en su frente en el lado derecho, parecía que la iba a matar en cualquier momento, pero se había controlado si la mataba ahora habían pruebas contra él y su padre se iba a enterar y algo malo puede pasar si eso sucede – maldita anciana… Ojala te mueras pronto y te vayas de aquí – lo dijo muy fuerte directa mente sin importarle nada, la mujer pellizcaba sus mejillas con sus manos con sus uñas largas y lastimando esta sin hacer mucho daño – ¡Podré ser una sirvienta, pero me respeta, eh! – dijo con una cara muy enojona por lo que había dicho Gilbert.

Después de todo lo ocurrido este se arreglaba y se ponía una ropa bastante elegante mientras hablaba solo – Algún día… Me la vas a pagar Stella. – esas fueron unas de sus últimas palabras hacía la criada le había tocado donde más se puede asustar… Su padre, quién manda en su casa, quién lo que dice se cumple.

Ya cuando estaba totalmente listo mientras caminaba, abriendo muchas puertas para salir y se despedían de él, afuera un carruaje le esperaba, era la hora de la cita. Se subió con mucha tranquilidad apoyaba su asiento muy cómodo mientras sacaba un libro y leía con mucha ansias de leerlo de que ir por su prometida. Tardó unas horas, pero había llegado de repente la vio salir de su casa y sonrío – ahora has salido como si fueras a darlo todo a la cama así vestida, ¿No es así? Te ves muy sexy y provocativa – su sonrisa no podía faltar y como le decía a su prometida, un sucio sin vergüenza aunque claro todo era legal si se casaban. Tomó su mano, a pesar de las malas palabras y se fue a caminar con ella mientras había una atmósfera de amor por donde caminaban, tomaba su tiempo para no ir rápido con ella.

Se detuvo y miro hacía Cecilie con una cara sorprendido – No lo sé… Siento que andamos en un lugar donde no vamos a volver nunca más, como si pudiéramos vivir el resto de nuestras vidas aquí… Se ve muy sospechoso – miraba que todo el lugar era un sitio de rocas, un lugar rocoso amplió y fácil de poder perderse en el camino siendo casi imposible de salir de aquí. Pero como un buen futuro esposo hizo lo que él haría – si quieres podemos tener relaciones sexuales para romper la tensión ¿Qué dices? – simple mente otra estupidez de su boca, aunque claro esto lo decía porque pensó que así podía evitar no pensar que andaba perdido aunque claro nadie sabía si en verdad era apropósito o no aunque mostraba una faceta de cara como si en verdad anduviera perdido y no pudiera regresar.
avatar
Gilbert Köhler V. D.
Rango E
Rango E

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 03/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — ¡Oh Damn It you Gilbert! [Privado. Gilber K.]

Mensaje por Cecilie Korsakôbv E. el Mar Ago 04, 2015 8:35 am

El estar perdidos sin duda alguna era un grave problema para ambos, ya que aquello aparte de que ya era peligroso en sí, no estaban preparados para estar a la intemperie si iba a ser el caso en esa ocasión tan rara, y pensaba en algo raro ya que no había pasado más de quince minutos y ya estaban buscando las pisadas de por dónde habían llegado al punto dónde estaban parados. No podían estar muy lejos del lugar de inicio ¿O sí? ¡Maldita sea! ¿Cómo era que se pudieron haber perdido de una manera tan fácil?, bueno aunque si lo miraba de ciertas maneras en sí era algo comprensible, ya que iban distraídos el uno con el otro. . . o eso era lo que ella quería pensar, con eso de que su amado tenía cada idea en la cabeza le daba mucho de que pensar a ella. Aunque, si es cierto; ¿Qué es lo que estará pensando su albino en esos mismos instantes? No pudo eludir el hacerse un millón de ideas en la cabeza, cada una más alocada que la otra pero quizás alguna se acercaba más a la otra con respecto a cómo era la imaginación de su amado. Vaya, buen momento para ponerse a pensar de que está hecha la imaginación ajena Cecilie, en vez de estar buscando una solución al problema en el que estaban metidos; Negó con la cabeza mientras tomaba aire y simplemente aferró su agarre entretanto sobaba su nuca — A parte de sospechoso.. . Me pone algo nerviosa — Era eso o simplemente no admitía que le asustaba estar perdida en un lugar que parecía literalmente la nada. — ¿Cómo nos habremos alejado tanto en tan poco tiempo? . . .

Se separó un poco para girarse y mirar en dirección contraria, para intentar asomarse vanamente para ver si podía divisar algo familiar verificando lo obvio que era: No estar muy alejados de un punto conocido, ¡Bah! Al menos se podía intentar ¿No?, subió su mano izquierda hasta su mejilla para poder recargar su mohín en la palma de su mano al mismo tiempo que inflaba su mejilla contraria, no tenía otra idea, más que intentar caminar de regreso por dónde habían llegado pero. . . ¿Y si se perdían más? — Gilbert, ¿Y si intentamos caminar de regreso? — Bueno nada perdían con intentarlo, eso podría ser lo más viable hasta ahora; Buscó en su bolso una botella de agua para darle un pequeño trago antes de volver a caminar para ver si lograban tener algo de suerte, y con algo de suerte se refería a encontrar la salida de ese lugar tan desolado.  Pero de pronto escuchó las palabras de su prometido que le hicieron ahogarse, separó la botella de sus labios al tanto que comenzaba a toser tomando levemente su pecho, suspiró pesado dejando que las mejillas se le ruborizaran al escuchar los comentarios tan viciosos de su prometido, y por unos momentos se hizo la sorda, solo para poder bajar el mínimo rubor que poseía en las mejillas pese a que cada vez que volvía a analizar aquella oración en su cabeza sus mejillas se prendían de golpe, ¡Demonios! ¿Por qué tenía la mala costumbre de darle la vuelta a las cosas de aquella manera? O mejor dicho, ¿Por qué su imaginación era tan volátil? Bueno eso solo lo sabrá dios por el momento. Recuperó su aliento tras haberse ahogado y cerró la botella nuevamente para guardarla, y mirar a su amado mientras enarcaba una ceja cruzando de brazos para responderle — ¡Oh! Seguro Gilbert— En el tono más sarcástico que pudo mientras negaba con la cabeza —¡Obvio no! ¡Estamos perdidos! Y puede haber un loco por aquí! — Negó con sus manitas con la cara roja — Además aun no estamos oficialmente casados, nos caerá maldición gitana si nos ponemos a hacer cosas indecorosas aquí — Con solo pensarlo nuevamente tomó aire mientras juntaba sus manos para poder rezar por el alma de su novio que claramente dentro de sus creencias estaba tan refundida en el purgatorio que ni rezando más de mil cosas podría salir de ahí; Negó con sus manos al estar perdiendo tiempo, tomó la mano de su prometido y comenzó a tirar de el para regresar siguiendo sus pasos por dónde vinieron.

Claramente iban a tardar un poco, a lo cual miró con una leve sonrisa a su prometido — Si tienes hambre, puedes decirme, preparé un almuerzo esta mañana y lo guardé en mi bolso por si quieres sentarte a merendar algo más tarde


I'm Radiant!:


avatar
Cecilie Korsakôbv E.
Rango D
Rango D

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 02/04/2015
Edad : 19
Localización : Si no es en la cocina, es en la sala de baile, pero si no estoy en la sala de baile, lo más seguro es que ande por ahí ~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — ¡Oh Damn It you Gilbert! [Privado. Gilber K.]

Mensaje por Gilbert Köhler V. D. el Vie Sep 18, 2015 7:41 pm

Ya habíamos llegado por lo cual las cosas iban bastantes bien aunque claro, él tampoco sabía cómo regresar aunque eso no le importaba, tarde o temprano encontraría la salida para volver a como antes, o quién sabe, quizás se podía quedar a vivir por aquí, cualquier cosa podía pasar. Obviamente su gran intelecto sabría cómo poder salir de aquel lugar sin problemas claramente quería asustar a su prometida de una forma atroz, su mirada se tornaba más tranquila, alguien así debería explotar dele miedo sin saber qué hacer, perdidos en un lugar desierto donde todo es confuso pero a Gilbert para nada, obviamente está arriba de cualquier persona, todo lo que hacía, lo hacía perfecto.

Su mirada iba dirigida hacía la chica la cual andaba que se asustaba mucho, aguantaba la risa para no ser descubierto – la verdad… Todo esto es muy repentino, nunca he pisado por aquí – era obvio, no mentía en eso ya que obviamente fue la primera vez que pisaba aquí, pero si había escuchado muchas historia por lo cual tomo como una opción válida de molestar, este gran lugar, se podía decir que era romántico aquel sitió, claro, romántico por las calaveras que había por doquier, muchos se parecían que tenían mucha historia de llevar aquí, otros no – ¿y si nunca regresamos y quedamos aquí, y si no hay salida? – todo un escándalo para asustar a Ce-chan aunque claro, Gilbert no sentía pena, nada de eso, todo lo contrario.

No tardo en voltear lo que dijo había dado un impactante caos en la mente de Cecilie que disfruto eso con emoción, tanto que no aguanto en decir algún disparate, pero se calmó dado que aún no era necesaria tanta maldad, aún quedaba tiempo para eso.

Su mano toco su trasero, pero la lógica Gilbert sería, su trasero toco su mano haciendo algo contrarió, cualquier tontería es su defensa, pero se acercó más mientras miraba hacía todos lados, mientras parecía que no iba a venir nadie, todo perfecto, su mano se puso en su cintura mientras la agarraba con firmeza – ¿Tanto te disgusta hacer cualquier cosa conmigo, que pones de pretexto cualquier cosa, para ponerme como mala persona? – su mirada se tornó triste, pero su mente se reía como loco, aunque claramente… Podía sentir que estaba enamorado, pero su orgullo masculino durante su vida, ha marcado mucha diferencia, haciendo que sus sentimientos puedan cerrarse a veces, consiguiendo un trato como este a las personas.

La mirada hacía los ojos verdes de la chica simple mente le hizo acordar su pasado, aunque rápidamente despertó, tomando sus manos – te iba a decir algo, pero ya no me acuerdo de nada – el lugar andaba tranquilo no parecía que un loco andaría por ahí, aunque si había uno de color albino sus cabellos y sus ojos escarlatas, pero no haría nada más loco que otro, además de que no parecía que hubiera más gente aparte de ellos, todo andaba muy silencioso y el viento soplaba con normalidad aunque también parecía que de noche hacía mucho frío.

Algo que común mente tenía todos los sitios era el cielo azul, las nubes esponjosas blancas y el aire que soplaba de forma muy natural (obvio) haciendo que todo fuera más normal, como si anduvieras en cualquier lugar y todo sería de la misma forma teniendo un cambio de que una persona camina y anda en cualquier lugar pero anda en el mismo cielo haciendo cosas maravillosas, cosa que muchos no podían creer – si… – decía mientras sonreía de forma normal, pero pensativo.
avatar
Gilbert Köhler V. D.
Rango E
Rango E

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 03/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — ¡Oh Damn It you Gilbert! [Privado. Gilber K.]

Mensaje por Cecilie Korsakôbv E. el Lun Nov 09, 2015 3:30 am

« ¿Y si nunca regresamos?, ¿Y si no hay salida? »

Aquellas palabras dudosas que salían de la boca de su prometido llegaron para quedarse, bueno para quedarse en aquel momento solo con la finalidad de erizarle hasta el tuétano de la médula ósea, pero ante todo aquello ¿Quién le mandaba creerse las palabras de su prometido conociendo su humor “bromista”?, bueno, ella desde el momento en que quedó totalmente enamorada del albino se dio a la tarea de creerse hasta el hecho de que los elefantes volaban, más si Gilbert se lo decía. Una de sus manos llegó hasta sujetar la manga de su prometido apretando con fuerza a tal modo de creerse que él también se iba a perder de su lado y no iba a poder encontrarlo jamás asimismo esa idea le aterraba por completo aunque ella era demasiado ingenua igualmente.
Tomó aire nuevamente, no iba a perder la calma tan rápidamente por estar perdida a un problema que muy seguro y tenía solución, todo en este mundo tiene solución por ende, debe ponerse en marcha para buscarla, claro que no iba a ser fácil cómo se imaginaba, tampoco es que con mencionar las palabras “Bibidi babidi Bu” las rocosas paredes del lugar fuesen a abrirse para darles paso a la aclamada libertad. — Gilbert, no seas así conmigo. . . — Con ser "así" ella se refería a estarla asustando, y por no mencionarlo ya estaba lo suficientemente asustada cómo para ponerse a pedir ayuda a quién la escuchara, pero en ese lugar los únicos seres vivientes que podrían escucharlos son las hormigas aunque con algo de suerte las aves también pero ¿De qué iba a servir que un ave les escuchase?, ¿Que cargaran con su última voluntad acaso?.

Pasó su brazo derecho por el costado del albino sujetándolo con fuerza no sin antes subir su mano escurridiza a una altura que ya no tocara más abajo de su cintura mientras que su brazo izquierdo pasaba por los hombros, claro en el proceso acomodó el cuello de la camisa de su prometido — Nunca te pondría cómo una mala persona Gilbert, aunque todo el mundo diga algo por el estilo siempre diré lo contrario a ello, Porqué para mi eres el joven más amable,  de este mundo y nadie me podrá contradecir con respecto a ello —  Muchas veces las personas planean pagarle un examen de la vista, pero está enamorada y en ese estado una persona puede ser sorda, ciega e inclusivamente no decir cosas con cordura. Sin pensarlo si quiera, ella lo decía, ella profesaba aquel amor que sentía por el lunático que protegía entre sus brazos aunque para muchos sus palabras se similaran a las de una persona que se volvía devota por cualquier cosa, ¡Ni hablar! y se trataba de tiempo en conjunto de confianza para crear la receta que ella misma había creado, aquel resultado estaba entre sus brazos en aquellos momentos sin la más mínima intención de dejarlo ir aunque su alma llegase a tener la necesidad de quebrajarse en dos para mantener al albino en un estado seguro.
Si bien, aun parecía que no terminaba de conocerlo, sabía sus mañas, pero no terminaba de comprender que pasaba por la mente de Köhler cómo para poder comprender la circunstancia en la que estaba — Así que no vuelvas a decir que te quiero tachar de mala persona Gilbert — Iba a comenzar con uno de sus sermones bíblicos pero se quedó con los labios entre abiertos que siguienros hasta formar una sonrisa muy curiosa, pasó sus dos brazos por los costados ajenos — ¿Qué cosa?, Dime anda — Muchas cosas despertaban su curiosidad, pero por encima de la mayoría era la vida de su prometido.
No hablaba mucho de su familia, mucho menos de quién era antes de siquiera conocerse antes de aquella cena dónde todo comenzó cómo una rara, loca y tierna historia de amor, bueno al menos en la mente de la castaña lo era.  Y aquella frase hizo que un mundo de preguntas, dudas, ideas y demás hicieran presencia en su mente, en dónde por su puesto cada pregunta esperaba su distintiva respuesta, No lo dejaba avanzar a ningún lado ya que se quedaba abrazada al albino sin dejarlo moverse a más de dos pasos o menos ya que quería escuchar lo que según él no recordaba; Sonreía, y miraba a su amado de manera fija en todo momento bueno al menos había olvidado que estaba perdida en una especie de laberinto, de momento algo sumamente fuera de lugar se le vino a la cabeza — Gilbert — mencionó el nombre de su prometido con aquel tono de voz dulce que solo cambiaba cuando realmente estaba enojada con el albino — Dame un beso — Era cómo ponerse la misma arma en la cien, no quería mucho realmente pero a veces eran contadas las veces que lo lograba, y quería que esa fuese una de ellas.  


I'm Radiant!:


avatar
Cecilie Korsakôbv E.
Rango D
Rango D

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 02/04/2015
Edad : 19
Localización : Si no es en la cocina, es en la sala de baile, pero si no estoy en la sala de baile, lo más seguro es que ande por ahí ~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — ¡Oh Damn It you Gilbert! [Privado. Gilber K.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.